ANÁLISIS Iglesia Católica > Latinoamérica > Vaticano

WSJ

Sigue el retroceso de la Iglesia Católica en Latinoamérica

The Wall Street Journal difundió un informe "¿Por qué la Iglesia Católica está perdiendo Latinoamérca?": en 2022, los católicos serán minoría en Brasil.

Latinoamérica siempre fue considerada una región absolutamente católica apostólica romana. Españoles y portugueses colonizaron la mayor parte de la región y eran monarquías que adherían a la geopolítica del Vaticano, por entonces mucho más poderoso que hoy día, cuando aún no puede superar el desastre que le provocó Napoléon Bonaparte cuando mudó el Papado de Roma a Avignon. En el siglo 20 todo se complicó mucho más para la Iglesia Católica porque permanece en un escenario cercano a la política y alejado de la experiencia religiosa, dicen muchos.

En el caso de Brasil, se lo considera todavía el país con más católicos apostólicos romanos del mundo. Sin embargo, en 2022 dejarían de ser la mayoría de la población para convertirse en la minoría más importante.

Sin embargo, hace tiempo que merma en la región el culto católico, siempre volátil, intentando acomodarse a sus interlocutores y a las conveniencias de la corporación. En cambio avanzan cultos cristianos no católicos, comenzando por los evangélicos o pentecostales.

  • América Latina y el Caribe alberga al 41% de los católicos del mundo, según el Vaticano.
  • Las estimaciones de cuántos latinoamericanos siguen siendo católicos varían, pero hay consenso acerca de que los porcentajes caen.
  • Según una encuesta del Pew Research Center, el 69% de los latinoamericanos eran católicos en 2014, aunque el 84% se había criado en la Iglesia.
  • El 19% de los latinoamericanos se identificaron como protestantes.
  • De ellos, el 65% se identificaron con el pentecostalismo.
  • Un informe reciente de una agencia de la Iglesia Católica informó que el 46% de los 34 millones de habitantes de la región amazónica no son católicos.

Los pentecostales conservadores se han consolidado según explicó en su informe The Wall Street Journal, con la firma de Francisco X. Rocca, Luciana Magalhães y Samantha Pearson:

Durante siglos, ser latinoamericano era ser católico; la religión prácticamente no enfrentó competencia. Hoy, el catolicismo ha perdido adeptos a otras religiones en la región, especialmente al pentecostalismo, y más recientemente a las filas de los que no asisten a la iglesia. El cambio ha continuado bajo el primer Papa latinoamericano. Durante siglos, ser latinoamericano era ser católico; la religión prácticamente no enfrentó competencia. Hoy, el catolicismo ha perdido adeptos a otras religiones en la región, especialmente al pentecostalismo, y más recientemente a las filas de los que no asisten a la iglesia. El cambio ha continuado bajo el primer Papa latinoamericano.

El dato concreto es que 7 países de la región —Uruguay, República Dominicana + 5 de América Central— tenían una mayoría de no católicos en 2018, según una encuesta de Latinobarómetro, encuestadora con sede en Chile.

En el estado de Río, ya sucedió. Los católicos son el 46% de la población, según el Censo Federal 2010, y un poco más de 33% en algunas favelas o barrios marginales afectados por la pobreza.

“El Vaticano está perdiendo al país católico más grande del mundo, es una pérdida enorme, irreversible”, dijo José Eustáquio Diniz Alves, un demógrafo brasileño y exprofesor de la agencia nacional de estadísticas, consultado por WSJ.

Él estima que desde julio 2022 los católicos representarán menos del 50% de todos los brasileños.

pentecostales.jpeg
Devoción evangélica pentecostal en una iglesia en Brasil.

Devoción evangélica pentecostal en una iglesia en Brasil.

El motivo

Las razones del cambio de preferencia en el ejercicio de la Fe son complejas:

  • desde los cambios políticos que redujeron las ventajas de la Iglesia Católica sobre otras religiones
  • a la creciente secularización en gran parte del mundo.

"Durante la pandemia, las iglesias evangélicas han sido especialmente efectivas en el uso de las redes sociales para mantener a la gente involucrada", dijo el Sr. Diniz Alves.

El tema es fundamental: el contacto directo, tan presencial como permanente, con muchas demostraciones de solidaridad que se practican en las iglesias evangélicas resulta un testimonio poderoso capaz de romper los pruritos de las tradiciones y el apego a las normas heredadas.

Según la encuesta Pew de 2014, la razón más popular dada por excatólicos en América Latina para adoptar alguna forma de protestantismo fue tener una conexión más personal con Dios: 81% de los encuestados.

  • Casi 6 de cada 10 dijeron que abandonaron el catolicismo porque encontraron “una iglesia que ayuda más a sus miembros”.
  • Los evangélicos se encuentran más comprometidos: el 60% de los entrevistados en un estudio de 2007 en Brasil dijeron que van a la iglesia más de 1 vez a la semana, en comparación con solo el 16% entre los católicos.

WSJ:

Los críticos dentro y fuera de la Iglesia Católica señalan su incapacidad para satisfacer las demandas religiosas y sociales de muchas personas, especialmente entre los pobres. Los latinoamericanos a menudo describen a la Iglesia Católica como desconectada de las luchas diarias de su congregación. Los críticos dentro y fuera de la Iglesia Católica señalan su incapacidad para satisfacer las demandas religiosas y sociales de muchas personas, especialmente entre los pobres. Los latinoamericanos a menudo describen a la Iglesia Católica como desconectada de las luchas diarias de su congregación.

Esto no pasa por la política sino por el ejercicio de la asistencia cercana, la diligencia en intentar socorrer al necesitado y la demostración de empatía con su dificultad que es lo que estaría caracterizando el cristianismo no católico, en muchos casos.

La justicia social no se declama y la respuesta es ridículo que en el caso de una iglesia sea desde la política.

El surgimiento de la Teología de la Liberación en las décadas de 1960 y 1970, cuando la Iglesia Católica en América Latina hizo eje en la justicia social, se construyó sobre ideas marxistas y no logró contrarrestar el atractivo de las religiones protestantes: “La Iglesia Católica optó por los pobres y los pobres optaron por los pentecostales”.

Martín Lasarte, un sacerdote uruguayo designado por Francisco para el sínodo del Vaticano de 2019 sobre la región amazónica de América Latina, cree que el movimiento de la Teología de la Liberación fue una propuesta de problemas políticos y sociales en vez de priorizar la experiencia religiosa: “Falta el sentido existencial de la alegría de vivir el Evangelio, ese encuentro personal que tantas iglesias pentecostales dan a la persona”.

La disminución de la influencia del catolicismo en América Latina tiene consecuencias sociales y políticas de largo alcance. El cristianismo no católico tiene posiciones mucho más conservadores en cuanto a aborto y temas de género incluyendo el matrimonio igualitario.

En países como Brasil, las conversiones al cristianismo pentecostal han impulsado las opiniones conservadoras que ayudaron a Jair Bolsonaro a acceder al poder en 2018.

Si bien el presidente Bolsonaro todavía se identifica como católico, un pastor pentecostal lo bautizó en el río Jordán en 2016 en el período previo a su campaña presidencial. Los pentecostales y evangélicos tienen una representación prominente en su gabinete y constituyen un tercio del Congreso de Brasil. La esposa de Bolsorna asiste a una iglesia evangélica.

pentecostales 2.jpeg
El descentralizado evangelismo pentecostal pone en aprietos a la tradicional Iglesia Católica Apostólica Romana.

El descentralizado evangelismo pentecostal pone en aprietos a la tradicional Iglesia Católica Apostólica Romana.

Papa Francisco

El pentecostalismo es una tradición originaria de USA que enfatiza el contacto directo con el Espíritu Santo a través de formas de adoración muy físicas, como hablar en lenguas y curar por fe. Es parte del movimiento protestante evangélico más grande, que enfatiza la autoridad bíblica, la experiencia de "nacer de nuevo" y la misión de ganar a otros "para Jesús".

Sin embargo, las principales iglesias protestantes anglosajonas, tales como la anglicana y la luterana, lograron pocos avances en América Latina.

La Iglesia Católica perdió el liderazgo sociocultural:

  • en la Argentina, el país natal del Papa, se legalizó el aborto en 2020;
  • en Chile, el Congreso avanza en despenalizar el aborto;
  • en México, que todavía tiene una gran mayoría católica, en septiembre la Corte Suprema votó despenalizar el aborto.

Con el papa Francisco, quien se reunió con líderes pentecostales y evangélicos cuando era arzobispo de Buenos Aires en nombre del ecumenismo, el Vaticano intentó convivir con otros cultos, entendiendo que el enemigo es el escepticismo, el agnosticismo y el ateísmo.

Francisco a menudo ha criticado los esfuerzos misioneros destinados a ganar adeptos.

Durante el siglo XIX, el catolicismo, que había llegado con la colonización a partir del siglo 16, dejó de ser la religión del Estado en la mayoría de los países aunque en la Argentina demoró mucho más y sigue recibiendo un subsidio especial del Presupuesto Nacional. A mediados del siglo 20 comenzaron a crecer religiones en competencia.

  • Entre 1970 y 2020, el número de pentecostales en Brasil creció de 6,8 millones a 46,7 millones, según World Christian Database.
  • En Guatemala, crecieron más de 10 veces, de 196.000 a 2,9 millones.

Un trabajo en el que destacan los evangélicos es el rescate de las adicciones, en especial de las drogas. El informe de WSJ relata casos específicos al respecto.

“Deberíamos ser mucho más accesibles, deberíamos estar mucho más con la gente”, dijo Gustavo Morello, jesuita argentino y profesor de Sociología en el Boston College.

La reacción

Algunos movimientos católicos en América Latina han buscado recuperar el espacio perdido, ya sea imitando características importantes del pentecostalismo, como el culto extático.

Desde la década de 1970, el catolicismo carismático ha sido una forma de mantener dentro de las filas a muchos católicos atraídos por el pentecostalismo, con la curación por fe y el hablar en lenguas, combinado con características distintivamente católicas, incluida la devoción a la Virgen María.

En 2020, el 22,8% de los católicos en América Latina eran carismáticos, según la base de datos cristiana mundial que gestiona el Seminario Teológico Gordon-Conwell en Massachusetts.

Otra reacción fue recuperar una forma más tradicional de catolicismo, incluida la misa en latín y la defensa de la doctrina católica.

Un líder importante es el reverendo brasileño Paulo Ricardo, un sacerdote con 1,5 millón de seguidores en Facebook que condenó la teología de la liberación como herejía y apoyó con entusiasmo elementos de la agenda de Bolsonaro, incluyendo flexibilizar las leyes sobre la posesión de armas.

¿Funciona este enfoque? ¿Qué sucederá si Luiz Inácio Lula da Silva desplaza del poder a Jair Bolsonaro? Preguntas que buscan respuestas.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario