Exclusivo 24

5 INDISPENSABLES

Moyano un adelantado, la agroindustria con Alberto F y ni los usados se salvan

La Asociación Bancaria (AB) se trasformó en el primer sindicato en reclamar formalmente adelantar la revisión del aumento salarial y se animó a señalar que consideran ajustes cercanos al 40 %. Con el cierre del paro del campo se acercan posiciones y vuelven los diálogos con el Gobierno. Y el último informe de la Cámara de Comercio Automotor mostró que las ventas de usados, en mayo, tuvieron una caída del 24,3% respecto de abril.

1 Moyano un adelantado

La Asociación Bancaria (AB) se convirtió en el primer sindicato en reclamar formalmente el adelantar la revisión del aumento salarial que acordó en febrero frente ante la aceleración de la inflación de los últimos meses. La idea es evitar que los aumentos de precios borren los ajustes.

Si bien durante el primer tramo de paritarias la mayoría de los gremios eligió negociar una pauta de aumentos salariales equivalente al 29% más 4 o 5 puntos de recuperación, como auspiciaba el ministro de Economía, Martin Guzmán, esa adhesión sindical comenzó a resquebrajarse apenas el Indec informó que la inflación de marzo se ubicó en el 4,8%.

Sin ir más lejos en el comienzo de la semana en curso el gremio que conducen los Moyano soltaron el disparo inicial para hablar de un 40 a 45% sin pensarlo demasiado. 

Por una parte el planteo sindical supone la revisión al alza de las demandas de subas de salarios en aquellos sectores que aún no definieron sus negociaciones y, en paralelo, la determinación de activar antes de tiempo las cláusulas de revisión en las actividades que ya firmaron convenios.

Los datos de la aceleración del nivel de precios en abril degradaron las voluntades de acercamiento entre empresas y trabajadores al discutir la primera parte de las paritarias. Hoy el 29 % 
pareciera borrarse de los acuerdos 

Así, a la par de reclamar la aplicación de una serie de medidas sanitarias para prevenir a los trabajadores de la actividad en medio de la pandemia, explica el sitio de noticias El Cronista, la cúpula de la AB reabrió las negociaciones con las cámaras del sector, con la intervención del Ministerio de Trabajo, y pidió anticipar a junio la rediscusión del aumento que inicialmente iba a efectuarse en agosto. 

En ese marco, y si bien oficialmente el gremio no dio detalles respecto a la suba adicional pretendida, fuentes del sector deslizaron que la apuesta es conseguir una mejora que lleve el aumento anual a cerca del 40%, es decir 11% más que lo firmado en febrero.

"El relevamiento de expectativas del mercado, del Banco Central dice que la inflación va a ser de más de 40%. Entonces iremos haciendo acuerdos cortos que vayan en sintonía con la inflación para que no haya pérdida de poder adquisitivo", aseguró Sergio Palazzo su secretario general, al diferenciar la estrategia del gremio. 

2 Finaliza el paro del campo y se abren propuestas de diálogos

El presidente Alberto Fernández se reunió con el Consejo Agroindustrial Argentino (CAA) y prometió que reimpulsará el proyecto de ley agroindustrial. También dijo que se buscarán soluciones alternativas al cierre de las exportaciones de carne.

Durante la tarde del martes (01/06), el CAA le había pedido una audiencia al Presidente para debatir en relación al cepo exportador cárnico. Ese mismo día el nucleamiento de 61 cámaras también advirtió que el proyecto de ley agroindustrial que trabajaron en el último año los funcionarios y los equipos técnicos de cámaras privadas, no mostrara avances.

El miércoles (02/06) en la Casa Rosada y Alberto Fernández quien estuvo acompañado por los ministros de Economía, Martín Guzmán, de Interior, Wado de Pedro, de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y de Agricultura, Luis Basterra se reunió con José Martins, presidente de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires y vocero de las cámaras del sector, Dardo Chiesa, coordinador de la Mesa de las Carnes, Gustavo Idígoras, titular de la cámara de exportadores de granos y subproductos, y Alfredo Paseyro, director ejecutivo de la Asociación de Semilleros Argentinos (ASA). Todo ellos integrantes del Consejo Argroindustrial.

El CAA que nuclea a entidades de todo el país recibió el compromiso del Presidente de la Nación respecto a lo prioritario y el pronto tratamiento legislativo del proyecto de ley de inversiones agroindustriales federal, inclusiva y sustentable que podría generar hasta 700 mil puestos de empleos e incrementar en 15 mil millones de dólares las exportaciones anuales, sin requerir subsidios, para lo cual el Gabinete Económico se encuentra realizando los últimos ajustes técnicos.

Respecto a la suspensión de exportaciones de carne bovina por 30 días, se plantearon las posturas del CAA y el Presidente de la Nación  manifestó la necesidad de una rápida solución y entendimiento para el abastecimiento interno, a los efectos de levantar la medida de suspensión de exportaciones.

Los representantes del sector privado acordaron con las autoridades Nacionales en profundizar la búsqueda de políticas consensuadas de largo, mediano y corto plazo para corregir la situación y equilibrar el contexto promoviendo la oferta de alimentos para atender tanto demanda del mercado interno como el de exportación.

En el mismo sentido, el miércoles (02/06) la Mesa de Enlace también pidió un encuentro con Fernández, quien en el último tiempo el Gobierno se notó más proclive a dialogar con las cámaras del sector y no sólo con las 4 entidades gremiales: CRA, Coninagro, Federación Agraria y Sociedad Rural, que salen de un paro de 14 días.

En tanto, los sectores piensan como seguir tras el cierre del cese de comercialización de hacienda auspiciado por la Mesa de Enlace, que pese al malestar de los productores que representa, abrirá una instancia de diálogo.

"Hoy, hablar de soluciones es apresurado. Estamos buscando alternativas", dijo Daniel Urcía, presidente de la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas (FIFRA), quien es uno de los habituales participantes en las reuniones con el Gobierno.

3 Ni los autos usados se salvan

Las ventas del sector más buscado cuando se habla de mirar cuidar los gastos tuvo un mayo horrible con caídas que alcanzaron el 24,3% respecto de abril, en medio de fuertes altibajos en la actividad de los concesionarios y el golpe de la segunda ola.

Así lo informó la Cámara del Comercio Automotor (CCA), cuyo secretario, Alejandro Lamas, advirtió que mayo, con 88.210 unidades, fue el "peor quinto mes del año en ventas desde el 2005, dejando de lado igual período de 2020, durante el primer impacto de la pandemia". "Venimos de meses inestables en la comercialización de vehículos usados, dentro de un complejo contexto económico", advirtió.

En mayo se comercializaron en la Argentina 97.226 vehículos usados, lo que representó una suba del 25,01% comparado con igual mes de 2020, cuando se vendieron 77.774 unidades. Si se compara con abril de 2021 (128.481 unidades), la caída llega al 24,3% expone el trabajo de CCA

En los primeros cinco meses del año se vendieron 640.208 autos usados, una suba del 36,54% con respecto a igual período de 2020, cuando se comercializaron 468.874 unidades.

En diálogo con la agencia NA, Lamas explicó que "hasta abril la demanda se mantenía pese a que los precios no habían encontrado un techo, pero a partir de mayo el mercado se mostró sumamente inestable. Notamos a la gente muy cauta, pese a que los precios de los autos usados empezaron a normalizarse y las terminales inundaron el mercado con bonificaciones importantes", señaló.

Lamas dijo que el público "dejó de frecuentar los salones de venta y mermaron considerablemente los llamados telefónicos y las consultas por las diferentes plataformas". En ese marco la cámara notó que "a nivel país la problemática fue similar en la mayoría de las provincias.

"La demanda se convirtió en oferta pero la gente prefirió parar las compras hasta que aclare. Dicho de otra manera, dejó de pensar en el auto para preocuparse por su situación económica", explicó el ejecutivo 

4 Precio casi de chatarra 

Dos aviones que pertenecían al empresario Lázaro Báez, condenado a 12 años de prisión por lavado de dinero, fueron vendidos en una subasta pública por el Estado en poco menos de 30.000 dólares y adquiridos por una empresa de taxis aéreos.

Usados y en buen estado, el valor de ambos aviones superaría el millón de dólares. Los que intervinieron en la operación explicaron que el precio se debe al muy mal estado en que se encuentran las aeronaves, al punto que fueron ofrecidas a una fuerza de seguridad que las rechazó tras entender que no podían volar y era muy caro reacondicionarlas.

Las máquinas subastadas fueron un Learjet35A LV-BPL, que se vendió en 1.772.535 pesos y un Rockwell Commander LV-MBY, que se vendió en 2.684.700 pesos. Ambas operaciones fueron realizadas por la Agencia de Administración de Bienes del Estado, que preside Martín Consentino, sobre la base de las valuaciones que realizó el Tribunal de Tasaciones de la Nación.

De acuerdo con una fuente del mercado aeronáutico consultadas por LA NACION, un Learjet usado puede ser encontrar por 470.000 dólares, mientas que el Rockwell Commander, también usado, puede valer entre 600.000 y 750.000 de igual moneda  Como se observa muy lejos de los 30.000 dólares que el Estado terminará recibiendo por ambas aeronaves.

Estos bienes eran parte del patrimonio de Austral Construcciones, que fue decomisado luego de que la Justicia probó que Báez realizó manobras de lavado de dinero que provenían de las corrupción de la obra pública que le otorgó el kirchnerismo y del fraude fiscal.

Las dos aeronaves estaban a la intemperie en el aeropuerto de San Fernando, deteriorándose. El Estado las habían intentado vender en dos oportunidades. Incluso una de ellas se la ofrecieron a la Policía de Seguridad Aeroportuaria que evaluó que era muy caro recuperarlas. “Son chatarra, no pueden volar”, dijo una fuente oficial.

El LearJet 35A se ofreció en 1.697.535 pesos como precio de base y se vendió por 1.772.535 pesos y el Rockwell Commander modelo 690 se vendió al precio base de 2.684.700 pesos. Fue ofrecido cuatro veces antes sin suerte.

5 El FBI confirmó que el ciberataque contra JBS fue realizado por un grupo ruso

Un reconocido grupo de piratas informáticos con lazos en Rusia está detrás del ciberataque contra el productor brasileño de carne JBS que interrumpió la producción en USA y Australia, informó este miércoles el FBI en un comunicado.

La compañía brasileña, presente en 15 países, sufrió, según las autoridades estadounidenses, un ataque de “ransomware”, que consiste en que piratas informáticos bloqueen los sistemas de una empresa o institución y pidan un rescate para que ser liberados.

JBS, que tiene la sede de sus operaciones en Norteamérica en Greeley, Colorado, controla aproximadamente el 20% de la capacidad de mataderos de ganado vacuno y porcino de Estados Unidos. El mayor empacador de carne del mundo informó que sus operaciones en México y Reino Unido “no fueron impactadas” por el ataque y que en las últimas horas han habido “avances significativos” para solucionar los daños que sí hubo en sus operaciones en “Norteamérica y Australia”.

"No está claro cuándo todas las plantas volverán a funcionar normalmente, aunque se espera que retornen a su capacidad máxima en los próximos días", dijeron funcionarios del sindicato UFCW, que representa a más de 25.000 trabajadores de JBS.

La “gran mayoría” de las plantas de carne de res, cerdo, aves de corral y alimentos preparados de la compañía estarán operativas desde mediados de semana, según un comunicado, lo que alivió las preocupaciones sobre un aumento de los precios de los alimentos.

El ciberataque ocurre después que un grupo con vínculos con Rusia lanzó el mes pasado una ofensiva similar contra Colonial Pipeline, el oleoducto más grande de Estados Unidos, que paralizó el suministro de combustible durante varios días en el sudeste del país.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario