MALA FE E IGNORANCIA GUBERNAMENTAL

También el mercado de carnes suspira: "Ya llega el final K..."

Muy surrealista la Administración Cristina: cuando el Ministerio de Agricultura y Ganadería negociaba con Rusia la exportación de carne vacuna, la Secretaría de Comercio suspendió las exportaciones de carne vacuna. Un delirio porque el 70% de las ventas planificadas eras vísceras, que no se consumen en el mercado doméstico. Con la Administración Cristina no hay posibilidades para regresar al mercado global de carnes pero la Administración Cristina será historia en breve, y el campo comienza a planificar más allá de la incertidumbre de los K. En ese contexto, para reflexionar la maldición K para ese negocio tradicional de las exportaciones argentinas, el siguiente texto:

por MIGUEL GORELIK
 
CIUDAD DE BUENOS AIRES (Valor Carne). El 20 de agosto, el Gobierno, a través del subsecretario de Comercio Interior, anunció que iba a suspender por 15 días la autorización de ROEs para exportar carne vacuna.
 
Es difícil entender cuál fue el verdadero disparador de esta medida.
 
Los precios de la hacienda vienen subiendo regularmente desde septiembre pasado, casi por un año completo, a un ritmo bien superior al de la inflación real como lo venimos registrando desde Valor Carne y se puede constatar en diferentes fuentes.
 
Sin embargo, los  aumentos en agosto, hasta ese día 20, fueron del 3% o del 5%, según se compare el promedio de esos 20 días frente al promedio de julio o si se contrasta el precio del día 20 versus el de fin de julio. Estos valores son inferiores al 5% a 6% promedio mensual que vienen aumentando desde el mencionado septiembre. Y también más bajos que el 9% de julio o el 7% de mayo, por mencionar a los más recientes.
 
Con otro ministro de Economía, otro secretario de Comercio Interior y hasta otro titular de Agricultura, se repite una decisión, inicialmente adoptada en 2006, que demostró, con el tiempo, ser uno de los fracasos más rotundos del actual Gobierno.
 
Pero, asimismo, hay otros aspectos llamativos en la medida, tales como:
 
> Se obvió que las exportaciones hoy son la tercera parte de lo que fueran en aquella época, con lo que el efecto de este medida sería considerablemente menor.
 
> Que desde hace 4 años que la Argentina compite en desventaja con sus vecinos del Mercosur, con costos más altos de la hacienda para los exportadores, por lo que sólo puede aprovechar contadas oportunidades en el mercado internacional.
 
> Que el movimiento de precios en agosto fue el resultado coyuntural de las dificultades de buena parte de la hacienda de Buenos Aires para llegar a los mercados o frigoríficos, por la mala transitabilidad de los caminos, luego de lluvias inusualmente abundantes durante meses. Algo que también se evidencia en otros países del Mercosur.
 
> Que la fortaleza de la demanda interna está convalidando los mayores precios de la carne, sin que esto se haya convertido en un problema social o político.
 
> Que el Gobierno está en una coyuntura en la que necesita el ingreso de dólares del exterior, que ya no vendrán por los canales financieros, a causa del default selectivo en el que ha entrado el país y que nada parece indicar que estemos por salir de tal situación.
 
> Que la recesión en la que hace tiempo entró nuestra economía, no necesita más noticias negativas sobre caídas en el empleo o en los salarios, como los que implica la restricción sobre las exportaciones de carne.
 
> Que el anuncio se hizo antes de que regresara la comitiva oficial que fue a negociar a Rusia el incremento de nuestras exportaciones de alimentos, con motivo de las sanciones que aplicó aquel país a la Unión Europea (UE) y Estados Unidos, entre otros.
 
> Que se hizo poco después de que el mismo Ministerio de Economía y el de Agricultura dictaran la última medida necesaria para estar en condiciones de participar de la cuota 481 de la UE.
 
> Que la decisión fue tomada sin la participación del Ministerio de Agricultura.
 
En síntesis, este lamentable anuncio no hace sino comprobar el desconocimiento que existe, en el ministerio de Economía, sobre el funcionamiento del mercado de hacienda.
 
Dar marcha atrás
 
Resulta claro, como lo venimos afirmando desde hace muchos meses, que hemos ingresado en una fase en la que la faena se ha moderado y algunos indicadores insinúan el inicio de una etapa de reconstitución de existencias.
 
Nada le podría venir peor a esa incipiente inversión, llevada adelante por miles de productores, que un anuncio de este tipo. Y esto es independiente de que se cumpla o no la amenaza. Porque lo que transmite es que la cadena de ganados y carnes sigue a expensas de decisiones arbitrarias e impredecibles, que ponen en riesgo el resultado de su negocio.
 
En un momento en que los márgenes agrícolas se han reducido por la caída internacional de precios, volver a exportar contribuiría a que muchos productores miren a la actividad ganadera como un refugio.
 
Además, suspender las ventas externas no va a provocar una caída en el precio de la hacienda y si sucede va a ser por otros motivos.
 
Si tomamos el precio de Liniers como representativo del mercado interno, ya que sólo un puñado de los animales que pasa por ahí puede destinarse al exterior, vemos que los  precios en los días posteriores al anuncio fueron entre 1% y 3% mayores que en los días previos, para novillos, novillitos y vacas. Sólo para terneros gordos, categoría totalmente alejada de la exportación, cayeron el 2%, al ser el tipo de ganado que más había aumentado anteriormente. Con lo que se ve que el mercado ajusta por sí mismo, independientemente del deseo de las autoridades.
 
En este punto, lo que resulta más sensato es que se asuma el fracaso de este tipo de medidas, se dé marcha atrás con la decisión y se creen las condiciones para impulsar el crecimiento de la producción como único resorte para que el precio sea el mejor posible para productores y consumidores. 
 
En todo caso, se podría agregar un subsidio, en esta situación, transitorio, para proteger sólo al segmento de la población más necesitada, si el precio de la carne siguiera aumentando.

Dejá tu comentario