Leído

NECESIDAD DE ACUERDOS

Borgen: entre Máximo Kirchner  y  Paolo Rocca

Dom, 15/11/2020 - 11:34am
Enviado en:

En una sociedad fascinada aún con la grieta, es complicadísimo elaborar consensos entre opuestos. En una sociedad que se complace en el eterno River Plate vs. Boca Juniors, la racionalidad es una búsqueda inalcanzable. Pero habrá que aprender de cualquier manera porque la alternativa es el abismo... y ya no quedan opciones.

Maximo Kirchner y Paolo Rocca
maximo-rocca.jpg
Máximo Kirchner y Paolo Rocca.
Contenido

En los últimos días el área económica del gobierno nacional ha ejecutado una serie de señales explicitas o implícitas que van descubriendo el velo del rumbo a seguir por la Argentina, para acomodarse a los compromisos financieros, principalmente con el Fondo Monetario Internacional.

Otra cosa es el resultado que esas señales tengan para las dos caras fundamentales de este rompecabezas:

# el ala izquierda de la coalición, por poner un nombre que nos permita entendernos rápidamente, y

# el denominado mercado o poder fáctico. 

Describamos alguna de estas señales marcadas aleatoriamente:

 **  Fin del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE): las declaraciones del ministro Martin Guzmán son contundentes, “hoy no es el momento de un IFE 4, porque hay que mantener ciertos equilibrios para también proteger la actividad

 **  Reforma jubilatoria: la fórmula tiene parecidos a la diseñada en 2009, pero reduce los aumentos futuros de las jubilaciones.

 **  Todas las paritarias firmadas hasta ahora han sido a la baja con respecto al ritmo de la inflación. Si bien esta no es una decisión adoptada por funcionarios, es evidente que los gremios encabezados por los sindicalistas “gordos” le hacen la “segunda” al gobierno, para allanarle a este un acuerdo con el Fondo.

 **  Es oficial que el gobierno nacional quiere avanzar desde diciembre en el descongelamiento de las tarifas de los servicios públicos.

 **  El programa Precios Máximos comienza a desarmarse en algunos rubros. Vale señalar que la tensión inflacionaria puede acelerase más que el empujón que ya tuvo octubre (3,8%), al descongelar tarifas y productos.

 **  El gobierno vende bonos del ANSeS y aumenta la tasa que paga por los plazos fijos. Hoy un plazo fijo rinde 37%. La caída vertical que tuvo el dólar blue, tuvo freno y rebote. El paralelo recuperó terreno y  pone en evidencia, que una cosa son las respuestas de coyuntura y otra las de fondo.

Ante lo que parece un giro a la derecha o hacia el mercado, el tratamiento previsto para el martes 17/11 en Diputados de la Ley de Aporte Solidario Extraordinario de las Grandes Fortunas, amerita dos miradas.

# O es un gesto para la tribuna kirchnerista, ante la deriva pro restricción del gasto público,

# o el gobierno se enteró del tratamiento parlamentario por las redes sociales.

Porque hasta hace nada el proyecto dormía el sueño de los justos.

Si lo que pasó es la segunda de las opciones, el asunto es de extrema complejidad, porque demostraría que las tensiones de la alianza gobernante no se saldan puertas adentro, sino que se exhiben a luz de todo el mundo.

Es sabido que el impuesto patriótico (nombre que le ponen los impulsores, Máximo Kirchner y Carlos Salomón Heller), no cuenta con la gracia del denominado mercado y que en las reuniones que mantuvo Guzmán con la AEA y el presidente Alberto Fernández con Paolo Rocca, la cuestión iba aquedar en un veremos a ver o ir dando largas al asunto, que es lo mismo. 

Ya lo dijo Máximo Kirchner: “el mercado tiene que entender que ahora gobernamos nosotros”. Ya se sabe que el maridaje entre política y mercado no siempre es compatible, sobre todo cuando las miradas sobre lo que hay que hacer son tan distantes. Pero lo que interesa en este caso es el funcionamiento de la coalición que gobierna.

Esta semana, se conoció a la primer víctima de los “funcionarios que no funcionan”, en cabeza de María Eugenia Bielsa. La renunciada ministra de Vivienda se queja de su salida y la atribuye a obras que no quiso firmar. Obras que los movimientos sociales, concretamente, los sectores vinculados a Juan Grabois,  querían ejecutar por adjudicación directa y sin llamado a licitación. Es fuerte el rumor acerca que hay más “funcionarios que no funcionan” y que seguirán el camino emprendido por Bielsa, o sea, la salida del gabinete.

Pero lo descripto anteriormente, pone en evidencia las dificultades de arbitrar una coalición de gobierno en un país que no tiene cultura de coaliciones.

La Argentina no registra antecedentes en la materia y su estructura política está acostumbrada a un Presidente fuerte que ordena y manda y a un conjunto de subalternos que obedecen y ejecutan. Con mayor o menor grado de decisión.

Distinto es el caso de Europa, donde las democracias parlamentarias, casi que exigen de acuerdos colegiados cuando un partido no consigue mayoría en el congreso. Basta ver la serie 'Borgen' (Netflix), tan en boga en estos momentos.

En la trama de la producción danesa observamos acuerdos que aquí sonarían a ilusiones ópticas. Sin irse a ejemplos de la ficción, en España está gobernando una alianza de socialistas y comunistas, apoyados por nacionalistas periféricos al poder de Madrid.

Lo que parecía un imposible funciona y no les tiembla el pulso para tomar decisiones que muchas van por izquierda y otras son de la realpolitik. Graficamos: el gobierno español votó contra Venezuela en el tema Derechos Humanos. Pero no se quedó ahí. No nombró embajador en Caracas y asiló a Leopoldo López, tenaz opositor al gobierno de Nicolás Maduro. Porque, como dice el refranero castellano, “donde digo “digo”, digo Diego” o como decía Néstor Kirchner, “No miren lo que digo, sino lo que hago”.

En definitiva, el gobierno de Alberto Fernández tendría que encontrar las maneras de convivencia entre las distintas familias que componen su alianza, porque es evidente que la fatiga de materiales que muestra muchas veces la gestión, tiene que ver con los compartimentos estancos de las tribus que detentan un pedazo del poder, pero que no la suman a un todo.