Leído

PUNTOS DE INFLEXIÓN

De la caída del Imperio Romano a la Conquista de América: El papel de las pestes en la historia

Jue, 02/04/2020 - 2:49pm
Enviado en:
Por Urgente24

La peste negra puso fin al sistema de servidumbre europeo. La peste antonina marcó el fin de la "Pax Romana" e inauguró el período en que el Imperio Romano empezó a recibir cada vez más ataques de grupos bárbaros, al mismo tiempo que crecía la popularidad del cristianismo. La peste justiniana (por el emperador Justiniano), traída a Constantinopla por las ratas que llegaban en los barcos, hizo que el Imperio Bizantino empezara a perder territorio. Las plagas americanas fueron un elemento clave en el colapso de las civilizaciones azteca e inca frente a los conquistadores españoles. En Moscú, la plaga rusa provocó tanto pánico a los ciudadanos en cuarentena que terminaron asesinando a un arzobispo que les pedía que no se congregaran a rezar.

Peter BrueghelPeter Brueghel
Peter Brueghel
"El triunfo de la muerte", de Peter Brueghel.
Contenido

La humanidad atraviesa días difíciles tras la aparición del coronavirus en Wuhan, que se ha propagado a gran velocidad por el resto del mundo. Pero esta no es la primera peste que enfrentamos. Han habido otras y las hemos superado, aunque han tenido un tremendo costo. Sin embargo, todas dejaron marcas -cambios sociales y políticos- que se prolongaron mucho más allá de la enfermedad. Revisemos algunas de las presentadas por el portal Live Science, las 7 que tuvieron el mayor impacto.

1. La gripe española (1918-1920)

Hospital del Ejército estadounindense en Francia, durante la Gripe Española de 1918. /Foto : Shutterstock/LiveScience

Se produjo en plena Primera Guerra Mundial y tuvo gran incidencia en Estados Unidos. Se la conoce con ese nombre porque España, país neutral en el conflicto bélico, no censuró información sobre la pandemia, a diferencia de otros países europeos. Se estima que alrededor de 500 millones de personas enfermaron de gripe española y que entre 20 y 40 millones de personas fallecieron -muchas de ellas personas jóvenes-. El portal LiveScience explica que la enfermedad fue particularmente letal debido a las pobres condiciones de vida de los soldados y la malnutrición que mucha gente experimentó en esa época.

2. La peste negra (1346-1353)

El triunfo de la muerte /Pintura de Peter Brueghel.

Se cree que llegó a Europa desde Asia aprovechando las rutas comerciales, y se calcula que mató a alrededor la mitad de la población europea (entre 25 y 50 millones de muertos). Fue causada por una cepa de la bacteria Yersinia pestis, que esté muy probablemente extinguida para el día de hoy, y que  se transmitía a través de parásitos como pulgas y piojos que vivían en ratas, otros roedores y en los propios humanos. Los cuerpos de las víctimas fueron enterrados en fosas comunes. La plaga cambió el curso de la historia de Europa, apunta LiveScience. "Con tantos muertos, era difícil encontrar trabajadores, lo que hizo que aumentaran los salarios y puso fin al sistema de servidumbre europeo."

3. La peste antonina (165-180)

"Peste en Roma", una pintura de Jules Elie Delaunay. /Museo de Orsay

Absolutamente devastadora, la infección se desató en el Imperio Romano y probablemente haya sido viruela traída por los soldados que volvían de combatir en Oriente Próximo. Otros creen que la enfermedad puede haber sido sarampión. No hay consenso entre los historiadores. Se estima qe mató a más de 5 millones de personas. La epidemia contribuyó al fin de la "Pax Romana", el período en el que Roma gozó de mayor poder y estabilidad. A partir de ahí, el Imperio comenzó a recibir cada vez más ataques de grupos "bárbaros". El fin de la plaga coincidió con la creciente popularidad del cristianismo. La antonina fue solo la primera de otras plagas que vendrían y que historiadores coinciden en que fueron un elemento clave en el derrumbe del Imperio Romano.

4. La peste justiniana (541-542)

El emperador Justiniano y seguidores. /Shuttestock/LiveScience

El epicentro del brote fue Constantinopla -actualmente Estambul-. Afectó al Imperio Bizantino (Imperio Romano de Oriente) y toma su nombre del Emperador Justiniano (527-565). Bajo su dominio, ese Imperio alcanzó su máxima extensión, controlando territorio desde el Medio Oriente hasta Europa Occidental. Sin embargo, marcó el principio del fin. El origen, se cree, fueron las ratas que llegaban desde distintos rincones de Eurasia en los barcos mercantes, portadoras de las pulgas infectadas con la peste bubónica. El emperador Justiniano también se enfermó pero sobrevivió. Su imperio comenzó a perder territorio a partir de esta peste.

5. La epidemia Cocolitzli (1545-1548)

Indígenas enfermos de viruela, Códice Florentino. /Wikipedia

Surgida en el Valle de México, se trató de una fiebre hemorrágica de origen desconocido que se extendió como una onda expansiva y mató a 15 millones de habitantes de México y América Central. Azotó a una población ya debilitada por la sequía y fue catastrófica. "Cocolitzli" es la palabra azteca para "peste". Es considerada una de las plagas americanas (ver más abajo)Un estudio reciente examinó el ADN de los esqueletos de las víctimas y halló que estaban infectados por una subespecie de Salmonella conocida como S. paratyphi C, que afectó al Virreinato de Nueva España desde julio de 1576 hasta inicios de 1577.

6. Las plagas americanas (siglo 16)

Hernán Cortés durante la batalla de Otumba. /Pintura del siglo XVII

Las plagas americanas son una serie de enfermedades de Eurasia traídas a las Americas por los conquistadores europeos. Estas infermedades, incluida la viruela, fueron un elemento clave en el colapso de las civilizaciones azteca e inca, explica el portal LiveSciece. Los ejércitos azteca e inca estaban muy debilitados por esas enfermedades, lo que les impidió hacer frente a las fuerzas lideradas por Hernan Cortés en México y Francisco Pizarro en Perú.

7. La plaga rusa (1770-1772)

Retrato de Pedro IIII y Catalina la Grande. /Georg Cristoph Grooth /Wikipedia

La plaga rusa mató a 100.000 personas y provocó fuertes disrupciones sociales, con actos de violencia. En Moscú, el pánico se adueñó de los ciudadanos bajo cuarentena y culminó en el aesinato del arzobispo Ambrosius, quien pedía a la gente no juntarse en congregaciones a rezar. Catalina la Grande, entonces emperadora, estaba tan desesperada por frenar la infección que ordenó que todas las fábricas fuesen mudadas de Moscú. Sin embargo, Catalina se negaba a admitir la epidemia en público. Las cartas al gobernador de Moscú evidencian que estaba perfectamente al tanto del grave riesgo que presentaba. Cuando terminó la plaga, que llegó a llegar hasta Polonia y Ucrania, a la emperadora le costó mucho restaurar el orden. En 1773, Yemelyan Pugachev, un hombre que clamaba ser Pedro III (el marido ejecutado de la emperadora) lideró una insurrección que llevó a miles de muertes más. La plaga rediseñó el mapa de Moscú, ya que nuevos cementerios tuvieron que ser establecidos fuera de los límites de la ciudad.