MUNDO TECNOLÓGICO

Facebook vende gato por liebre y Amazon explota a sus clientes

El presidente ejecutivo de Facebook Inc., Mark Zuckerberg, difundió sus planes para un nuevo producto llamado Bulletin, una newsletter que incluye acuerdos con escritores a quienes se les pagará por la licencia de sus contenidos. En tanto Amazon solicita a ciertos proveedores que le otorguen el derecho a comprar acciones a precios más bajos que los del mercado como parte de su contrato.

Comencemos por Facebook: una lista de escritores elaborada por la red social podrá optar por cobrar por sus contenidos, que se ofertarán a los suscriptores por correo electrónico y en una página de Facebook vinculada al autor... desde 2023. 

Mark Zuckerberg dijo, a través de una transmisión en vivo, que los redactores de boletines pueden llevarse sus listas de correos electrónicos si alguna vez deciden dejar el producto de Facebook.

"Creemos que este concepto de portabilidad es extremadamente importante para la economía de los creadores", dijo Zuckerberg. 

La presentadora deportiva Erin Andrews y los autores Adam Grant y Mitch Albom se encuentran entre los primeros socios de Facebook en el producto, dijo la compañía.

La red social se había enfocado en los meses recientes en productos para creadores como una forma de ayudar a más personas a ganar dinero en línea durante la pandemia, pero también para hacer que Facebook sea más atractivo para los creadores y las audiencias que controlan. Facebook está viejo y necesita renovarse. 

Twitter Inc. también construye un servicio de contenidos pagos y adquirió la startup de newsletter Revue a principios de 2021 como parte de un plan más amplio para facilitar productos a los creadores.

Pero es muy interesante la visión de Marcos Merino (Genbeta.com/) acerca de esta noticia: 

"A comienzos de este año, supimos que Facebook planificaa lanzar su propia plataforma de newsletters destinada a competir con Substack (y con Revue, de Twitter). Ahora CNN informa de que esta plataforma, bautizada como Bulletin, será presentada hoy mismo, 29/06.

Facebook no iba a ofrecer, en principio, nada distinto de sus rivales: sólo una opción para encontrar autores que escriban sobre un tema de nuestro interés y la opción de suscribirnos (con modalidades gratuitas y de pago) para recibir esos contenidos en nuestra bandeja de entrada.

Sin embargo, hay una importante diferencia de enfoque entre esta propuesta y las ya mencionadas: Bulletin no se plantea, al menos por ahora, dar la opción a sus usuarios de crear sus propios boletines de correo. Bulletin sólo busca lectores, no autores…

… o, mejor dicho, ya ha buscado a sus autores, y ha decidido pagarles para que pongan en marcha sus newsletters, con la previsión de que cuando se pongan en marcha las suscripciones de pago, cada autor cuente con una base suficiente de lectores.

Así, según la CNN, Facebook habría reclutado ya a "docenas" de escritores que cubrirían temas como deportes, moda, ciencia, salud y finanzas.

También tendrán cabida las noticias locales (para el público estadounidense); de hecho, probablemente los US$ 5 millones con los que 'Facebook Journalism Project' anunció que apoyaría a los periodistas freelance que abordan este ámbito están relacionados con el lanzamiento de Bulletin.

Pero, ¿por qué ser tan selectivo a la hora de decidir quién ofrece sus contenidos en Bulletin? ¿No sería interesante, acaso, para Facebook aprovechar la existencia de miles de autores dispuestos a escribir gratis?

Según afirmaba el medio estadounidense Recode a comienzos de junio, "Facebook está tratando deliberadamente de evitar autores y temas políticos (léase: divisivos y populares) en Bulletin". 

"Substack ya cuenta con más que suficientes de esos", añade la CNN."

El caso de Amazon

Lo de la empresa de Jeff Bezos es escandaloso.

Aqui el texto de Dana Mattioli en The Wall Street Journal:

"Proveedores que quieran elegir a Amazon.com Inc. como cliente de sus bienes y servicios, puede encontrar que su negocio tiene un inconveniente: el derecho de Amazon a comprar grandes participaciones accionarias en sus empresas con descuentos potencialmente elevados respecto al valor de mercado.

Amazon ha cerrado al menos una docena de acuerdos con empresas que cotizan en bolsa en las que obtuvo derechos, llamados 'warrants', para comprar las acciones de esos proveedores en el futuro a precios que podrían estar por debajo del mercado, según documentos corporativos y entrevistas con personas involucradas en los acuerdos.

Amazon durante la reciente década también ha realizado más de 75 acuerdos de este tipo con empresas privadas, según una persona familiarizada con el tema. 

En total, las apuestas y las apuestas potenciales del titán tecnológico ascienden a miles de millones de dólares en empresas que brindan de todo, desde servicios de centro de llamadas hasta gas natural, y en algunos casos posicionan a Amazon entre los principales accionistas de esas empresas.

Los acuerdos inusuales ofrecen otra ventana a cómo Amazon usa su peso en el mercado para aumentar su riqueza e influencia. La compañía ha estado bajo un creciente escrutinio por parte de reguladores y legisladores sobre sus prácticas competitivas, incluidas las empresas con las que se asocia .

Si bien los acuerdos pueden beneficiar a los proveedores al cerrar grandes contratos, lo que también puede aumentar el precio de sus acciones, los ejecutivos de varias de las compañías dijeron que sentían que no podían rechazar el impulso de Amazon por el derecho a comprar las acciones sin arriesgar un contrato importante. 

En algunos casos, los acuerdos también otorgan a Amazon derechos como representación en la junta y la capacidad de superar cualquier oferta de adquisición de otras compañías.

Para Amazon, los acuerdos le dan una parte del potencial alcista que sus proveedores pueden obtener al hacer negocios con una de las empresas más grandes del mundo.

Amazon aprovecha de forma rutinaria su tamaño y poder para imponer condiciones que se beneficien a sí mismo, incluso haciendo que los socios de una empresa se suscriban a sus otros servicios; aprender sobre empresas tecnológicas emergentes a través de su fondo de capital de riesgo; o crear productos de la marca Amazon más vendidos que compitan con los pequeños vendedores en su sitio. Ha competido agresivamente para arrebatarles participación de mercado a sus rivales, lo que según Amazon da como resultado mejores ofertas para los compradores.

En sus acuerdos con proveedores que incluyen garantías, Amazon apuesta por términos exactos y lucrativos, sabiendo que muchas empresas no se negarán, según ex ejecutivos de Amazon que trabajaron en los acuerdos.

Una portavoz de Amazon dijo que las garantías que obtiene en acuerdos comerciales suelen estar vinculadas a hitos que Amazon tiene que cumplir, como grandes compras al proveedor. 

La compañía se negó a comentar sobre acuerdos específicos, o decir cuántas garantías ha ejercido o la cantidad de dinero que ha ganado con dichos acuerdos. La portavoz dijo que tiene acuerdos garantizados en menos del 1% de los acuerdos comerciales que celebra. (...)".
 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario