ACTUALIDAD Alberto > #Larreta Asesino > gatillo fácil

INCIPIENTE DIÁLOGO

Alberto se despega de #LarretaAsesino en el crimen de Lucas

No se hizo eco Alberto Fernández del #LarretaAsesino de Twitter por el gatillo fácil policial; busca que la oposición, salvo Milei, apoye la firma con el FMI .

El repudio del presidente Alberto Fernández y su solidaridad con la familia del joven Lucas González, asesinato por gatillo fácil policial, no pasó de ahí.

Contra lo que hubiera sido lógico esperar, no responsabilizó al gobierno de la Ciudad, ni al jefe, Horacio Rodríguez Larreta, como sí lo hicieron la redes sociales hasta convertir en trending topic el hashtag, #Larreta Asesino, sino que antes bien prometió que se pondrán "todos los recursos del Estado a disposición para poder llegar a la verdad y justicia".

"No es posible que policías que deben estar al servicio de la seguridad de las y los argentinos, terminen con la vida de la gente que debían proteger", hizo por todo comentario.

Como estaba caldeado el ambiente político después de la elección 14N, se podría haber imaginado una suerte de revancha por el ensañamiento que denunciaron de la oposición frente al crimen del kiosquero Roberto Sabo en La Matanza.

Sin embargo, todo quedó donde lo dejó el ministro de Justicia y Seguridad del Gobierno porteño, Marcelo D´Alessandro, en la conferencia de prensa: se hará "el sumario administrativo correspondiente a los efectos de deslindar las responsabilidades y el desarme de los efectivos", además del "pase a disponibilidad".

Cruzando la avenida General Paz o el Riachuelo para el lado de la Provincia, paradójicamente también se distendió la crisis reinante en el ámbito de la Seguridad, ya que el ministro Sergio Berni decidió quedarse en su cargo más allá del 10 de diciembre, fuertemente alineado con el gobernador Axel Kicillof, según publica Letra P.

Sin embargo, ello no obstará para que continúe instalando filosas opiniones en la interna en ciernes del Frente de Todos, ya que se sigue soñando con banda presidencial.

Haciendo precalentamiento para reemplazarlo, en caso de que quisiera virar definitivamente hacia la política, está Julio Alak.

Calma pejotistas

Contrastó la prudencia presidencial para con Larreta con el encendido discurso que pronunció apenas unas horas antes en la Plaza de Mayo ante una multitud por el Día de la Militancia, donde desparramó encendidas críticas contra la oposición y la prensa, en cuyo marco dijo que no dialogará con Mauricio Macri ni con uno de los mayores emergentes políticos que dejó la última elección, Javier Milei.

La vocera presidencial, Gabriela Cerrutti, pasó en limpio por la mañana tales definiciones y mencionó al líder de Libertad Avanza como directamente excluido del diálogo por “antidemocrático”.

Dio que al resto de las fuerzas se las está "convocando al diálogo y el Presidente llevará adelante una convocatoria más formal cuando sea necesario".

De contragolpe, Milei calificó a Alberto Fernández de tirano e inmoral y le recordó que el primero que se había negado a dialogar fue él. Pero además, el día anterior había sostenido en declaraciones radiales: “vos y Máximo estarán más cómodos pactando con Larreta, Vidal y los radicales”.

Al menos esta vez el Presidente se mostró “en el molde” con el jefe de Gobierno porteño en plena conmoción por el asesinato del joven futbolista de Barracas Central, quizá más tranquilo porque el desempate en el comicio de La Rioja permitió al oficialismo en Diputados retener por dos bancas de diferencia la primera minoría y que continùe como presidente de la Cámara Sergio Massa.

En el Senado, la vicepresidenta se quedó sin quórum propio pero sigue manejando una mayor participación cuantitativa.

De modo que desde diciembre, cuando la agenda política nacional se traslade al Congreso, el debate estelar será el proyecto de ley que enviará el Poder Ejecutivo referido al acuerdo con el Fondo Monetario Internacional.

La foto de la plaza de Mayo repleta de militantes causó buena impresión en Washington

En la conferencia de prensa que dio el jueves, el vocero del Fondo Monetario Internacional, Gerry Rice, ratificó que “estamos positivamente comprometidos con las autoridades (argentinas), no tengo información sobre tiempos, agendas o encuentros específicos, pero el compromiso permanece fuerte y es frecuente”, precisó.

Enfatizó respecto del nuevo programa, que “continuamos trabajando para llegar a un entendimiento completo en un plan exhaustivo”, que “sostenidamente pueda abordar los desafíos económicos y sociales apuntando a fortalecer la estabilidad económica encarando la alta inflación que proporcionalmente afecta más a los más vulnerables”.

La transcripción del paper con las declaraciones de Rice que circuló por la Bolsa fue interpretada como una decisión del organismo de dar plazo hasta que se constituya un nuevo equilibrio de poder en Argentina y las fuerzas políticas puedan consensuar los puntos que contendrá un acuerdo.

Se especulaba con que, dada la catarata de vencimientos que vienen, la escasez de reservas para afrontarlos, y el riesgo de quedar en default en marzo, el Fondo propiciara que se firme rápido una carta de intención dentro de los lineamientos preacordados entre el ministro de Economía, Martín Guzmán, y la directora gerenta Kristalina Georgieva, antes que se recalentara la campaña electoral después de las PASO.

La idea sería que los puntos de desacuerdo, como la baja del déficit fiscal, queden a criterio de Argentina sobre cómo implementarla, si recortando el gasto o aumentando impuestos.

Estas flexibilizaciones estarían supeditadas al acompañamiento a la política hemisférica de Estados Unidos, como en los casos de Nicaragua, Cuba y Venezuela.

El canciller Santiago Cafiero, en la última conferencia de la OEA, corrió de lugar la negativa argentina a la violación de Derechos Humanos y aceptó la necesidad de investigar lo que sucede dentro del régimen de Ortega.

La preocupación del FMI por la inflación en Argentina se contextualiza con el aumento del deterioro de las monedas en muchos de los países, cuyas devaluaciones comprometen aún más la precariedad de la política cambiaria que aplica la autoridad monetaria.

El Banco Central circunscribe ahora la venta de reservas para contener al dólar blue y la brecha se empezó a cerrar hacia arriba con el dólar que usan las empresas para mover capitales e importar, o sea el CCL y el MEP.

Pero hace superar el 100% la diferencia con el dólar financiero, la cual llevó a Carlos Melconian a vaticinar que se acerca un desenlace cambiario.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario