JUNTOS BIEN salud mental > jóvenes > trastorno mental

DESAFÍO

Salud mental en los jóvenes: Cuando la ayuda no llega

Depresión y ansiedad son algunos de los trastornos de salud mental en jóvenes. Que la ayuda llegue a tiempo, es materia pendiente.

Cada vez más se habla de la salud mental, algo que se creyó que era tema de adultos, hoy es cuestión de jóvenes. Y es que, el número de niños y adolescentes afectados por algún trastorno mental es abrumador, así como el hecho de que no tengan acceso a un tratamiento, ni si quiera a una ayuda inicial. Preocupante.

En ese contexto, Yesenia Aguilar Silvan, estudiante de doctorado de primer año en psicología clínica en la Universidad de California, evalúa cómo conectar a los jóvenes con la ayuda que necesitan, un tema muy importante si se toma en cuenta que, según datos de la Encuesta Nacional de Salud Infantil de 2016, aproximadamente uno de cada seis niños entre las edades de 6 y 17 en los EE. UU. Tiene depresión, ansiedad u otro trastorno de salud mental tratable.

Sin embargo, no todos reciben ayuda. Silvan, espera cambiar eso.

Aproximadamente la mitad de los jóvenes a los que se les ha diagnosticado y se les ha dicho que se beneficiarían de los servicios de salud mental nunca llegan a la puerta para una primera sesión. Aproximadamente la mitad de los jóvenes a los que se les ha diagnosticado y se les ha dicho que se beneficiarían de los servicios de salud mental nunca llegan a la puerta para una primera sesión.

La investigación

Aguilar Silvan estudia la ciencia de la implementación, cuyo objetivo es llevar a la práctica los tratamientos basados en la evidencia para que realmente ayuden a las personas, un resultado que no es un hecho.

“En UCLA contamos con investigadores de eficacia de primer nivel que analizan cuán útil es la terapia cognitivo-conductual (TCC), por ejemplo, pero si vas a una comunidad, esos servicios normalmente no se brindan, y eso es un problema en nuestro campo”.

Remarca que, incluso, cuando los servicios de salud mental efectivos están disponibles en una comunidad, una serie de barreras pueden evitar que los jóvenes se conecten con esos servicios: obstáculos financieros y falta de seguro, barreras del idioma, estigma y falta de conocimiento.

Cuidado con las redes sociales

Como primer paso, Silvan está investigando ¿Qué saben los jóvenes sobre los servicios de salud mental? ¿Cómo están aprendiendo sobre la salud mental? ¿Cómo están encontrando atención actualmente?.

Como podemos suponer, muchos jóvenes obtienen información sobre salud mental en redes sociales como Tik Tok, pero esto tiene pros y contras, advierte Silvan.

Por un lado, estas plataformas crean conciencia y hacen que la gente hable sobre salud mental; por el otro, no toda la información es verificada y la cantidad de contenido disponibles es abrumador:

Hay demasiada información de una manera que ya no es útil para todos. Hay demasiada información de una manera que ya no es útil para todos.

Silvan cree que es necesario saber "¿Cómo podemos ayudar a sintetizar esa información en pasos muy claros?". Por ejemplo: Cómo saber cuando los síntomas justifican atención, comprender qué tratamientos basados en la evidencia existen, encontrar un terapeuta, sopesar si la medicación podría ayudar, etc.

Asimismo, pretende analizar los obstáculos que enfrentan los jóvenes de las poblaciones marginadas y cómo abordarlos. “Sabemos que los jóvenes de color no reciben servicios a tasas más altas, a pesar de que las tasas de trauma son más altas en esas poblaciones”, dice.

"Creo que la investigación es muy importante, necesitamos defender la ciencia, pero quiero una investigación que sea procesable". "Creo que la investigación es muy importante, necesitamos defender la ciencia, pero quiero una investigación que sea procesable".

(Fuente: Academias Nacionales de Ciencias de la Medicina de Ingeniería)

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario