PANORAMA abuso sexual > papa > Vaticano

VATICANO COMPLICADO

Abuso sexual a 20 metros del Papa: el caso de Gabriele Martinelli

Abuso sexual es un tema recurrente en la Iglesia Católica Apostólica Romana, ahora en el Vaticano, según investigó The Washington Post.

Abuso sexual reiterado en el Vaticano: las advertencias llevan 8 años, según un informe de Chico Harlan y Stefano Pitrelli para The Washington Post. Hay varias historias al respecto. Pero, al parecer, prominentes integrantes del Vaticano, incluyendo al Papa, fueron advertidas de la situación y no actuaron al respecto.

En el caso puntual del caso que investigó el Post no sería un sacerdote sino un monaguillo adolescente, quien habría forzado a un compañero para participar en varios actos sexuales noche tras noche durante 6 años dentro del Vaticano, en un seminario juvenil para los 15 monaguillos que sirven al papa Francisco -el seminario juvenil San Pío X-, quien fue informado en su momento con un anónimo:

"Ahora mismo hay un niño que ya no debería estar (...) a 20 metros de donde duermes". "Ahora mismo hay un niño que ya no debería estar (...) a 20 metros de donde duermes".

Según el Post, el presunto abusador participó en la primera misa del pontífice en la Capilla Sixtina y su nombre es Gabriele Martinelli.

Hacia 2013, las quejas sobre Martinelli ya eran conocidas en el Vaticano, el N°3 en la jerarquía escribió una carta en la que afirmó que el Papa "conoce bien el caso".

Kamil Jarzembowski, ex monaguillo, dice que fue testigo de cómo Martinelli abusaba de su compañero de habitación "decenas y decenas" de veces.

Recién ahora, cuando el tema ha explotado en la prensa, el Vaticano ha procesado a Martinelli, ahora de 28 años, por cargos relacionados con presuntos abusos sexuales.

El ex rector del seminario juvenil, Enrico Radice, también está siendo juzgado, acusado de complicidad y complicidad en el presunto abuso.

Martinelli y Radice se dijeron inocentes.

Las pruebas

Pero la investigación del The Washington Post, que indagó más de 2.000 páginas de documentos, revela que Martinelli tuvo o protección o aval de importantes sacerdotes.

Por ejemplo, el cardenal Angelo Comastri y el obispo Diego Coletti, quienes rápidamente desestimaron las acusaciones contra Martinelli como "calumnias", según el relato de Coletti.

Ninguno de los 2 prelados está involucrado en el juicio ni en ningún otro proceso disciplinario eclesiástico conocido.

El caso pone en tela de juicio la afirmación del Vaticano de que reacciona con rapidez ante las denuncias, que ha asumido un rol proactivo en la prevención de abusos, que no hay encubrimientos y que realiza investigaciones creíbles.

El Vaticano se negó a responder a una lista de preguntas del The Washington Post.

Un prelado, bajo condición de anonimato, dijo que el Vaticano había creído que Martinelli “no podía ser acusado de abuso sexual” porque era solo 221 días mayor que el monaguillo abusado.

La presunta víctima, a través de su abogado, rechazó una solicitud de entrevista, citando el juicio en curso. Sin embargo, ha proporcionado documentos, cartas y el texto de una declaración ante la Fiscalía en Roma.

Sus relatos describen un abuso prolongado que comenzó meses después de que la presunta víctima, que entonces tenía 13 años, llegara al seminario juvenil en 2006. La primera noche de ese tipo, Martinelli, que entonces tenía 14 años, supuestamente se subió a la cama del monaguillo, le bajó la ropa interior y lo sometió a sexo oral, mientras se masturba.

Segun él, Martinelli siguió regresando, cientos de veces durante 6 años. La presunta víctima dijo que ocasionalmente se defendió o trató de hacer ruido, golpeando una mesita de noche o golpeando una pared, con la esperanza de asustar a Martinelli y llamar la atención de un supervisor.

También dijo que estaba aterrorizado de ser etiquetado como homosexual, perder su lugar en el seminario y ser enviado de regreso a su ciudad natal del norte de Italia, donde el calendario de su parroquia de origen mostraba una foto de él de pie junto al Papa.

Debido al estatus de Martinelli, considerado como persona de acceso a la jerarquía vaticana, dijo la presunta víctima, la actividad sexual se convirtió en "un ritual al que no pude resistir".

Según el ex monaguillo, Martinelli incluso enfatizó su poder durante los actos sexuales, diciendo cosas como: "Vamos, te dejaré servir la misa. Seré rápido".

La presunta víctima dijo que fue abusado con más frecuencia en el período previo a las celebraciones en las que participó el Papa.

Coletti se reunió cara a cara con la presunta víctima en julio de 2013 y le pidió que dejara por escrito sus experiencias.

Fue Coletti quien recibió la carta y nunca respondió, según la presunta víctima.

En cambio, el obispo se basó en la palabra del presunto abusador y el rector del seminario juvenil, quienes negaron rotundamente las acusaciones, según documentos de Martinelli y Radice recopilados por los fiscales romanos.

Martinelli y Radice le contaron al obispo sobre las rivalidades dentro de la escuela que podrían explicar por qué se inventaron las denuncias de abuso. Tres meses después, Coletti viajó al Vaticano para reunirse con Comastri y básicamente cerrar el caso.

Coletti escribió que viajó al seminario y encontró que el ambiente en el seminario de jóvenes era "óptimo". Dijo que no había "evidencia alguna" para los reclamos.

FUENTE: Urgente24