Joe Biden > Isis-K > talibanes

DRONES Y DENUNCIAS

Ataque de Joe Biden a Isis-K pero ya cede el aeropuerto

El canciller argentino Felipe Solá confesó su admiración por Joe Biden. Sin embargo, la impericia de Joe Biden también explicaría la de Felipe Solá

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ordenó un ataque con drones contra posiciones de Isis-K en respuesta al doble atentado en el aeropuerto de Kabul. Pero Biden no lo acordó con los talibanes, quienes entonces denunciaron una violación de su espacio aéreo por USA y aumentaron su presión sobre el aeropuerto de Kabul donde Biden intenta rescatar a unos 1.000 estadounidenses que aún permanecen en Afganistán.

Es evidente que Biden intentó ejecutar un acto para agradar a la opinión pública estadounidense y por ese motivo afirmó:

Este ataque no fue el último. Continuaremos persiguiendo a cualquier persona involucrada en ese atroz ataque y haremos que pague. Este ataque no fue el último. Continuaremos persiguiendo a cualquier persona involucrada en ese atroz ataque y haremos que pague.

Sin embargo, luego Biden agregó:

Nuestros comandantes me informaron que es muy probable que se produzca un ataque en las próximas 24 a 36 horas. Les indiqué que tomaran todas las medidas posibles para priorizar la protección de la fuerza. Nuestros comandantes me informaron que es muy probable que se produzca un ataque en las próximas 24 a 36 horas. Les indiqué que tomaran todas las medidas posibles para priorizar la protección de la fuerza.

El Pentágono dijo que su ataque con drones mató a "2 objetivos de Isis-K de alto perfil y dejó a otro herido", no precisando las llamadas 'bajas colaterales' o sea los otros muertos y heridos.

El Pentágono usó un misil Hellfire especial disparado desde un avión no tripulado Reaper que salió de una base en el Golfo Pérsico.

El misil, llamado R9X, es inerte: en lugar de explotar, expulsa un halo de 6 hojas grandes almacenadas dentro de la piel del misil, que se despliegan en el último minuto para destrozar el objetivo del ataque, lo que permite a los comandantes militares identificar su objetivo y reducir la posibilidad de víctimas civiles.

https://twitter.com/BenjaminHCCarr/status/1430963520460500994

"Ningún civil resultó herido en el ataque", dijo el mayor general Hank Taylor en una conferencia de prensa.

Sin embargo, en el lugar del ataque en Nangarhar, Rahamunullah, un vecino dijo a la agencia Reuters que 3 personas murieron y otras 4 resultaron heridas, incluida una mujer, lo que contradice la evaluación del Pentágono.

El Pentágono se negó a decir si las personas atacadas en el ataque de Estados Unidos estaban directamente involucradas en el atentado suicida.

“Eran planificadores y facilitadores de Isis-K. Esa es una razón suficiente por sí sola”, dijo el portavoz John Kirby. "El hecho de que dos de estos individuos ya no estén caminando sobre la faz de la Tierra, es algo bueno".

talibanes-en-humvee.jpg

Enojo Talibán

Los talibanes condenaron el ataque estadounidense porque lo consideraron un "claro ataque contra territorio afgano".

Es decir, USA no reconoce el control de Afganistán que tiene el Talibán.

Las fuerzas talibanes cerraron el aeropuerto de Kabul a la mayoría de los afganos que esperaban ser evacuados, mientras Estados Unidos y sus aliados cerraban su caótico puente aéreo.

Los talibanes aumentaron su presión sobre el aeropuerto y los estadounidenses comenzaron a cederles los puestos de guardia.

El portavoz de los talibanes, Zabihullah Mujahid, dijo que estaban ocupando algunas posiciones dentro del aeropuerto y estaban listos para tomar el control en forma pacífica mientras las fuerzas estadounidenses intentan realizar sus últimas evacuaciones.

El portavoz del Pentágono, John Kirby, negó esto.

Lo cierto es que los talibanes desplegaron fuerzas adicionales en los puestos de control en las carreteras que conducen al aeropuerto. Los talibanes ya utilizan los vehículos Humvees y gafas de visión nocturna capturadas a las fuerzas de seguridad afganas.

Rob McBride de Al Jazeera, informando desde Kabul, dijo que desde el viernes por la noche, el ejército estadounidense ha cedido sus puestos de guardia a los talibanes en el perímetro exterior del aeropuerto de Kabul y en algunas posiciones dentro del aeropuerto cuando la fecha límite para la retirada definitiva de sus tropas es el 31/08.

El vocero talibán Zabihullah Mujahid dijo a la agencia de noticias Reuters que los talibanes esperan el control total del aeropuerto de Kabul y luego anunciarán un gabinete ministerial.

https://twitter.com/VRodriguezPhD/status/1126760100348157952

Subestimación

James Politi para Financial Times desde Washington DC escribió un interesante artículo, del que se rescata este fragmento:

El 8 de julio, Joe Biden entró en el Salón Este de la Casa Blanca para ofrecer una actualización segura sobre la retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán.

El ejército de Estados Unidos había abandonado la base aérea de Bagram, el centro de operaciones durante el conflicto de dos décadas, unos días antes y la reducción estaba "procediendo de manera segura y ordenada". Lo más importante es que no se “perdió” ningún soldado.

Biden dijo que

  • el ejército afgano estaba "mejor entrenado, mejor equipado y más competente en términos de conducir la guerra" que los talibanes, y
  • era "muy poco probable" que terminaran "invadiendo todo y siendo dueños de todo el país".

Este jueves 26/08, Biden regresó al East Room con cada una de sus suposiciones en pedazos, y la Casa Blanca enfrenta su mayor crisis desde la toma de posesión del Presidente en enero. (...)

Incluso si Estados Unidos se retira según lo planificado, después de haber presidido la evacuación de más de 100.000 civiles a través de un puente aéreo monumental desde el aeropuerto de Kabul que ya ha durado 2 semanas, el caos y el derramamiento de sangre de los últimos días corren el riesgo de dejar una mancha indeleble en la Presidencia de Biden.

El error más fundamental cometido por el Presidente de Estados Unidos y su equipo de Seguridad Nacional, incluidos los oficiales militares y de inteligencia, fue subestimar la capacidad de los talibanes para conquistar el país tan rápidamente como lo hicieron. El avance a la velocidad del rayo del grupo islamista trastornó todos los planes de salida metódica de la Administración.

“El error de cálculo clave fue la suposición de que Estados Unidos tendría el lujo del tiempo a su favor”, dijo Richard Fontaine del Centro para una Nueva Seguridad Estadounidense, un grupo de expertos en Washington. (...)".

FUENTE: Urgente24

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario