Golazo 24 Darío Benedetto > Benedetto > Boca

OPINIÓN

Darío Benedetto: Huyó y no sirvió para otra guerra

Se fue de Boca a los pocos meses de perder la final de Madrid, volvió 3 años después y no fue ni la sombra de la primera etapa.

Ahora está inmerso en una nueva polémica, quizás la última, y esta vez con el DT. El viernes faltó a la práctica por haber festejado el cumpleaños y la respuesta que le dio por el justificativo al DT no le gustó. Esto generó que hoy todo el ambiente del periodismo deportivo hable de él, nuevamente por un hecho fuera del rectángulo verde.

No solo fue importante en partidos decisivos, sino en los números también se ve la diferencia. En esta etapa jugó menos debido a que estuvo 7 meses sin jugar por una grave lesión, y cerró 76 partidos disputados y 45 goles, con un promedio de gol de 0.54 por partido.

Además, fue fundamental para llegar a la final de la Copa Libertadores del año 2018, la única donde logró ser el centro delantero titular, ya que en 2017 Boca no la jugó, y en 2016 llegó para semifinales (Boca fue eliminado por Independiente del Valle) y no jugó por lesión.

Darío Benedetto y su pálido segundo paso por Boca (22/24)

En esta etapa también logró 3 títulos, pero ya no fue el protagonista. Ganó Copa de la Liga, Primera División y Supercopa Argentina. Acá nunca logró establecerse como titular y sus conflictos continuos con compañeros (como el caso Almendra) o DTs fueron noticia frecuentemente.

En cuanto a las competiciones importantes nunca fue el actor principal, sobre todo en el camino a la final de la Copa Libertadores 2023. En la anterior edición si fue protagonista, pero negativamente, ya que erró un penal en el partido de vuelta de octavos de final ante Corinthians en el tiempo reglamentario, y luego marró su tiro en la definición desde el punto penal, donde Boca fue eliminado.

En cuanto a los números, disputó 96 partidos, pero solo convirtió 26 goles, dejando así un promedio de 0.27 goles por partido.

¿Porque Benedetto no debió volver?

La razón es una sola, Benedetto no pudo sostener sobre sus hombros la peor derrota en la historia del club, la final de Madrid. Esa es la sencilla razón.

Un jugador que prefirió irse al poquito tiempo (no se pudo ir inmediatamente porque en Europa la temporada estaba a la mitad) de haber perdido el partido más importante en la historia del club, donde fue objeto de burlas de todos los colores por los gestos (le saco la lengua y sonrió burlonamente) que le hizo a Montiel cuando puso el 1 a 0 parcial, era más que obvio que no iba a rendir a su vuelta.

El señor Darío Benedetto se fue cuando las papas quemaban, dejó que todo se enfriara y volvió a los 3 años, algo que no refleja la valentía que sí tuvieron jugadores como Tévez, Izquierdoz y Villa, que fueron los únicos 3 de aquella final que permanecieron un tiempo prudencial bancándose todo lo que vino después.

Darío Benedetto se irá de Boca hablando más afuera de la cancha que adentro, algunos todavía lo tendrán arriba por lo hecho en la primera etapa, pero para la mayoría los conflictos de la segunda etapa borraron lo bien hecho en la primera.

Finalmente, no le hizo honor a la frase, en este caso, “este soldado huyó y no sirvió para otra guerra”.

Más notas en Golazo24

Copa América: Conmebol incorpora la tarjeta rosa

Bayer Leverkusen: A 2 partidos de la temporada perfecta

Golpe a la TV Pública: Telefe emitirá los partidos de Argentina

Este sería el equipo titular de Javier Mascherano para los JJOO