Vida Sana

¡A entrenar!

5 ejercicios fáciles para hacer en el trabajo

¿Quién dijo que no podemos ejercitar nuestro cuerpo mientras trabajamos en casa o en la oficina? Sigue estos consejos para incorporar actividad física a tu jornada laboral, sin excusas.

No necesitas ponerte la malla. Tampoco, que interrumpas tu jornada por varias horas. Hacer ejercicio en casa o en la oficina, puede ser menos complicado de lo que muchos creen. Sólo hace falta disposición para crear una rutina y enfrentar el sedentarismo, hasta cuando estás frente a la computadora.

Pero, ¿Por qué es importante hacer pausas activas en el trabajo?

 

Riesgos del sedentarismo

Comencemos por definir pausas activas: Son sesiones de actividad física desarrolladas en el entorno laboral que pueden durar unos 10 minutos.

Estos ejercicios cortos durante el trabajo, no sólo ayudan a mantenerte saludable, también son aliados para calmar los dolores musculares generados por estar tantas horas al día en la misma postura, bien sea sentados o de pie.

Además, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte sobre las consecuencias del sedentarismo y recomienda, al menos, 150 minutos semanales de ejercicio moderado. Esto equivale a unos 30 minutos al día (sin contar fines de semana).

¿No tienes tiempo? Entonces ejercítate durante el trabajo con esta rápida y sencilla rutina.

 

Abdominales

Coloca las manos en el asiento de la silla. has presión en las palmas y levanta los glúteos unos centímetros del asiento. Mientras tanto, mantén las rodillas dobladas. Luego, regresa todo el peso de tu cuerpo a la silla.

 

Muslos

Colócate de pie con la espalda plana apoyada sobre la pared. Desliza la espalda hacia abajo y camina con los pies hacia afuera hasta que las rodillas formen un ángulo de 90°. No pierdas la posición durante 1 minuto.

 

Pantorrillas

Ponte de pie con los pies paralelos entre sí. Levanta los talones contando hasta dos para llegar a arriba. Mantén una postura recta. Baja en dos tiempos.. Repite unas 15 veces.

 

Glúteos

Otra vez, de pie, apoya las manos en la cadera manteniendo el equilibrio. Flexiona, poco a poco, la rodilla izquierda echando el cuerpo hacia el suelo hasta estar prácticamente de cuclillas. La otra pierna se mantendrá estirada hacia atrás. Repite unas 12 veces, alternando de pierna.

 

Tríceps

Apoya la espalda en el sitio de apoyo, coloca sobre la mesa las manos en paralelo a los hombros. Luego, extiende las piernas hacia afuera y empieza a elevar el peso del cuerpo con la fuerza de los tríceps.

 

 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario