ACTUALIDAD Feminista > Impuesto > mujeres

EQUIDAD

Agenda feminista: con aborto ganado, ahora un nuevo reclamo

Con uno de los reclamos de la lucha feminista ya ganado, ahora continúa el reclamo por nuevos derechos, y en el Congreso, piden eliminar el "impuesto rosa".

El costo de ser mujeres también se ve en las góndolas, y es que según expertos en el tema, en la Argentina a las mujeres se les cobra al menos 15% más que a los hombres por el mismo producto. Por ello, con el aborto ya ganado como una de las grandes conquistas de la lucha feminista, ahora el nuevo reclamo a la política se centra en eliminar el "impuesto rosa o impuesto de género".

Si bien es cierto que la Argentina es un país en donde el feminismo ha logrado ganar terreno en diversos ámbitos, y su lucha más importante data del 30 de diciembre del 2020 cuando el Senado aprobó el aborto legal y gratuito, la desigualdad de género se sigue notando. Por ejemplo, en gastos cotidianos que terminan impactando en la economía de las mujeres.

Según expertos, artículos de perfumería e higiene personal y farmacia (para mujeres), cuentan con el "impuesto rosa", cosa que desde el Congreso Nacional ya están pidiendo erradicar. Este no es un pedido nuevo, pero en la última semana senadoras del oficialismo intentan reflotar y tratar el tema en busca de la equidad.

En concreto, en los últimos días, en el salón Eva Perón del Senado de la Nación, se realizó la presentación del proyecto “Ley de Equidad de Género en los precios de bienes de consumo” que busca evitar la aplicación de lo que se ha denominado en el mundo como “impuesto rosa” o “pink tax”.

El proyecto es impulsado por la senadora del Frente de Todos Nora del Valle Giménez (Salta), que al presentar su iniciativa consideró que “es una forma de ayudar, apoyar, mejorar la calidad de vida y, fundamentalmente, seguir por las huellas de la lucha por la equidad de género”.

La idea de la senadora del FDT busca copiar o al menos crear similitudes con el ejemplo de México, que en octubre del 2021 su Congreso aprobó suprimir el IVA (Impuesto sobre el Valor Añadido) a productos de higiene menstrual. Así las cosas, a partir de enero de este año, en ese país todos los productos de higiene menstrual, como toallas sanitarias y tampones, son vendidos sin el monto correspondiente al impuesto, es decir, un 16% por ciento más baratos.

En ese sentido, la senadora oficialista no está sola en su reclamo, sino que contó con el apoyo de la presidenta de la Banca de la Mujer, Eugenia Catalfamo (Unidad Ciudadana); la presidenta de la Comisión de Mujeres y Diversidad de la Cámara de Diputados, Mónica Macha (FdT); la representante de la Asociación Civil Ecofeminita, Candelaria Botto y la secretaria de Mujeres Género y Diversidades de Salta, Itatí Carrique.

Según indica la iniciativa, el fenómeno económico del impuesto rosa se ha generalizado en el mundo y ha sido puesto en evidencia a través de diversos estudios durante la última década. "Estos análisis muestran el costo adicional que imponen ciertas marcas sobre algunos productos funcionalmente idénticos o parecidos cuando están destinados a las mujeres y a las identidades feminizadas", agregaron.

El “Impuesto Rosa” o “Pink Tax” es el costo adicional de productos cuando son destinados a mujeres, en especial cuando son funcionalmente idénticos a sus equivalentes destinados a los hombres. Por ejemplo, en Argentina, una máquina de afeitar orientada al público femenino cuesta hasta un 65,30% del valor pagado por los hombres.

Este "impuesto rosa" también se aplica, por ejemplo, en los desodorantes, tanto en aerosol como en polvo, donde la brecha alcanza casi un 15%. El shampoo, por su parte, tiene una diferencia del 12% en prejuicio para las mujeres.

Pero este impuesto por ser mujer no solo se aplica en Argentina, ya que incluso, un estudio realizado en 2019 por la Universidad de California, aseguraba que las mujeres estadounidenses pagaban hasta 1.351 dólares más al año por la versión femenina de productos similares masculinos.

En ese sentido, la senadora destacó el rol del Estado en lo que respecta a la aplicación de la norma y agregó que “no podemos mirar más para los costados en esta difícil situación económica”.

Además, las legisladoras oficialistas agregaron: " esto no se trata del denominado 'impuesto rosa' sino que es un sobreprecio que las empresas de consumo masivo destinan a las mujeres”.

“Nosotras vivimos esta discriminación desde pequeñas, donde no solo hay sobreprecios sino mandatos de consumo”, sentenciaron.

A su vez, añadieron: “este proyecto tiene que ver con una mirada desigual en relación a los géneros. Es una propuesta para achicar estas brechas. Espero que se pueda articular con otros proyectos de ley que están en discusión”.

Otras iniciativas

Justamente, hay otros proyectos de ley que alguna vez ingresaron al Congreso de la Nación en referencia a este tema.

Por ejemplo, en 2018 se presentaron dos proyectos de ley en el Congreso con el objetivo de regular la problemática del "impuesto rosa" en el país.

El primero lo presentó Lucila Crexell, senadora nacional por Neuquén, y el segundo pertenece a Cristina Fiore, senadora nacional por Salta, quien además propuso eliminar el IVA para todos aquellos artículos utilizados por el período menstrual (como ocurre en México).

Cabe destacar que según un relevamiento realizado por la consultora Focus Market, que publicaron algunos medios de comunicación en marzo pasado, el "impuesto rosa" es una realidad, y en la actualidad, esa diferencia representa el 12% en los comercios argentinos.

En ese relevamiento, que se realizó en 515 puntos de venta, en base a 14 productos (los mismos desde el 2018) 5 de los cuales son de diferente tipología, determinó que en 2022, la diferencia que pagan las mujeres con respecto a los hombres es del 12%, mientras que en 2021 fue del 11%.

Por ejemplo, según dicha consultora, una colonia para niñas (de 80 ml.) tiene un precio promedio de $ 522, mientras, en la versión para niños se consigue a $ 485. Lo que representa un 8% entre una opción y otra. Es decir, que el impuesto rosa no solo aplica a producto para mujeres, sino que arranca también en los productos para niñas.

Las razones por las cuales las mujeres pagan más por los mismos bienes y servicios son variadas. En algunos casos tiene que ver con cuestiones meramente discriminatorias mientras que en otras ocasiones, están impulsadas por las ganancias.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario