EN ROSARIO

El asesinato de Paris y el encubrimiento oficial deja chiquito el caso Maldonado

Tenía tantos golpes que sus familiares apenas pudieron reconocer su cuerpo. Sin embargo, la versión oficial, con autopsia y todo, decía que se trató de una muerte natural producto de un estado de suma alteración. "Lo que ocurre en el IML (Instituto Médico Legal) no pasa en ninguna otra parte del país", sostuvo Virginia Creimer, una de las profesionales que participó de la segunda necropsia a la docente María de los Angeles Paris, quien falleció el 3 de mayo en el interior de la comisaría 10ª, donde fue a realizar una denuncia.

 
El 'caso Paris' ocurrido en territorio de Miguel Lifschitz, hace más de 5 meses atrás, aún no resuelto, hace ver chiquito el caso Maldonado que provocó incluso un reclamo de la ONU.
 
¿Qué ocurre en tierras socialistas?  En Rosario, una docente de 45 años llegó a la comisaría 10ª pasadas las 21.30 del miércoles 3 de mayo de este año a radicar una denuncia. Por hechos que aún no se han esclarecido, la mujer murió allí mismo, luego de ser esposada por la policía y, según la versión oficial, encerrada en un cuarto de esa seccional. Minutos después María de los Ángeles Paris habría muerto, según el médico forense, de un paro cardiorespiratorio.
 
 
Rápidamente, fuentes del Ministerio de Seguridad del Partido Socialista de Miguel Lifschitz, salieron a respaldar a la policía indicando que "no hay elementos" para pensar que pudo haber habido responsabilidad policial. "El fallecimiento fue producto de un paro cardíaco y no existen signos de violencia interno ni externo", expresaron. La Fiscalía también salió en defensa de los implicados indicando en un parte oficial que "no se tome, por el momento, ninguna medida con el personal policial".
 
Por el lado de los trabajadores de la educación, además de conmoción y bronca, desmintieron la versión de la Fiscalía que intentaron culpabilizar a Paris indicando que padecía esquizofrenia. Fabiana Digiovani, directora del Complejo Educativo Gurruchaga, donde trabajaba la docente, dijo que se trataba de una persona muy querida por los alumnos y que lejos estaba de ser esquizofrénica. 
 
También desde el gremio docente Amsafe fue denunciado el accionar policial y de la posibilidad de que estemos en presencia de un nuevo caso de violencia institucional y junto al fiscal Schiappa Pietra, Sebastián Sancevich, Subsecretario de la Asamblea Permanente por los Derechos humanos (APDH) y Enrique Font por la Cátedra de Criminología, solicitaron que se aplique el 'Protocolo de Minnesota de las Naciones Unidas' porque fue encarcelada en dudosa legalidad y también debido a que falleció estando privada de su libertad en esta dependencia.
 
En aquel momento, referentes de la Agrupación Docente 9 de Abril, en el PTS del Frente de Izquierda plantearon que "en nuestra ciudad contamos con numerosos hechos de corrupción y de abuso policial, siendo además 'La Santafesina' una de las policías con mayores casos de gatillo fácil. Ante la muerte de la docente resuenan fuertemente en nuestras cabezas los casos de Jonatan Herrera, Franco Casco y Pichón Escobar, asesinados por las fuerzas de seguridad de la provincia. Sabemos que tampoco podemos confiar en la Justicia y sus fiscales, que como vimos en el juicio por Jonatan Herrera son completamente encubridores y cómplices de la violencia policial".
 
Unos meses más tarde, el hermano de la víctima, Guillermo Paris, insistía "no entendemos el accionar de los fiscales. Podemos llegar a entender que son irresponsables, torpes y no son capaces, pero las cosas que suceden podrían estar hablando de hasta complicidad. Se han movido con poca celeridad e inacción. Es una gravedad tal, que es llamativo". Había pasado ya casi 4 meses y la causa aún no tenía imputados, ni detenidos, ni avances concretos. 
 
Uno de los puntos donde se demostró complicidad según las palabras de Guillermo Paris, fue en la autopsia que le practicaron a la mujer. "El juez Carlos Leiva, cuando vio la cantidad de irregularidades que hubo en la autopsia, solicitó una nueva, pero con personal de Buenos Aires, nadie de la provincia, es decir que la propia Justicia santafesina no tiene confianza en el personal local".
 
Por último, Paris consideró que "desde el principio hubo intenciones de embarrar" la causa. "Desde un primer momento se intentó dejar establecido que mi hermana no andaba bien de la cabeza. Ni siquiera pudimos reconocer el cuerpo. ¿Porqué? Cuando vimos las fotos tenía más de 90 golpes. Hubo muchos actos de violencia", dijo.
 
 
La semana pasada, Virginia Creimer, una de las voces más autorizadas en el país en materia de medicina legal, quien se trasladó a Rosario para participar de la segunda autopsia a la docente, cuya muerte según la familia fue consecuencia de golpes y apremios, y según la versión oficial, se trato de una muerte natural producto de un estado de suma alteración, dijo que lo único que se puede confirmar hasta hora es que en la segunda autopsia aparecieron "lesiones graves" compatibles con torturas que no fueron informadas en el primer procedimiento.
 
Negó categóricamente que "las lesiones no revisten jerarquía para producir la muerte", tal como informó Fiscalía. "Es una locura que el Ministerio Público de la Acusación haya elaborado un preinforme. No tienen la capacidad ni el conocimiento para hacerlo", se quejó.
 
Creimer acusó a las autoridades del Instituto Médico Legal (IML) de entorpecer el trabajo tanto de ella como de la perito de la Corte Suprema y se refirió a las repetidas denuncias que pesan sobre este organismo.
"La actitud corporativa que se está observando en el Instituto Médico Legal de Rosario no lo he visto nunca en las décadas que llevo como profesional especialidad en delitos de violencia institucional", afirmó.
 
En diálogo con 'RosarioPlus' dijo que:
 
-Se verificó en primer lugar que la primera autopsia no había sido ni completa ni metódica ni ilustrativa. Es decir, que la imputación que se le hace al primer médico, al doctor Lucas Kuverling, cobra ahora un fundamento ya científico. Se le había solicitado que aplique el protocolo de Minnesota, que es específico para los casos de muerte en custodia, y ese protocolo no fue aplicado. Esto implicó que no se observara en su momento lesiones en profundidad, que sí aparecieron en la segunda autopsia. Más un montón de otras lesiones que fueron fotografiadas en la primer examen, pero no fueron descriptas. También se encontraron lesiones fracturarias que después habrá que ver en un ateneo privado su implicancia cotejando todos los análisis complementarios.
 
-No deja de resultar muy llamativo que Kuverling, estando imputado por la primera mala autopsia, estuviera presente (en la segunda). Tanto él como la directora del IML Alicia Cadierno pusieron muchos obstáculos. Tardamos mucho en confeccionar el acta porque ellos insistían en que pusiéramos datos falaces como que no se habían encontrado lesiones o que no se habían encontrado fracturas. Todo esto sin que la fiscal que estaba presente hiciera nada. La autopsia se hizo bajo una tensión y en un marco irregular. Más irregular aún es que el Ministerio Público de la Acusación haya sacado un preinforme de autopsia. Es algo inédito.
 
- Donde se ha visto que abogados hagan informes preliminares de autopsias. Eso es usurpación de títulos y honores. Segundo, no tienen la capacidad ni el conocimiento para hacerlo. Y tercero, vulneraron cualquier tipo de protección de la víctima. Tenemos fiscales que en lugar de proteger a la víctima se ponen del lado de los victimarios. Eso en los más de 20 años que tengo como médica legista no lo he visto nunca. Ni en la provincia de Buenos Aires en los casos más tremendos como el de Luciano Arruga, por ejemplo. Es algo que escapa a cualquier lógica. Tendría que terminar, cuanto menos, con la separación del Ministerio Público de la Acusación porque han tomado partido. Los abogados de la querella ya solicitaron esto.
 
-Cuando fuimos a ver con la doctora Bustos las imágenes radiológicas y le preguntamos al radiólogo por qué no se habían tomado imágenes en la primera autopsia, nos respondió porque pensaron que se trataba de una muerte natural. Acto seguido entraron  Cadierno con Kuverling y se desató una fuerte discusión. Fue tal la presión, que más tarde el hombre nos pidió disculpas, diciendo que se había equivocado y que seguramente estaba roto el equipo. En otro momento, la perito de Nación le tuvo que pedir a Cadierno que por favor dejara de tocar las muestras biológicas porque las podía destruir. Hay mucho por investigar.
 
- Solo se puede llegar a esa conclusión (de la fiscalía de que "las lesiones no revisten jerarquía para producir la muerte") después de que tengamos los informes complementarios que se solicitaron. Se encontraron lesiones muy graves. Hay que determinar en qué punto esas lesiones tuvieron un nexo de causalidad con el fallecimiento de la víctima. Lo que es seguro es que estas lesiones graves no fueron informadas en la primera autopsia. En eso coincidimos en forma plena con la doctora Bustos.
 
- Siempre lo ideal es realizar una primera autopsia bien hecha. Se pierden elementos, esto es así. Pero yo que hice la reautopsia de Luciano Arruga cinco años después de fallecido y desaparecido encontré lesiones costales que no habían sido observadas en el primer examen. Las encontramos cinco años después en aquel caso y las encontramos meses después en el caso de Paris.
 
- Desde mi humilde opinión esto no puede ser una casualidad. Que sean siempre los mismos médicos que intervienen, bajo la dirección de la misma persona en las causas de violencia institucional y que los resultados sean siempre deficientes y que requieran segundas autopsias, no puede ser casualidad. Acá hay algo que no puede estar funcionando bien. Si es doloso o culposo eso le queda a la Justicia averiguarlo.
 
- He encontrado en otros lugares que se repitan las formas de torturas, las formas de desaparición y las formas de muerte en custodia por parte de las fuerzas de seguridad. Pero la actitud corporativa desde el punto de vista médico que se está observando en el Instituto Médico Legal, en las décadas que llevo como profesional especialidad en delitos de violencia institucional, no lo he visto nunca en ninguna otra parte del país como en Rosario.  
 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario