Leído

DE VICE A "NO PODER PAGAR LAS CUENTAS"

En medio de una feroz interna, Michetti busca su lugar en la historia

Mar, 24/09/2019 - 9:04am
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

La historia confirma que Mauricio Macri termina enfrentado muy duro con las mujeres que lo rodea no sólo con aquellas que compartió una vida amorosa sino también con quienes compartió proyectos políticos y de gestión. La vicepresidente Gabriela Michetti es un caso: ella ahora busca su lugar en la historia, que será defendido a través de un libro de su autoría.

Contenido

La historia reciente cuenta que en 2007 la maquinaria marketinera de Jaime Durán Barba logró posicionar a una dirigente democrata cristiana que, gracias a sus limitaciones físicas, la convirtió en la cara sensible del PRO. Luego, con el objetivo logrado e internas importantes, fue creada la otra cara sensible: María Eugenia Vidal. Esta última para recorriera la Provincia de Buenos Aires y forzar el balotaje 2015 luego de declararse en rebeldía Michetti.

Suena cruel pero el objetivo de Macri fue cumplido y nadie en el PRO creía que Vidal iba a ganar -tal como lo reconoció ella misma en TV-. La idea de que lograra descontar puntos a Aníbal Fernández y al presidenciable Daniel Scioli generaba expectativas para forzar una segunda vuelta y lograr lo que luego se logró. Por eso, Marcos Peña y Durán Barba en esta oportunidad no quisieron desdoblar la elección: porque nunca fue un objetivo ganar la provincia sino sumar los puntos necesarios para llegar al balotaje en Nación.

Ahora bien, esto abrió una dura interna con las mujeres del PRO porque Macri jamás fue capaz de darle el lugar en la historia que merecen en un espacio partidario como cualquier otro dirigente. 

Vidal, por un lado, lamenta la estrategia electoral de la Casa Rosada porque en su provincia no hay balotaje y los números indican que es irreversible el triunfo de Axel Kicillof.

Michetti, ahora con Pichetto de candidato a vice, busca un lugar en la historia y se encargará de hacerlo a través de un libro. Es importante aclarar que la actual vicepresidenta se ve forzada a hacer esto dado que Macri se encargó en estos años de opacarla y ningunearla.

Según pudo reconstruir Urgente24, el enojo con la funcionaria comenzó cuando se negó a recorrer la provincia. Automáticamente, cayó en desgracia. Sin embargo, en el PRO cuenta que "la resucitó en 2015 porque Durán Barba no veía con buenos ojos compartir la fórmula presidencial con un radical, Larreta significaba una amenaza como vicepresidente, no había otro candidato firme para la CABA y el rabino Bergman no medía en las encuestas".

Lo cierto es que la confirmación de Pichetto como compañero de fórmula 2019 dio por cerrada la discusión sobre la visión de Macri/Peña respecto de la presidente del Senado: no está contemplada bajo ningún punto de vista para un eventual segundo mandato.

Es decir, Macri desarmó la pirámide: Ni Vidal ni Michetti para un segundo mandato. Increíble pero real.

El problema ahora es que, a juzgar por lo ocurrido en las PASO, el electorado hizo Jaque y Mate: Macri tampoco.

Ambas iban a ser reemplazadas por la ministra de Seguridad Patricia Bullrich pero no funcionó.

Ahora, Michetti busca su lugar en la memoria del Círculo Rojo, al menos.

Su principal proyecto (una vez afuera de la gestión) es escribir una "memoria de gestión" como vicepresidenta y presidenta del Senado. "Lo quiero dejar escrito para la historia, porque es muchísimo lo que hemos hecho y nunca se ha dado en la historia de la vicepresidencia", dijo Michetti a La Nación.

Hace 16 años desembarcó en la política partidaria de Pro. No descarta volcarse al sector privado, en algún sector o institución vinculados a su profesión de licenciada en Relaciones Internacionales y a su profusa red de contactos. "Si no lo hago, no podré pagar las cuentas de mi casa", advirtió al periodista Mariano Obarrio.

Continúa el cronista: Todavía recuerda que ya fue precandidata a jefa de gobierno porteño y enfrentó a Horacio Rodríguez Larreta en las primarias del Pro porteño en 2015. En aquel momento, pensó en que podría ganar hasta que Macri se inclinó por Larreta y provocó un aluvión de apoyos en favor del actual jefe porteño.

Si ahora no quiere volver atrás en su carrera, solo podría ser candidata a presidenta. Como todos los dirigentes macristas, Michetti sintió una fuerte desilusión y un golpe al corazón con los resultados de la economía y de las PASO. Y les pregunta a todos sus interlocutores si creen posible revertirlos; aprovecha para infundirles optimismo. Sea como sea, en su entorno aseguran que siente una deuda de gratitud con Macri y lo respaldará a rajatabla en el resto de la campaña: aseguran que todas las diferencias internas de opiniones quedaron en el pasado.

En su "memoria" escribirá su gestión como presidenta del Senado: la negociación y el consenso con el PJ de todas las leyes; su relación con el senador Miguel Pichetto, exjefe de bloque del PJ y actual candidato a vicepresidente de Macri; la administración de la Cámara alta, y la colaboración de su secretario administrativo, Helio Rebot.

Reseñará que el "Senado tiene casi un 30% menos de presupuesto por recortes en los gastos de la política y el ordenamiento de la planta de trabajadores, con un Fondo Anticíclico y con las obras de recuperación patrimonial que hacía más de 70 años no se realizaban". Cuando circula en su silla de ruedas por los pasillos del Senado, Michetti saluda a cada senador o asesor de manera apasionada, efusiva y estentórea. "Toda esta información de la gestión no se conoce por el gran público y tiene que darse a conocer. Pero es lo de menos, la verdad siempre termina conociéndose y, por otro lado, lo trascendente es que las cosas definitivamente se hayan hecho", se entusiasmó.

De todas maneras, seguramente podrá pagar las cuentas gracias a la jubilación de privilegio.