EXCLUSIVO 24

ELECCIONES 2021

Kicillof, entre Espinoza y Berni, evitó la insfranización de La Matanza

Un acontecimiento relevante aunque poco reconocido acaba de suceder y, probablemente, puede pesar en el impacto electoral 2021 en la 3ra. Sección Electoral.

En el final de enero y comienzo de febrero del electoral 2021, en Juntos por el Cambio había quienes consideraban posible instalar en La Matanza una fuerte presión mediática negativa, similar a la que ocurre en la Provincia de Formosa.

Durante varios días, el objetivo anhelado era establecer una relación directa entre Gildo Insfrán y Fernando Espinoza, en un mensaje a la sociedad acerca de qué sucede en los territorios emblemáticos del justicialista Frente de Todos.

Pese a su experiencia en el cargo, el intendente Fernando Espinoza estaba desesperado: las provisiones y recursos conseguidas en Nación corrían peligro de desprestigio ante los acontecimientos de inseguridad, que opacan cualquier logro.

Hay que ponerse en los zapatos de Espinoza: en cada año electoral hay enormes expectativas del kirchnerismo acerca de los sufragios que él pueda conseguir. La famosa 3ra. Sección Electoral es un bunker para Cristina Fernández de Kirchner, que reclama mantenerlo a resguardo.

Por ese motivo, le asignan recursos a Espinoza y le toleran, más que a Mario Ishii, muchos de sus enojos.

Sin embargo, Espinoza sabe que si un tema como la inseguridad lo desborda, el saldo es desfavorable, y llegarán los cuestionamientos desde el propio oficialismo.

Si bien Espinoza tiene una leal consultora de comunicación, Alejandra Rafuls, que siempre le aconseja con prudencia, a veces él es prisionero de cierta impaciencia. En esta ocasión, porque no conseguía refutar a la oposición que le enrrostraba terribles casos de delincuencia en el municipio más importante por demografía en Provincia de Buenos Aires.

Entonces, Espinoza ubicó en su mira al ministro de Seguridad provincial, Sergio Berni, quien en forma simultánea era embestido por jefes policiales, aunque no eran reclamos similares. 

Algunos 'porongas', llegaron a amenazar a Berni, vía redes sociales y un par de medios de comunicación que se hicieron eco, con otra insubordinación de los uniformados.

Ahora bien: el alcalde pedía más despliegue policial en su territorio mientras que jefes policiales se encuentran molestos porque se les recortaron beneficios que alimentaban sus 'cajas' personales, a expensas del Tesoro provincial. 

Berni, a su vez, se siente cómodo en el personaje que le crearon -o quizás se ha autoconvencido que su recorrido en la política lo puede llevar más arriba-, pero se mostró rudimentario al intentar responder con iguales argumentos a Espinoza y a los jefes policiales. Grave error. No era comparable. 

Berni tendría que conseguir asesores que lo 'bajen a piso', no que le sumen presión y lo lleven a intentar presionar a Espinoza con contenidos poco éticos, en forma de audio.

En definitiva, el gobernador Axel Kicillof tenía un problema en progreso.

De un lado, la efervescencia de un jefe distrital muy importante y, a la vez, una inseguridad sin respiro, etiquetas que ganaban fuerza. La percepción en el propio FdT era que 2 personajes de fuerte personalidad, ambos reportando sólo a CFK, estaban por castigarse mutuamente y sin piedad.

En forma simultánea, Formosa ardía en medios de comunicación importantes. Si Juntos por el Cambio lograba instalar un 2do. incendio político, el verano preelectoral se complicaba para el oficialismo sin demasiado esfuerzo para la oposición.

La calma

Sin embargo, hasta ahora, Kicillof 

** logró calmar las aguas entre Espinoza y Berni, 
** forzó un despliegue importante de efectivos especializados para patrullar y reprimir el delito en La Matanza, y 
** le demostró a varios referentes de su propia tropa que no está 'pintado'.

Para un economista que intenta graduarse de político, no es poco.

Es cierto que lo ayudó que Patricia Bullrich, la presidenta del PRO, llegó en forma impropia a la agenda matancera. Ella debió haberse presentado en la misma jornada de los incidentes denunciados por concejales de su espacio político.

El miércoles 03/02 en las inmediaciones de la plaza central de San Justo, en la previa del acto que encabezó Kicillof para presentar nuevos móviles policiales y refuerzos de efectivos para combatir la inseguridad en La Matanza, el titular de la Mesa Política de Juntos por el Cambio matancero, Alejandro Finocchiaro, y los concejales Pamela Loisi y Eduardo Creus, denunciaron graves agresiones de parte de turbas del oficialismo.

Pero Bullrich replicó recién 24 horas después -el diario La Nación avanzó antes, en su portada- y desde un local en Ciudad de Buenos Aires, casi saliendo hacia Villa Carlos Paz, Córdoba, para presentar su libro 'Guerra Sin Cuartel'. 

Es bien diferente afirmar que "La Matanza es una tierra que está entrando en la lógica de manejos clientelares" desde una oficina porteña que hacerlo desde una barriada matancera. Se repite la lógica de denunciar a Formosa desde la capital federal. Las disputas de territorio deben relizarse en los territorios.

Cuidado: haber eludido de la crisis no significa que no habrá nuevos escarceos en el electoralo 2021 en La Matanza. Ni Kicillof ni Berni ni Espinoza tienen garantizado sobrellevar tan fácil los próximos episodios.

Quizás JxC sólo probó fuerzas esta vez para evaluar cómo ejecutará su próxima ofensiva, más avanzado el año. Al fin de cuentas, debe renovar las bancas ganadas en 2017, cuando realizó una buena elección como oficialismo, y deberá ir por más. La tierra de Espinoza es un botín nada despreciable.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario