FOCO Xi Jinping > China > padre

 SUS VÍNCULOS CON MAO ZEDONG

El libro que casi le cuesta la vida al padre de Xi Jinping

Las internas por el poder y la narrativa de la historia en el Partido Comunista de China llevaron a duras peleas entre el padre de Xi Jinping y Mao Zedong.

Xi Jinping, actual líder de China se educó con la suerte que tienen las familias chinas que pertenecen a la élite. Él es el tercero de cuatro hermanos, nació en 1953 y su padre, Xi Zhongxun, héroe de la Revolución del 49, era ministro de Propaganda de Mao Zedong y poco después sirvió como viceprimer ministro.

Pero su relación con Mao no terminó bien y a principios de los sesenta, la familia de Xi cayó en desgracia por desavenencias políticas. Su padre fue desterrado a trabajar a una fábrica y su madre, enviada a trabajos forzados en una granja. Las cosas empeoraron el 26 de diciembre de 1966, cuando Mao Zedong celebró su 73 cumpleaños con una consigna: “¡Por el nacimiento de una guerra civil por todo el país!”.

Una nueva resolución histórica permite a Xi compararse implícitamente a sí mismo con ilustres predecesores como Mao y Deng Xiaoping y presentar al Partido Comunista Chino (PCCh) como una fuerza histórica excepcionalmente capaz de modernizar China.

Xi Jinping seguirá al mando después del Congreso del Partido Comunista previsto para el otoño del próximo año y más allá de la Asamblea Nacional de marzo de 2023, cuando en teoría debía retirarse. Realmente logró afianzarse en el poder y convertir a China en la próxima economía más grande del mundo.

Xi Jinping Familia.jpg

Antes de ser finalmente aceptado en el Partido Comunista de China en 1974, su solicitud fue rechazada hasta nueve veces porque su padre era uno de los millones de apestados políticos que había dejado la ‘Revolución Cultural’ de Mao Zedong.

El padre de Xi Jinping

Xi Zhongxun era del noroeste, donde el movimiento local del PCCh estaba muy lejos del Soviet Central, el liderazgo central del partido, en las provincias sureñas de Jiangxi y Fujian. La Gran Marcha de 1934-35 eventualmente traería el liderazgo del partido central a Shaanxi, pero antes de eso, Xi y otros comunistas del noroeste pasaron por viciosas luchas internas entre facciones que dejaron antagonismos mutuos que duraron décadas. Las historias personales y partidistas se entrelazaron profundamente, y las batallas de la década de 1930 moldearían la política del PCCh durante décadas.

Cuando el Partido Nacionalista Chino, o Kuomintang (KMT), se volvió contra el PCCh en 1927 y comenzó una sangrienta purga anticomunista, el partido en Shaanxi resultó gravemente dañado. Casi todos los levantamientos y motines posteriores terminaron en fracaso, y la comunicación con el centro del partido fue deficiente. En febrero de 1932, por ejemplo, dos cuadros prominentes, Xie Zichang y Yan Hongyan, decidieron en secreto ejecutar a Zhao Erwa, un colaborador cercano de Liu Zhidan, otro legendario comunista de Shaanxi.

Xi Zhongxun en su oficina en julio de 1987.jpg
Xi Zhongxun en su oficina en 1987.

Xi Zhongxun en su oficina en 1987.

En un mitin en Sanjiayuan, Xie declaró que Zhao era un bandido y que las armas de su unidad serían confiscadas; Zhao fue asesinado a tiros cuando comenzó a darse cuenta de lo que estaba sucediendo. Xi se unió a los campos base poco después del incidente y se convirtió en uno de los protegidos favoritos de Liu.

Pero en 1936, Liu, el querido mentor de Xi, murió tratando de demostrar su lealtad al PCCh mostrando valor personal en el campo de batalla.

Dado que Xie Zichang ya había muerto a causa de una lesión en el campo de batalla en 1935, la muerte de Liu al año siguiente dejó a los cuadros del noroeste sin un líder al que tanto ellos como los forasteros respetaran. Fue en estas circunstancias que Mao utilizó su propia interpretación de la historia del partido para "adoptar" a Xi ya los demás noroccidentales.

En la reunión de los cuadros de alto rango de la Oficina del Noroeste de 1942, el mismo Mao, decidido a reescribir la historia del PCCh de una manera que pusiera el sello de su victoria final sobre la oposición interna, ayudó a dar forma a una resolución sobre el Problema del Noroeste que definió su historia como un microcosmos del partido en su conjunto.

Uno de los propósitos de la nueva versión de la historia era instalar a Gao como líder indiscutible de los noroccidentales. Sin embargo, no todos, especialmente Yan Hongyan, creían que Gao había hecho suficientes contribuciones para merecer ese puesto. Yan, junto con Zhu Lizhi y Guo Hongtao, se unieron para oponerse a Gao, y las recriminaciones fueron tan severas que se difundieron rumores de que el partido en el norte de Shaanxi se dividiría cuando el centro del partido abandonara la región. Según Gao, algunas personas difunden rumores de que "Xi Zhongxun es un bebé, no hizo ningún trabajo, es estúpido y está confundido, fuma opio, etc."

Todo por un libro

Li Jiantong, la cuñada de Liu Zhidan, presionó a Xi para que apoyara un libro que estaba escribiendo sobre su antiguo héroe. Xi dijo que no. Él le advirtió que ella no entendía la historia lo suficientemente bien, era demasiado complicada y tocaba a demasiadas personas que podrían malinterpretar lo que estaba haciendo. Sin embargo, Li reunió a otros habitantes del noroeste para presionar a Xi para que la apoyara, y finalmente cedió.

Cuando aparecieron extractos de la novela, titulada Liu Zhidan, en 1962, Yan Hongyan se quejó de que estaba tratando de reescribir la historia del partido. La respuesta de la máxima dirección del partido fue cruel.

Al padre de Xi Jinping no le perdonaron su accionar y ahí fue cuando lo enviaron a trabajar a la granja junto con su esposa.

Sin dudas, las peleas sobre el pasado del Partido Comunista en China son cosa seria, y casi le cuesta la vida a Xi Zhongxun.

FUENTE: Foreign Policy

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario