DEBATE INTERNACIONAL

Combinación de vacunas: urgencia versus evidencia científica

Esta semana la canciller Angela Merkel demostró su apoyo al cruce vacunal, aplicándose la segunda de Moderna tras haber recibido AstraZeneca en abril. Mientras, en Argentina, se debate aplicar AstraZeneca por la falta del componente 2 de Sputnik V.

Todas las vacunas disponibles contra la COVID-19 fueron originalmente diseñadas en dos dosis, con excepción de Janssen de Johnson & Johnson (J&J) y Convidecia de Cansino Biologics. Este año, se incorporó también la versión monodosis de Sputnik V, denominada Sputnik “Light”

Aplicar primeras dosis a la mayor cantidad de población y atrasar las segundas, fue una estrategia sanitaria y política que se llevó a cabo en Argentina, como varios países del mundo sin suministros suficientes. Pero la nueva variante Delta pone en jaque la decisión y exige completar los esquemas para aumentar la protección.  

En Argentina se suma la presión política de año electoral y el gobierno evalúa su jugada: insistir el cumplimiento del contrato por parte del Fondo Soberano de la Federación Rusa o explorar la combinación de vacunas. 

El cruce vacunal o "mix and match" no es ninguna una novedad, sino que ya existía en el mundo pre coronavirus. El objetivo es reforzar y potenciar la inmunidad.

Sin embargo, al hablar de la COVID-19, las investigaciones son escasas en torno a ciertas combinaciones y nulas en otras. En este contexto, la pandemia vuelve a plantear el debate: urgencia versus evidencia científica. 

 

Urgencia 

En enero, el Reino Unido sentó un precedente al implementar la posibilidad de recibir una segunda inyección diferente a la primera. El cambio de lineamientos se basó en hipótesis, en conjeturas hechas con el conocimiento disponible. En aquel momento no existían datos científicos que demostraran que la medida sería inocua y eficaz. 

Con el correr de los meses también permitieron el cruce vacunal: Italia, Alemania, Francia, Canadá, Emiratos Árabes, Noruega, Corea del Sur y España.

No obstante, la motivación principal en estos países fue la prohibición de AstraZeneca para menores de 60 años por dudas acerca de trombos sanguíneos, a pesar de que la Agencia Europea del Medicamento (EMA) asegure que los beneficios superan los riesgos

El médico Guido Rasi, exdirector de la EMA, explicó que la mezcla de fórmulas no sólo no es peligrosa, sino que "puede que sea beneficiosa, porque es probable que el sistema inmunológico responda mejor a estímulos más amplios y diversos"

En este sentido, la canciller alemana Angela Merkel, de 66 años, recibió esta semana una segunda dosis de Moderna después de haber sido inoculada el 16 de abril con la primera de AstraZeneca. 

 

Evidencia 

En línea con su postura particularmente cautelosa, la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que no hay suficientes datos para tomar la decisión de combinar vacunas y recomienda no intercambiar fórmulas.  

“Las recomendaciones se actualizarán a medida que se disponga de más información sobre la intercambiabilidad entre productos vacunales y sus plataformas” (OMS).

En la búsqueda de respuestas, investigadores de la Universidad del Sarre de Alemania concluyeron que la personas que primero se vacunaron con AstraZeneca y después con BioNTech-Pfizer mostraron una respuesta inmune más fuerte que la de aquellos que recibieron dos dosis de la primera. 

Es decir que el cruce vacunal podría ser más que una solución de emergencia, dados los beneficios hallados en el estudio con 420 participantes.  

Otro de los estudios que ha servido de sustento para continuar con el "mix and match", fue CombivacS del Instituto de Salud Carlos III de España.

Se trata del primero a escala global que ofreció datos sobre la inmunogenicidad derivada del uso combinado de dos fórmulas distintas. Los científicos evaluaron la Pfizer en 663 personas menores de 60 años que ya habían recibido una primera dosis de AstraZeneca. 

Los resultados preliminares señalaron una potenciación del sistema inmunitario mientras que los efectos adversos continuaron dentro del espectro de lo esperado.  

Las críticas estudio español es que no incluyó un grupo de control. Pero si los resultados finales confirman los iniciales, la combinación de AstraZeneca con Pfizer se afianzará como una prometedora vía para inmunizar a la población con acceso a estas fórmulas.  

 

El caso de Sputnik V y su versión monodosis 

Ahora bien, en Argentina, el debate plantea otras dificultades. Sumado a los sistemáticos cuestionamientos a la vacuna rusa por parte de grupos opositores al gobierno, las investigaciones en Europa no aplican plenamente en el país dado que no incluyen a Sputnik V.  

Además, el gobierno no ha cerrado contratos con farmacéuticas que desarrollen fórmulas ARNm, como Pfizer y Moderna.  

El asunto mesurado por las autoridades es utilizar el segundo componente de AstraZeneca en vacunados con el primero de Sputnik V, dado que serían dos dosis de la misma tecnología (vectores virales). 

De momento, el Ministerio de Salud de la Nación no recomienda la intercambiabilidad

No obstante, los niveles de eficacia de la primera inyección de la fórmula rusa son comparables a los porcentajes de esquemas completos con otras vacunas. 

La eficacia de la denominada Sputnik "Light", que no es más que el primer componente de Sputnik V, oscila entre el 78,6 y 83,7%. Con el esquema completo el número asciende al 97%. 

El análisis de los datos obtenidos de más de 186 mil personas de 60 a 79 años, de entre las cuales más de 40 mil recibieron una sola inyección, demostró el potencial de la versión monodosis de Sputnik V.  

Con todo, el gobierno anunció ayer la llegada de más primeros y segundos componentes durante el fin de semana y el arribo del principio activo para la producción en el Laboratorio Richmond del componente 2.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario