Leído

Sportivo Bragarnik no le tuvo piedad a Lanús y ganó su 1era Sudamericana

Sab, 23/01/2021 - 8:21pm
Enviado en:
Por Urgente24

Defensa y Justicia, manejado por el empresario Christián Bragarnik, se consagró este sábado (23/01) campeón de la Copa Sudamericana 2020 tras ganarle en el partido final a Lanús 0-3 en el estadio Mario Alberto Kempes de Córdoba.

4c515dc1b4221bd9727fe763f552e56b.jpg

Contenido

El estadio Mario Alberto Kempes de la provincia de Córdoba fue testigo de la consagración de Defensa y Justicia, por primera vez en su historia, campeón de la Copa Sudamericana 2020 tras ganarle a Lanús con goles convertidos en el primer tiempo por Adonis Frías, a los 34’ (Defensa y Justicia) y en la segunda mitad anotaron Braian Romero, a los 16’ (Defensa y Justicia) y Washington Camacho, a los 46’ (Defensa y Justicia).  

El “Halcón” de Florencio Varela se instaló en la definición luego de haber dejado en el camino a Sportivo Luqueño de Paraguay, Vasco da Gama y Bahía, ambos de Brasil, y Coquimbo Unidos de Chile.

Los dirigidos por Hernán Crespo ingresaron a la Sudamericana luego de haber quedado eliminados en la fase de grupos de la Copa Libertadores (fueron terceros en el Grupo G, detrás del finalista Santos y Delfín, de Ecuador) y por eso ingresaron en una fase más adelantada que Lanús, por lo que jugaron ocho partidos, con cinco victorias y tres empates.

La final en Córdoba fue la segunda a partido único y en cancha neutral, tras la jugada en 2019 en Paraguay, cuando Independiente del Valle, de Ecuador, venció en la definición a Colón de Santa Fe por 3-1.

Por su parte, el “Granate”, campeón de la Copa Conmebol en 1996 y de la Sudamericana en 2013, avanzó a la final tras eliminar a Universidad Católica de Ecuador, San Pablo de Brasil, Bolívar de Bolivia, y a los argentinos Independiente y Vélez.

El equipo dirigido por Luis Zubeldía jugo en total 10 partidos, de los cuales ganó ocho, empató uno y perdió el restante.

Defensa y Justicia y Lanús fue la octava definición de un torneo organizado por la Conmebol que tuvo como protagonistas a equipos argentinos. 

La primera fue en la Supercopa de 1989 entre Boca Juniors e Independiente y la última la definición de la Copa Libertadores 2018 en el estadio Santiago Bernabeu, el estadio del Real Madrid, entre River Plate y Boca Juniors.

Supercopa 1989: la primera final argentina fue en 1989 cuando Boca le ganó la definición de la Supercopa a Independiente. El 22 de noviembre fue empate 0 a 0 en la Bombonera y el 29 se repitió el resultado en Avellaneda. Boca, dirigido por Carlos Aimar, se quedó el trofeo al vencer 5-3 en definición con remates desde el punto penal marcando el último Blas Armando Giunta, mientras que Carlos Fernando Navarro Montoya había detenido el remate de Luis Fabián Artime.

Supercopa 1994: en 1994 llegó el desquite para el “Rojo” y le ganó la Supercopa a Boca, tras igualar 1-1 en la Bombonera el 2 de noviembre con goles de Sebastián Rambert y Sergio Martínez para los “xeneizes”, y venciendo de local una semana más tarde, el 9 de noviembre, por 1-0 con otro tanto del “Avioncito” Rambert.

Recopa Sudamericana 1995: la Recopa Sudamericana se jugó en Tokio (Japón) el 9 de Abril de 1995. El “Rojo” era campeón de la Supercopa y Vélez Sarsfield, dirigido por Carlos Bianchi, de la Copa Libertadores ganada al San Pablo de Brasil. Ganó Independiente 1-0 con gol de José Tiburcio Serrizuela.

Recopa Sudamericana 1997: la jugaron River (campeón de la Libertadores) y Vélez (ganador de la Supercopa) y el triunfo velezano fue en la ciudad japonesa de Kobe el 13 de abril. El cotejo culminó 1-1 con goles de Enzo Francescoli y José Luis Chilavert, de tiro penal, y en la definición con remates desde el punto penal ganó Vélez 4-2.

Recopa Sudamericana 2008: Boca (Campeón de Libertadores) se quedó con el trofeo al vencer a Arsenal de Sarandí (campeón de Sudamericana) el 13 de agosto. Los boquenses ganaron 3-1 en el estadio de Racing, con goles de Martín Palermo, Rodrigo Palacio y Sebastián Battaglia, descontando Facundo Sava.

Recopa Sudamericana 2014: River, vencedor de la Sudamericana, le ganó la final a San Lorenzo, campeón de la Libertadores. El 6 de febrero de 2015 en el Monumental el “Millonario” ganó 1-0 con tanto del uruguayo Carlos Sánchez y 11 del mismo River repitió la victoria con el mismo resultado e igual goleador, el “Charrua” Sánchez

Copa Libertadores 2018: River le ganó la Libertadores a Boca en una inolvidable final llena de postergaciones, por la lluvia en el primer cotejo en la Bombonera, y en el Monumental por la violencia de los hinchas de River agrediendo al micro que trasladaba al plantel boquense.

La ida fue 2-2 en la Boca, el 11 de noviembre, con goles de Ramón “Wanchope” Abila y Darío Benedetto para el local y Lucas Pratto y Carlos Izquierdoz, en contra, para la visita. El desquite fue en el Bernabeu, el estadio del Real Madrid, el 9 de diciembre, y River triunfo 3-1 con tantos de Pratto, Juan Fernando Quintero y Gonzalo Martínez, marcando para el “Xeneize” el “Pipa” Benedetto.

En Urgente24 mencionamos el “Halcón” de Varela es el equipo del “momento” en el fútbol argentino tras ascender a Primera División en 2014. Pero ¿cómo se explica este despegue de Defensa y Justicia?, la respuesta está en el empresario Christián Bragarnik quien emerge como el referente del grupo empresario que hizo posible el ascenso. Aunque su influencia en el fútbol argentino va mucho más allá de Florencio Varela. Una de las operaciones que despertó la polémica fue la llegada de Juan Martín Lucero, goleador de la B Nacional con Defensa, al Independiente de Jorge Almirón

Bragarnik viene trabajando desde 2008 para transformarse en el representante más influyente del fútbol argentino. Entonces, ya llevaba años como asesor legal y representante futbolístico en México. Esa temporada llevó a Colón como entrenador a su amigo Antonio Mohamed. Según Redacción Santa Fe, durante la gestión de Germán Lerche, Bragarnik fue el representante que más jugadores (diez) acercó al club, según una nota publicada en la Revista Un Caño.

Con Mohamed como técnico, Colón contrató a siete futbolistas que él representaba. La mayoría, después jugó en Defensa y Justicia. Los directivos le tenían tanta confianza que en 2010, cuando vendieron a Facundo Bertoglio a Ucrania, la operación más importante en la historia del club, viajó solo el representante para cerrar el pase, según lo publicado por Un Caño.

Para la misma época, la prensa chilena señalaba que Atlante le había vendido a Bragarnik, “un empresario allegado”, el pase del delantero Cristián Canío, sin el consentimiento del jugador. Seis meses después, en 2009, Canío pasó a San Martín de Tucumán. Debutó de local con tres goles ante Independiente y tras un semestre regresó a Chile, reveló Un Caño.

En esa temporada 2008-2009, acercó a Godoy Cruz a Diego Cocca, que había sido dirigido por Mohamed en Querétaro en 2005. Cuando el entrenador se fue a Gimnasia LP, Bragarnik se juntó con José Mansur, presidente del “Tomba”, y le propuso contratar al Turco Omar Asad. Tras dos etapas en Mendoza, Asad se fue a dirigir a Atlas de México. Desde esa época, afirma El Sol de Mendoza, al menos 20 jugadores que pasaron por Godoy Cruz están representados por este empresario, entre ellos Gonzalo Díaz, que ahora juega en el América de Mohamed. La mayoría también pasó por Defensa y Justicia.

En 2009, Bragarnik, amigo de Diego, hijo del presidente José Lemme, desembarcó en Defensa y Justicia como la cabeza de “un grupo inversor” que tenía intenciones de poner dinero en el fútbol del club. Lemme, además tesorero de la AFA, le contó a El Gráfico que se trata de “gente amiga que me traen jugadores pero que no ganan dinero con el club. Ellos confían en nosotros y nosotros en algunas cosas en ellos”. Sin un contrato firmado, aseguran que mantienen un vínculo de confianza.

Sin embargo, hace casi dos años, hubo dos razones por la que su premeditado perfil bajo se rompió: la polémica llegada de Mauro Zárate a Boca; y el deseo del entonces presidente Mauricio Macri para que Jorge Almirón fuera el reemplazante de Jorge Sampaoli en la Selección. La lectura –un poco lineal, pero no por eso inválida– se hizo rápido: Macri-Angelici-Bragarnik-Almirón. Porque Almirón, como muchos de los principales técnicos argentinos, es uno de los representados del imperio Bragarnik, que tiene más de 100 futbolistas en su órbita de influencias, según una nota publicada en el Diario Perfil.

En Boca narran un ejemplo para entender cómo construyó su poder Bragarnik. Cuando el club se interesó por Ramón “Wanchope” Ábila, Cruzeiro lo había tasado en cinco millones de dólares. En Belo Horizonte no querían moverse de esa cifra. Pero después, como los brasileños debían varias cuotas, Bragarnik intervino en la negociación. ¿El resultado? Boca compró la mitad de su pase en un millón y medio de dólares. “No es que tenga influencias en nuestro club. Nosotros lo buscamos por negociaciones puntuales, y él se lleva un porcentaje acordado”, explican. “La verdad, nunca tuvimos un problema. Se maneja bien”, según publicó Perfil.

Boca terminó de acomodar una vidriera que Bragarnik empezó a darle forma con Diego Cocca y Gustavo Bou, dos de los pilares en los que se basó el Racing campeón del torneo de 2014. Porque hasta allí, hasta ese #RacingPositivo que festejó por su atropellada final, Bragarnik era un representante que se movía con comodidad en la patria baja del fútbol doméstico. Su poder estaba anclado en Defensa y Justicia, Arsenal y Godoy Cruz. Ocasionalmente, en algún otro. Hoy, de esos tres, sólo sigue vinculado al club de Florencio Varela. “Nos une una gran amistad. Y sí, le da un asesoramiento al club, con contrataciones. Es una excelente persona. Y dentro de la gente que está en el fútbol, es de los más normales”, reprodujo el diario PERFIL el presidente de Defensa y Justicia, José Lemme. 

Según los registros oficiales, nació el 13 de agosto de 1971 y creció en el barrio de Flores, donde alimentó, como la mayoría de los pibes argentinos, sus sueños de ser futbolista profesional. En su imaginación, jugar en Vélez, equipo del que es hincha, y hacerle un gol a Brasil en la final de un Mundial era un logro al alcance de la mano.

Pero la realidad lo confinó a un lugar más modesto en la cancha: como volante central, hizo Inferiores en Comunicaciones y Almagro y su carrera se limitó a un paso por la última categoría del fútbol nacional, la D, donde jugó en Justo José de Urquiza y Yupanqui.

Como en esa escala amateur el fútbol no da de comer, para sustentarse Bragarnik se conchabó en un videoclub llamado Leiland, de la calle Yerbal casi esquina Bogotá. Y ahí, mientras alquilaba películas de misterio y comedias románticas, mataba el tiempo editando videos de su pasión, el fútbol, ofreciéndoselos a los representantes del momento. El oficio lo había aprendido haciendo fiestas de casamiento, según Infobae.

En breve, su matrimonio sería con la redonda. Porque tras ocho años de trabajar para otros y recibirse de abogado, entendió que con un buen material de jugadas, cualquier jugador podía ser mostrado y conchabado en Latinoamérica.

Argentina entraba en su peor crisis económica de la historia y él buscó su salida. Terminaba 2001 y le propuso a Mariano Monrroy, un volante de Arsenal con buen pie, que era cliente de su videoclub, hacerle un compilado de sus mejores jugadas y ofrecérselo a Eduardo Fuentes, un ex jugador que en su carrera transhumante había recalado buen tiempo en el Cruz Azul de México, que también alquilaba películas en su local y tenía contactos en tierras aztecas.

El video viajó por DHL y terminó seduciendo al equipo Irapuato, filial de Ascenso del más importante Querétaro. El pase se hizo en 400.000 dólares y Bragarnik se ganó la estima de una familia de peso: los Grondona.

Como si fuera poco, el volante la rompió y el flamante representante vio el filón: se quedó en Querétaro como empleado del grupo que manejaba el club a cambio de 10.000 dólares por mes. Y en un año, ascendió del “pibe que trajo al argentino talentoso” a presidente de la institución.

Claro que había un problema: el dinero de la institución provenía del narcotráfico, como en el 70% del mercado futbolístico mexicano por entonces. De hecho su mayor accionista, Tirso Martínez Sánchez, quedó detenido acusado de lavar dinero narco en Irapuato y Querétaro.

El Departamento de Estado norteamericano había puesto una recompensa de 5 millones de dólares para quien lo capturara, según había publicado por entonces el diario Reforma. 

Así, en 2004 y tras una investigación de la Procuraduría de México, el equipo fue dado de baja por la Federación. Bragarnik volvió a la Argentina pero ya no al videoclub: con la red de contactos hecha, tenía en claro que viviría del fútbol, reveló Infobae.

