FOCO Dios > mujer > religión

NECESARIO DEBATE

El triángulo complejo: Dios, la mujer y la religión

Mucho mito, preconcepto, capricho e injusticia en el vínculo entre la mujer y la religión, con falsos hombres de Dios en el medio.

Entre el debate propuesto por la Episcopado católico alemán, que no quiere dar el liderazgo de la Iglesia Católica Apostólica Romana; y los acontecimientos preocupantes de la represión de la mujer por el Talibán, aparece otra vez más el conflictivo triángulo, construído por hombres, entre mujer, religión y, supuestamente,Dios.

Elie Mikhael Nasrallah, nacido en el Líbano, se graduó de la Universidad de Carleton en Ottawa, con una licenciatura en Ciencias Políticas. Él escribió 3 libros: "My Arab Spring, My Canada" (Mi primavera árabe, mi Canadá, 2012), “None of the Above" (Ninguno de los anteriores, 2014), "Hostage to History" (Rehén de la historia, 2016).

Días atrás él escribió un breve ensayo en la revista 'Liberty', una publicación muy interesante de defensa de la libertad religiosa, de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, y del texto se eligieron algunos fragmentos que son muy importantes en días cuando, por el triunfo Talibán en Afganistán mucho se debate acerca de la mujer y su rol en las religiones:

"Si Dios es hombre, entonces el hombre es Dios”, comentó una vez una teóloga feminista. Una reacción bastante exagerada, pero tal vez una idea de un dilema demasiado humano, que a menudo se proyecta en el mundo de la fe.

A lo largo de la historia, siendo la historia un laboratorio confiable de la condición humana, el macho de nuestra especie, empoderado por la cultura, la religión y las normas sociales, ha sido la fuerza dominante en la larga marcha del viaje humano.

Pero miremos un poco más de cerca el tema de la religión y el papel de la mujer, o su ausencia, en las instituciones de la religión organizada.

Aunque las mujeres son en general más religiosas, o de mentalidad espiritual, que los hombres (ver el Centro de Investigación Pew, "La brecha de género en la religión en todo el mundo", 22/03/2016), a menudo se las ha tratado de manera despreocupada en el equilibrio de poder dentro del jerarquía de la iglesia, y han sido excluidos de varios roles, procesos de toma de decisiones y mucho más.

5 Religiones MÁS MACHISTAS

"Las listas estándar de las figuras religiosas más influyentes de la historia, entre ellas Abraham, Moisés, Jesús, Mahoma, Siddhartha Gautama (el Buda), tienden a ser, en forma predominante, si no exclusivamente, masculinas. Muchos grupos religiosos, incluidos los católicos romanos y los judíos ortodoxos, permiten que solo los hombres sean clérigos, mientras que otros, incluidas algunas denominaciones de la tradición protestante evangélica, han levantado esa restricción solo en las últimas décadas" (Pew Research Center).

Además, aunque las mujeres son evidentemente más religiosas que los hombres y profesan una fe y una adhesión más profundas a la narrativa religiosa tradicional, siguen estando marginadas y se les concede poco poder. Por ejemplo, en los Estados Unidos, las mujeres son más propensas que los hombres a decir que la religión es muy importante en sus vidas (60% contra 47%).

¿Por qué esta brecha entre los sexos se está convirtiendo en un tema de intenso y complicado debate académico y social?

“Al observar diferencias de género similares en otros países, principalmente en Europa, algunos científicos sociales han argumentado que las mujeres son universalmente más religiosas que los hombres en todas las sociedades, culturas y religiones. Más controvertido, algunos sociólogos incluso han teorizado que la brecha de género en la religión es de naturaleza biológica, posiblemente derivada de niveles más altos de testosterona en los hombres u otras diferencias físicas y genéticas entre los sexos" (también es un fragmento del estudio de Pew Research Center).

Religión y mujeres

En 2009, mientras se dirigía al Parlamento de las Religiones del Mundo, en Australia, el ex presidente Jimmy Carter dijo las siguientes palabras: "Las mujeres no pueden desempeñar un papel pleno e igualitario en muchas religiones, creando un entorno en el que las violaciones contra las mujeres están justificadas. La creencia de que las mujeres son seres humanos inferiores a los ojos de Dios da excusas al marido brutal que golpea a su esposa, al soldado que viola a una mujer, al empleador que tiene una escala salarial más baja para las empleadas, o padres que deciden abortar un embrión femenino".

El tema central aquí, o el problema principal, no es la comunidad de fe y los propios seguidores religiosos. Son fieles, morales y buenos ciudadanos. Más bien, son, en muchos sentidos, las interpretaciones de varios textos religiosos que están escritos en muchas religiones.

La tragedia de ser mujer en Afganistán | Journal

Tomemos, por ejemplo, las siguientes citas, citando a Nicholas D. Kristof en su artículo “Religion and Women” (Religión y Mujeres, en The New York Times):

  • “Hay mucho forraje, tanto en el Corán como en la Biblia, para aquellos que buscan una teología de la discriminación.
  • Deuteronomio declara que si una mujer no sangra en su noche de bodas, "los hombres de su pueblo la apedrearán hasta matarla".
  • Una oración judía ortodoxa da gracias a Dios, "que no me ha hecho mujer".
  • "El Corán estipula que una mujer heredará menos que un hombre y que el testimonio de una mujer cuenta la mitad de un hombre".

Por supuesto, hay aspectos culturales y personales en estas citas; y la interpretación y los asuntos de autoridad entran en la discusión, pero algunos los han utilizado para confirmar la horrenda estigmatización social de las mujeres en la sociedad y en la iglesia. Por supuesto, hay aspectos culturales y personales en estas citas; y la interpretación y los asuntos de autoridad entran en la discusión, pero algunos los han utilizado para confirmar la horrenda estigmatización social de las mujeres en la sociedad y en la iglesia.

Pero no se equivoque al respecto: la religión organizada avanzó y creó el entorno moral para luchar contra la esclavitud y el analfabetismo, y contribuyó a la revolución científica en Europa. Pero no se equivoque al respecto: la religión organizada avanzó y creó el entorno moral para luchar contra la esclavitud y el analfabetismo, y contribuyó a la revolución científica en Europa.

Siempre hay dos caras de cada moneda. La fe religiosa es el gran bálsamo para el alma de la sociedad, y encontrar al Dios verdadero es la mayor búsqueda.

El Antiguo Testamento promete que “me buscaréis y me encontraréis cuando me busquéis con todo vuestro corazón” (Jeremías 29:13).

“Otro excelente precedente es la esclavitud. Cada una de las religiones abrahámicas tuvo que lidiar con instituciones sociales de esclavitud. Mahoma poseía esclavos y San Pablo parece haber perdonado la esclavitud. Sin embargo, los pioneros del movimiento abolicionista fueron cuáqueros y evangélicos como William Wilberforce. La gente de fe finalmente trabajó ferozmente para derrocar una institución opresiva que las iglesias habían tolerado previamente. Hoy, cuando las instituciones religiosas excluyen a las mujeres de sus jerarquías y rituales, la implicación inevitable es que las mujeres son inferiores", afirmó Kristof.

Para expandirse y florecer en nuestra era de secularismo, modernidad y diversidad, las iglesias deben adaptarse y abrazar a las mujeres como nunca antes. Como ocurre con todos los aspectos de la fe, la verdad vital e irreductible debe distinguirse de la invención humana. Las mujeres son líderes en los estudios universitarios y el analfabetismo está prácticamente erradicado en América del Norte en un grado considerable. Las mujeres están afirmando su lugar en la sociedad y han sido empoderadas por los nuevos modos de producción, tecnología, comunicaciones y acceso a Internet. No enfrentan barreras físicas; no se ven disminuidos en potencial por trabajos duros de agricultura y manufactura; y ahora son necesarios para hacer avanzar nuestra economía y nuestros esfuerzos públicos.

Sin embargo, los obstáculos y las viejas normas dentro de la religión organizada siguen presentes y perdurables. “El Servicio de Noticias Religiosas calculó en 2015 que la mayoría de las religiosas pertenecen a una denominación que generalmente les prohíbe convertirse en líderes. Es una vergüenza para la humanidad que durante milenios algunos hayan puesto un sello divino en la discriminación contra la mujer, insistiendo en que la desigualdad es realmente sagrada". (Esto también es de Nicholas D. Kristof en “God and Her (Female) Clergy” o Dios y su (femenino) clero", también en The New York Times).

Cualquier cultura de la iglesia que enseñe a las mujeres a ser sumisas o humilladas, o tolerantes al abuso, debe ser reemplazada por una nueva agenda de reforma y un nuevo pensamiento de inclusión y compasión. Para que la libertad religiosa tenga una presencia significativa, debe equiparar a los sexos con derechos y responsabilidades compartidos. La enseñanza a menudo aplicada incorrectamente sobre la jefatura masculina, el estigma que rodea al divorcio que parece más probable que recaiga sobre las mujeres, y las experiencias de acoso de las mujeres, todo indica que se necesitan reformas serias y urgentes (...) Cualquier cultura de la iglesia que enseñe a las mujeres a ser sumisas o humilladas, o tolerantes al abuso, debe ser reemplazada por una nueva agenda de reforma y un nuevo pensamiento de inclusión y compasión. Para que la libertad religiosa tenga una presencia significativa, debe equiparar a los sexos con derechos y responsabilidades compartidos. La enseñanza a menudo aplicada incorrectamente sobre la jefatura masculina, el estigma que rodea al divorcio que parece más probable que recaiga sobre las mujeres, y las experiencias de acoso de las mujeres, todo indica que se necesitan reformas serias y urgentes (...)

FUENTE: Urgente24

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario