ANÁLISIS Carlos Corach > peronismo > Carlos Menem

REVISANDO LOS '90 - 1/6

Carlos Corach sobre Menem y el cambio de paradigma económico

El hallazgo del peronismo en los años '90 fue atreverse a cambiar el paradigma económico. La audacia destaca entre tantas cobardías. Aquí escribe Carlos Corach.

  • inflación galopante que no contRolará ningún control de precios,
  • pobreza extendida y falta de creación de empleo privado suficiente,
  • expansión monetaria descontrolada y a la vez insuficiente ante las necesidades,
  • aberrante estructura de precios relativos, con foco en el sistema tarifario, que a la vez estimula el desequilibrio fiscal;
  • deuda pública interna que compromete al sistema bancario -en parte, nominada en dólares estadounidenses, una espada de Damocles sobre el Banco Central-,
  • más de US$ 40.000 millones en obligaciones con el FMI con vencimiento 2022 y 2023, que requiere un acuerdo a la fecha frenado y con una cuenta regresiva desfavorable a la Argentina;
  • inversión bruta insuficiente con obsolescencia creciente de la capacidad instalada,
  • decisión de la sociedad de sólo ahorrar en moneda extranjera....

Hay algunos vínculos posibles de establecer entre la Argentina 2021 y la de 1989. La diferencia está en el peronismo gobernante. En aquel caso, aceptó el desafío e intentó modificar el paradigma económico vigente hasta entonces; en el presente, sólo acumula impotencia, enojos, frustración y una situación electoral muy complicada.

En esta circunstancia, es necesario un debate acerca de lo que le sucede a un Gobierno con 2 años más de mandato presidencial y la necesidad de la sociedad de no volver a interrumpir un ciclo institucional.

En este contexto, Urgente24 le solicitó asistencia intelectual a Carlos Corach, quien fue secretario Legal y Técnico de la Presidencia de la Nación y ministro del Interior de Carlos Menem, y es un lúcido analista de los tiempos que le toca vivir. Para Urgente24 es un privilegio que Carlos Vladimiro Corach realice este aporte a quienes hoy dirigen la Argentina como a quienes buscarán más adelante aportes para comprender los sucesos e intentar descubrir soluciones. Aquí su texto:

cavallo menem.jpeg
Carlos Menem y Domingo Cavallo, durante los años en que casi no había inflación en la Argentina.

Carlos Menem y Domingo Cavallo, durante los años en que casi no había inflación en la Argentina.

Esta es la primera de seis presentaciones dedicadas a diversos aspectos de la Presidencia de Carlos Menem y de la década de los '9. En las restantes trataremos los

  • temas económicos,
  • los que hacen a la conciliación nacional,
  • el Pacto de Olivos,
  • la reforma de la Constitución Nacional; y
  • la política exterior.

Pero nos pareció necesario tratar primero la génesis de una decisión histórica, audaz y valiente para cambiar los paradigmas económicos tradicionales del peronismo. Menem dejó anotado varios signos que hoy tienen manifestaciones concretas, uno de estos signos está en la estirpe misma del movimiento fundado por Juan Perón: la adaptación a los tiempos a los históricos globales.

Apenas transcurridas pocas semanas de la elección interna de 1988 en la que Carlos Menem derrota a Antonio Cafiero, el candidato triunfante comienza a madurar la base fundamental de su futuro eventual gobierno y rápidamente comprende que las viejas consignas económicas del peronismo tradicional eran inaplicables a los tiempos en los que debería gobernar y a los problemas que debería afrontar.

Para comprender la dinámica transformadora política, social y económica de la década es necesario tener en cuenta la decisión de cambio de paradigma que es la columna fundamental sobre la que se edificaron las políticas públicas. Sin un prolijo análisis de esa trascendente determinación no podremos comprender ese periodo en todas sus consecuencias.

El interrogante que se le planteaba al presidente Menem ya frente a la responsabilidad del poder se puede resumir en la siguiente pregunta:

¿Debe el gobernante aferrarse a las políticas que sostuvo antes de llegar al poder, aunque frente a la realidad comprenda que éstas son perjudiciales e ineficaces para el progreso y el bienestar del país? ¿O debe, ese gobernante, cambiar e implementar las decisiones que se adapten a los tiempos y objetivos señalados?

El primer antecedente que viene a la memoria del Presidente peronista es el giro pragmático de políticas económicas implementado por Juan Perón desde 1952, ejemplo importantísimo para el Movimiento justicialista.

Dos libros de reciente aparición tratan este viraje económico:

  • el de Pablo Gerchunoff, “La caída 1955”; y
  • el de Mariano Caucino, “El Peron que no miramos”,

y recientemente dos artículos del diario Clarín

  • del 19/09/2021, “Las negociaciones secretas entre Perón y el FMI”; y
  • del 24/10/2021, “El día que Perón dejo entrar al FMI al país”, escritos por Ezequiel Burgo.

A grandes rasgos, en esos libros y artículos se describe el rencauzamiento que realiza en su política económica y su relación con Estados Unidos, implementada con un cambio de gabinete y la visita del hermano del presidente de los Estados Unidos, Milton Eisenhower, que culmina con el contrato petrolero de Standard Oil California.

Toda esta laborosa gestión fue destruida por el golpe de 1955, por las mismas fuerzas que después implementarían políticas similares.

El otro gran ejemplo contemporáneo es el de Arturo Frondizi, autor de un voluminoso volumen titulado “Petróleo y Política", en el cual se sostiene y fundamentan políticas energéticas contrarias a las que luego, como Presidente, él implementó desde el gobierno. Políticas exitosas que condujeron al autoabastecimiento energético.

Merece citarse en nuestra historia otro ejemplo de políticas erradas, cuando el presidente Agustín Pedro Justo, y su ministro Federico Pinedo implementaron la corrección de las decisiones económicas liberales de mercado e introdujeron medidas regulatorias muy profundas (Banco Central, Junta de Granos, Junta de Carnes, etc.).

Es indispensable señalar, desde el punto de vista académico, la contribución del libro “Perfiles de Corajes”, escrito por el entonces joven senador demócrata por Massachusetts, John F. Kennedy, donde analizó numerosas decisiones parecidas de los gobernantes.

Carlos Menen, al cambiar el paradigma económico con el apoyo técnico del brillante equipo liderado por Domingo Felipe Cavallo, fue recompensado por el apoyo sin fisura del peronismo en todos sus niveles, con la excepción en la Cámara de Diputado de siete legisladores sobre más de 120, y alguno de esos siete, tiempo después corrigieron su decisión.

La nueva política fue bautizada por el presidente Menem como “Economía Popular de Mercado”, cuyos resultados fueron determinantes para generar el sólido respaldo popular, manifestado en éxitos electorales claros.

Las concreciones instrumentales que se puede resumir en las privatizaciones y la convertibilidad determinaron

  1. la derrota de la inflación (reducida a un digito anual),
  2. la notoria mejoría en la infraestructura y calidad de los servicios públicos,
  3. la estabilidad monetaria y
  4. el significativo aumento del poder adquisitivo del salario.
Corach2.webp
Carlos Corach en la Casa Rosada, imagen de los años '90.

Carlos Corach en la Casa Rosada, imagen de los años '90.

Quiénes cambian la historia

El giro pragmático tuvo un extraordinario éxito, a título de ejemplo podemos resumir, como hace el Dr. Eduardo Menen en una publicación, mencionando los crecimientos en la década del 90 de algunos rubros, tales como:

  • PBI industrial en un 36% y exportaciones de ese rubro un 119%;
  • construcción en un 59%;
  • industria manufacturera en un 106%;
  • producción de petróleo 74% y la de gas 76%;
  • las líneas de teléfono fijas en un 136%;
  • pasajeros transportados en ferrocarril en 72%,
  • en avión el 111%, y en subterráneos el 88%,
  • la producción de granos un 83%; y
  • se consigue el autoabastecimiento energético;
  • el nivel de pobreza descendió del 47,3% en 1989 al 26,7 en 1999.

En un reciente editorial del diario La Nación, de Ciudad de Buenos Aires, leemos “Con la excepción del periodo 1991-2001, desde 1946 la inflación anual ha promediado un 64%”. Casualmente, el periodo evocado, es el de la Presidencia del Dr. Carlos Menem.

Quiero cerrar esta primera contribución con la reflexión de un filósofo cuyo nombre no recuerdo pero que dice “Dios no puede cambiar la historia, los historiadores sí”. Con el objeto de dejar para la historia y como ejemplo para el presente los sucesos y conquistas realizadas durante el gobierno del presidente Menen es que iniciamos esta serie de artículos.

FUENTE: Urgente24

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario