Leído

GENERANDO RECURSOS

9 ayudas del Mindfulness en estos tiempos difíciles

Mar, 30/06/2020 - 8:20pm
Enviado en:

Tiempos inéditos. Y complicados. La Dra. Mariam Holmes comparte el modo en que el Mindfulness, práctica milenaria y científicamente validada, puede ayudarnos en este tiempo en el que según las investigaciones, nos sentimos más deprimidos, ansiosos y atiborrados de preocupaciones; y que, según los estudios, con el paso de las semanas la intensidad de ese conjunto de sentimientos que son disruptivos junto con el conjunto de emociones y cogniciones negativas, como la preocupación, ansiedad, incertidumbre, la depresión y la pérdida del sentido de la vida, han ido de aumento en aumento. La Facultad de Psicología y Psicopedagogía de la Universidad del Salvador acerca recursos que ayuden a la comunidad a afrontar los desafíos de estos tiempos difíciles.

El Mindfulness, también conocido como Atención plena, es una práctica de meditación que invita a mantener la conciencia en el presente. En días de cambios importantes en nuestro vivir cotidiano, muchas personas que se encuentran encerradas han comenzado a sentir repercusiones emocionales tales como: ansiedad, estrés, angustia, desesperación u otras relacionadas. Aquí una ventana al equilibrio.
mindfulness.jpg
El Mindfulness, también conocido como Atención plena, es una práctica de meditación que invita a mantener la conciencia en el presente. En días de cambios importantes en nuestro vivir cotidiano, muchas personas que se encuentran encerradas han comenzado a sentir repercusiones emocionales tales como: ansiedad, estrés, angustia, desesperación u otras relacionadas. Aquí una ventana al equilibrio.
Contenido

Sin dudas, todos hemos podido sentir como la crisis que en primera instancia, fue de orden de salud física, fue transformándose en el sembrado de una crisis severa en el orden de la salud mental, y en este caso, todo es una invitación a que destinemos intencionalmente más tiempo al cuidado de nosotros mismos y de los demás, y esta práctica que nos invita a cultivar un estado de conciencia que nos permite prestar atención a lo que ocurre en nosotros y en nuestra vida momento a momento sin juicio y con aceptación puede resultar un invaluable recurso durante ese proceso. 

Un enorme caudal de investigaciones empíricas han demostrado que la práctica regular impacta en nuestra estructura y funcionamiento cerebral así como en una gran cantidad de variables fisiológicas, psicológicas y neurocognitivas que nos ayudan en el desarrollo del bienestar y en el despliegue de una vida plena, pero además de hablar de los resultados benéficos para la salud, resulta valioso comprender: ¿Cómo es que Mindfulness funciona y como puede ayudarnos en este tiempo desafiante?

Aquí 10 modos en que Mindfulness nos puede ayudar: 

1. Nos ayuda a estar más presentes
Conectando de una manera más vívida con nuestras experiencias, saboreando aspectos de nuestra vida que en la vorágine de lo cotidiano podemos a veces pasar por alto, pudiendo estar más presentes con nuestros vínculos, empleos y labores, encarnando una presencia más auténtica allí donde ya estamos.

2. Nos ayuda a dejar de evitar
Acercarnos con paciencia y amabilidad también a aquellos aspectos que nos resultan desagradables, dolorosos o que nos generan temor, reduce nuestra actitud evitativa que a veces toma la forma de aquellos pensamientos que nos dicen una y otra vez “esto no puede estar pasando!” disminuyendo así nuestras respuestas de miedo que ha estado tan presente en estos días.

3. Nos ayuda a vincularnos distinto con nuestros pensamientos
Tener una perspectiva de los propios pensamientos nos ayuda a desarticular nuestros patrones de rumiación y adoptar una actitud de curiosidad, lo que incrementa nuestra capacidad para relacionar los pensamientos, los sentimientos y las propias conductas, facilitando la flexibilidad cognitiva, emocional y conductual en contraposición con los patrones rígidos de respuesta que se derivan habitualmente de la identificación con la experiencia.

4. Nos ayuda a auto regular nuestras emociones 
Para ejercer una variedad de respuestas de afrontamiento, provocando cambios que nos permiten disminuir las conductas desadaptativas y los niveles de impulsividad, tomando conciencia más fácilmente de las consecuencias de nuestros actos, así como también un mejor y más pronto registro de las causas del problema, promoviendo el despliegue de nuevas y cada vez más adaptativas estrategias de afrontamiento a los desafíos que nos toquen vivir.  

5. Nos ayuda a aceptar lo que sea que nos esté ocurriendo 
Reduciendo nuestra tendencia a catalogar la experiencia como negativa, generando mayores niveles de apertura a la experiencia del momento presente - tal y como se presenta-, con la suficiente flexibilidad para evitar categorizaciones dicotómicas pudiendo hacer un mejor registro emocional y respondiendo activamente, lo que, al contrario de la resignación, implica un compromiso consciente e intencional.

6. Nos ayuda a reducir nuestra tensión mental y física 
Si bien la intención de la práctica es que podamos vincularnos con nuestra experiencia tal como se presente, aun cuando ésta nos resulte a veces desagradable, los periodos de práctica sostenida pueden inducir una regulación fisiológica que active una respuesta de relajación, aun cuando éste en sí mismo no sea el objetivo último de la práctica. 

7. Nos ayuda a tener una vida más integrada 
Hacer conscientes las emociones, que en general tienen un correlato en nuestro cuerpo e influyen inevitablemente en nuestras conductas, nos permite vivenciar de manera integrada todas las dimensiones que forman parte de nuestra condición humana (biológico, psicológico, social y espiritual).

8. Nos ayuda a descubrir lo que es valioso
Reconocer e identificar los valores en nuestra vida, en lugar de dejarnos llevar sólo por los condicionantes externos, desactivando el piloto automático que a menudo nos  lleva a actuar de forma no congruente con los propios valores.

9. Nos ayuda a conectar con nuestra dimensión espiritual
Hay otra dimensión de salud que esta crisis quiere que consideremos. Hay más aspectos de la salud que solo nuestro estado físico o emocional, aunque durante la pandemia actual pueda resultar difícil pensar más allá de ellos. Esa otra dimensión: podría llamarse salud espiritual, o un sentido de significado y propósito. Esto no se refiere a la religión organizada, la meditación o los altares, aunque estos pueden ser parte de una práctica espiritual. Habla a la pregunta, "¿Qué es lo que realmente importa?" Esta consulta existencial tiene más importancia hoy para todos nosotros: ante la ausencia de algo (o en este caso, muchas cosas), nos damos cuenta de cuán importante es lo que realmente nos importa, y Mindfulness puede ayudarnos a captar lo que es valioso para tener una vida con propósito. 

Esta práctica, nos invita a “prestarle atención a la vida como si de verdad importara”, estando más presentes, mas conectados con nuestros vínculos y gestionando nuestros propios recursos.

Algunos minutos al día de práctica regular pueden ayudarnos a desplegar nuestra resiliencia y a salir transformados positivamente de los desafíos que estamos atravesando.