De esa manera logró meterse primero con equipos del Ascenso. Y los Grondona jamás olvidarían aquella primera operación.

Sus detractores dicen que su amistad con Julito, el hijo del Jefe, fue su trampolín definitivo. Sus amigos dicen que la diferencia la hizo laburando 14 horas por día. 

Como sea, viajó junto a Arsenal a Guadalajara para un partido de Copa Sudamericana en 2007 y allí se relacionó con Jorge Hank hijo, primogénito del hombre que maneja el Grupo Caliente en México, que tenía el club Xolos de Tijuana y era dueño de hipódromos, bingos, casinos y financista del hegemónico Partido Revolucionario Institucional de México.

Se convirtió, entonces, en asesor futbolístico de ese imperio, con un detalle: el Grupo Caliente estaba investigado en Estados Unidos por ser presuntamente el vínculo de los narcos para lavar dinero de la droga y Hank padre terminó preso después de que le encontraran 88 armas de guerra en su casa, aunque salió indemne tras 15 días en la cárcel. Otra vez las peores sospechas pendían sobre su cabeza.

“El trabajaba con multimillonarios, sí, pero no preguntaba de dónde venía o salía la plata. Sólo asesoraba en la llegada de técnicos y jugadores. Y como le iba bien, empezaron a llamarlo de todos los clubes mexicanos, con lo que eso significa”, cuenta un amigo que pide reserva y que asegura que Bragarnik ni siquiera toma una copa de vino en las comidas.

Por entonces, México era el destino que más pagaba y todos los clubes argentinos y jugadores que querían entrar al mercado, negociaban con él. Entonces se convirtió en el nexo definitivo.

Pero pasar de representante de futbolistas a intermediario de pases fue sólo el primer escalón. El segundo consistió en meterse de lleno en el fútbol argentino. 

Gerenció de hecho Defensa y Justicia y entre capitales mexicanos y buenos resultados deportivos, amplió sus tentáculos: empezó a tallar fuerte en Cuyo con Godoy Cruz a la cabeza, en los equipos santafesinos y cordobeses, también en Tucumán hasta recalar en Racing e Independiente al mismo tiempo con técnico y jugadores propios en 2014.

Y después Boca, cuya puerta de entrada fue el pase de Benedetto a quien trajo, claro, de México en un negocio que muestra cómo apuesta: no le cobró la habitual comisión del 7% al club comprador (el pase se hizo en 5 millones de dólares, así que resignó del Xeneize 350.000 verdes) pero a cambio se quedó con la plusvalía del 10% sobre cualquier futura venta del goleador, que hoy está valuado en 30 millones.

El rendimiento del punta encandiló a Daniel Angelici quien vio al intermediario como un filón y lo adoptó como hombre propio. Y desde ese lugar, más su red de buscadores de talento, hizo un imperio. 

Hoy maneja cotizadísimos técnicos, entre ellos Edgardo Coudet, Jorge Almirón, Antonio Mohamed, Sebastián Becaccece, Diego Cocca, Leonardo Madelón, Darío Franco, y muchos de sus jugadores top como los hermanos Bou, Donatti, Iván Marcone y más recalan en el club donde van sus entrenadores. 

Estuvo en la mira de la AFIP cuando vendió un jugador de Defensa y Justicia, Julio Rodríguez, a Sinaloa por una cifra exigua: 80.000 dólares. Y la Unidad de Información Financiera generó un Reporte de Operación Sospechosa donde se hacía referencia al destino mexicano y el pasado del representante en clubes cuestionados. La sospecha de capitales extraños revoloteando otra vez. Pero salió indemne tras probar que no había nada raro.

“Eso fue una operación que vino de sus enemigos que veían cómo les comía el mercado. Julito Rodríguez tenía ocho partidos en el ascenso y lo vendió afuera. Fijate dónde está hoy, en Capiatá de Paraguay. Era medio pelo y fue un negoción para Defensa”, afirman sus defensores.

Y así como salió de esa situación, salió de todas las que enfrentó hasta el momento. Como cuando la Policía atrapó a Leonardo Fariña en 2013 con una camioneta BMW robada. Al otro día, quién se presentó a reclamarla como dueño real fue… sí, Bragarnik.

En la causa judicial consta que se la habían robado un mes antes en la zona de Lanús, pero entre sus antecedentes mexicanos y el nombre Fariña, la duda volvió a instalarse. Pero él hizo una vez más oídos sordos, mostró el fallo judicial y se siguió ampliando. Compró a través de la empresa Andes Inversiones Deportivas junto a los hermanos Sebastián y Ricardo Pini (este último esposo de la animadora infantil Panam), el club Unión La Calera, de Chile, que fuera en su momento de Sergio Jadue, el ex mandamás del fútbol trasandino involucrado en el FIFAGate y que está con prisión domiciliaria en Miami a la espera de su condena. 

Esta experiencia lo pone para muchos en la lista de largada si en la Argentina se aprueba la transformación de los clubes de Asociaciones Civiles sin fines de Lucro en Sociedades Anónimas Deportivas, tal como es el sueño del tándem Macri-Angelici, casualmente sus buenos amigos. 

Por su oficina pasan cientos de jugadores que quieren firmar con él, técnicos de renombre a los que representa y buscadores de talento a los que tiene como monotributistas y después divide dividendos si el futbolista triunfa.

Por eso su empresa, Score Fútbol S.A. que está registrada desde 2011 y cuenta con dos socios, Gustavo Papagna y Marcelo Valeri, apenas cuenta con tres empleados. 

La misma tiene como funciones, entre otras, ejercer representaciones, mandatos, gerenciamientos, comisiones e intermediaciones; gestiones de negocios y administración de bienes; adquirir y vender derechos económicos de jugadores de futbol; promocionar actividades de deportistas, deportivas y espectáculos en los medios de comunicación. 

Ni bien se puso en marcha el primer capítulo, el elenco de Florencio Varela atacó de entrada por el lateral izquierdo de la mano de Rafael Delgado y de Valentín Larralde que lanzó un remate de media vuelta que quedó en las manos del arquero Lautaro Morales

De ahí, el “Halcón” estuvo bien parado en el fondo y se mostró prolijo con el manejo de la pelota. Al margen del dominio de Defensa y Justicia, Lanús demostró, hasta esos momentos, que tuvo argumentos para atacar ya que estuvo firme en el medio campo. Por otro lado, el equipo comandado por Hernán Crespo le impidió al “Granate” construir juego desde la mitad de cancha con los desbordes de Enzo Fernández junto con Braian Romero que lanzó un disparo que contuvo el guardavalla Morales.

A raíz de la andanada del “Halcón”, todo Lanús se refugió en su campo aunque Defensa se mantuvo firme y siguió generando peligro. Por eso, el elenco de Luis Zubeldia no tuvo conexión entre mediocampistas y delanteros porque Defensa apelaba al pelotazo como única forma buscar variantes en el ataque.

Por lo tanto, los méritos de Defensa y Justicia tuvieron su recompensa con un golazo de Adonis Frías tras un mal rebote de Guillermo Burdisso que convirtió el 0-1 a los 34’. A causa de la desventaja, el “Granate” intentó salir a atacar de la mano de Nicolás Orsini y de José “Pepe” Sand que rápidamente desactivó Adonis Frías. 

En el cierre, Defensa supo detener los avances de Lanús con buen toque y recuperación de pelota, en tiempo adicionado, Walter Bou le sirvió un centro a Francisco Pizzini que no llegó a rematar al arco de Lautaro Morales.

Al despuntar el segundo episodio, el “Halcón” de Varela repitió el mismo libreto del inicio de las acciones y mantuvo su estructura de juego de ataque. A partir de ahí, Bou y Romero marcaron el desequilibrio en la ofensiva mientras que el “Granate” se sentía impotente y recurría a las faltas.

Con el correr de los minutos, Defensa y Justicia siguió mostrando seguridad sobre su campo y rápidamente salía al ataque. A pesar del dominio del “Halcón”, Lanús empezaba a vislumbrar una mini recuperación futbolística con mucha actitud, recuperación de la pelota y compromiso de sus dos delanteros. En ese momento, “Pepe” Sand estuvo cerca de anotar el empate que desactivó David Martínez.

Cuando el “Granate” empezaba a recomponerse en lo futbolístico, apareció Braian Romero que con un remate de “sombrerito” anotó el 0-2, a los 16’. Por consiguiente, el elenco de Crespo siguió presionando, al mismo tiempo, los de Zubeldía estuvieron desbordados y presionaron con mucho desorden.  

En el epílogo, apareció Washington Camacho y estampó 0-3 para Defensa y Justicia tras un pase desde la izquierda de Miguel Ángel Merentiel que desató el festejo por el primer título internacional de los de Florencio Varela.

Ahora, el “Halcón” de Varela  tendrá derecho a jugar la final de la Recopa Sudamericana ante el vencedor de la Copa Libertadores 2020, que definirá el próximo sábado (30/01) al ganador entre los brasileños Palmeiras y Santos, en el estadio Maracaná, en Rio de Janeiro.