JUNTOS BIEN hábito > salud > Demencia

RIESGO DE DEMENCIA

Este simple hábito alimenticio mejora la salud cognitiva

La ciencia ya demostró nexos entre los patrones de ingesta de energía y obesidad, hipertensión, salud cardiovascular y, ahora, con el deterioro cognitivo.

La investigación sobre cómo la distribución de la ingesta diaria de energía puede influir en el riesgo de desarrollar demencia ha sido escasa. Ahora, investigadores encontraron que el hábito de consumir tres comidas balanceadas se asocia con una mejor salud cognitiva.

Además, el estudio demostró que saltarse el desayuno está relacionado a un deterioro cognitivo más rápido.

“Hasta donde sabemos, este estudio es uno de los pocos estudios poblacionales que exploran la asociación de patrones temporales de ingesta de energía (TPEI) y el deterioro cognitivo”, escribieron los autores en el informe publicado en Life Metabolism.

Agregaron que la literatura los ha estudiado respecto a otros problemas de salud que incluyen obesidad, hipertensión y salud cardiovascular.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), cerca de 55 millones de personas en todo el mundo tienen demencia y cada año se diagnostican 10 millones de nuevos casos.

A medida que la población mundial envejece, la proporción aumenta constantemente y la agencia estima que 78 millones de personas tendrán demencia para 2030 y 139 millones para 2050.

image.png

Los investigadores obtuvieron estos resultados de un análisis de datos de la Encuesta de Salud y Nutrición de China realizada de 1997 a 2006. Se incluyeron hábitos alimenticios de 3.342 personas durante 10 años.

Los investigadores clasificaron el horario de las comidas de las personas en seis patrones de alimentación:

  1. Distribuido uniformemente: la ingesta de energía era equilibrada en tres comidas más o menos equivalente al día.
  2. Dominante en el desayuno: tres comidas, pero consumían la mayor parte de la energía (49%) en el desayuno.
  3. Almuerzo dominante: tres comidas, pero el 64% en el almuerzo.
  4. Cena dominante: tres comidas, pero consumieron la mayor parte de la energía (64%) en la cena.
  5. Rico en snacks: las personas consumieron el 36% de su ingesta total de energía a través de snacks.
  6. Saltear el desayuno: desayunaron poco o nada, con solo el 5% de la ingesta calórica.

Los investigadores elaboraron puntajes que iban de 0 a 27 puntos y encontraron que el patrón de saltearse el desayuno se vinculó con un declive cognitivo de 0,14 puntos de prueba cognitiva al año, en comparación con quienes distribuían su alimentación uniformemente.

“Creo que la moraleja sería que saltarse una comida es peor si elige saltarse la comida del desayuno”, dijo a Medical News Today, Clifford Segil, neurólogo del Providence Saint John's Health Center, Estados Unidos, que no participó en el estudio.

Además, el experto agregó que los hallazgos “respaldan lo que hemos escuchado sobre otras afecciones médicas”.

image.png

Más contenido en Urgente24:

Por qué no está Antonio Laje en BDA hoy

Con US$360.000 M en el colchón, dólar turista a $300 desde el 1/10

Terremoto político en Europa: Giorgia Meloni al poder

Revuelo en Tucumán: Al final, Rossana Chahla aceptó el ADN

Dólar y jugoso negocio aceitero: La soja nunca salió del país

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario