¿YA NO LE TEMEN A REPSOL

¿Otro acuerdo secreto? Galuccio firmaría con Total por Vaca Muerta

Miguel Ángel Galuccio busca otro socio, luego de Chevron, para explotar Vaca Muerta. El presidente de YPF apuntó hacia la francesa Total, afirman en España, a la que no le importarían los reclamos judiciales de Repsol. Así, YPF está en negociaciones avanzadas con Total y espera cerrar un acuerdo en breve para explorar el yacimiento de Vaca Muerta. Todavía no se conoce el contenido del convenio entre YPF y Chevron, y la empresa estatal argentina emprende la negociación con Total, cuyas características podrían ser similares: secretas para los contribuyentes argentinos que pagan las peripecias de YPF.

N. de la R.: Total S.A. o Total Fina es un grupo empresarial petroquímico y energético con sede mundial en La Défense (Francia), presente en más de 130 países, y cuyos activos financieros representan la mayor capitalización de la Bolsa de París. Por su volumen de negocios, es la mayor empresa de la Eurozona, grupo privado de hidrocarburos N°4 del mundo, recuerda Wikipedia, que agrega que su titular es Christophe De Margerie.
 
Fundada en 1924 con capital mixto, con el nombre de Compagnie Française des Pétroles (CFP), en 1985 adoptó el nombre de Total-CFP, y en 1991 Total S.A. Tras la fusión con la compañía belga Petrofina y la absorción de Elf Aquitaine en 1999, la empresa adoptó el nombre de Total Fina S.A.; y en 2000 el de Total Fina Elf, S.A. hasta que el 06/05/2003 decidió recuperar su nombre único de Total S.A. En 2006 Total se separó de su filial Arkema, que agrupa las actividades ligadas al cloro y a los productos denominados "intermedios" y "de alto rendimiento". Además, Total explota una red de 17.000 estaciones servicio en el mundo, de las cuales 50% son 100% propias.
 
 
La petrolera YPF está en negociaciones avanzadas con la francesa Total y espera cerrar un acuerdo en breve para explorar el yacimiento de Vaca Muerta, según fuentes de la compañía argentina. Los contactos se han intensificado en las últimas semanas pese a las amenazas de Repsol, que tal y como ha hecho con la estadounidense Chevron, llevará ante los tribunales a quienes pacten con la petrolera expropiada a la española en abril de 2012.
 
YPF y Total son socios en varios proyectos de la provincia de Neuquén, pero fuera del yacimiento de hidrocarburos no convencionales de Vaca Muerta, un hallazgo que ha hecho soñar a Argentina con la autonomía energética. El acuerdo pasaría por explorar el potencial de un bloque de gas en un área que ya está concedida a YPF. Según el planteamiento que ahora está sobre la mesa, la petrolera argentina se hará cargo de los trabajos de perforación y, después, Total operaría los pozos, según explicaron fuentes de YPF en una visita a Vaca Muerta organizada por la petrolera argentina para periodistas españoles.
 
“Están en marcha movimientos tácticos que pueden dar noticias en el terreno del gas”, reconocieron desde la dirección de YPF antes de asegurar que “hay otros activos disponibles con igual atractivo” al que se está explotando actualmente con Chevron y que recibe el nombre de Loma Lamata y cuyo potencial se estudió durante la gestión de Repsol. Sin embargo, pese a estas afirmaciones, la empresa argentina se mueve todavía en el terreno de las estimaciones, ya que no se conoce con exactitud la calidad del resto de reservas. Para ello, el grupo admite que necesita más dinero: “Cumplir los objetivos máximos —que pasan por alcanzar una capacidad de producción de 600 millones de barriles al día— requerirá miles de millones de dólares, necesitamos más jugadores en Vaca Muerta”, añadieron desde la petrolera controlada por el Estado con un 52% del capital.
 
Hasta la fecha, YPF ha cerrado dos acuerdos: uno con Chevron y otro, mucho más pequeño, con Dow. Los pactos han generado protestas y cierto rechazo ante el temor de que se está regalando la tan ansiada soberanía energética del país. En la provincia de Neuquén, donde se concentra la actividad de YPF dentro de Vaca Muerta, el candidato del partido que firmó el acuerdo con Chevron ha perdido cierto apoyo en las urnas.
 
La petrolera argentina niega el trato de favor y destaca que Chevron asume también sus riesgos con la operación. Los críticos, sin embargo, recuerdan que el Gobierno cambió la ley, permitiendo la salida del país de hasta el 25% de los beneficios sin pasar antes por Hacienda a partir del quinto año de actividad, para facilitar el acuerdo.
 
La firma estadounidense se ha comprometido a invertir 1.240 millones de dólares (920 millones de euros) para extraer petróleo y se reserva el derecho de no seguir adelante tras un primer proyecto piloto que concluirá a mediados de 2014. En caso de seguir adelante, la inversión total entre YPF y Chevron, que ha cedido el control de las operaciones a la argentina, rondará los 16.000 millones de dólares (12.000 millones de euros) para explotar apenas un 3% del territorio en poder de YPF en Vaca Muerta, donde tiene adjudicados 12.000 kilómetros cuadrados de un total de 30.000.
 
Asimismo, calificaron de “irrelevante” la amenaza de Repsol, que ya ha denunciado ante un tribunal de Nueva York a la estadounidense, con la que estuvo trabajando en Vaca Muerta antes de la expropiación. “No ha alejado a inversores con los que hemos empezado a negociar”, añadieron antes de resaltar que el pacto con Chevron “ha sido la llave” para aumentar el interés de las empresas extranjeras. Ahora, continuaron, falta por solucionar el conflicto con Repsol para disipar todas las suspicacias: “Nos han intentado parar pero no lo han conseguido”.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario