CONMOCIÓN EN ISRAEL

Ultraortodoxos judíos denuncian infiltración cristiana

Cristianos intentando evangelizar a judíos ultraortodoxos en Israel resulta, aparentemente, un esfuerzo no novedoso. Pero un caso de fraude agitó las aguas.

La denuncia consiste en que un 'gentil' -para los judíos, un no judío-, Michael Elkohen, se disfrazó de judío ultraortodoxo y se instaló en Jerusalén, tierra de 3 religiones que la reclaman como propia.

Su objetivo eran los 'haredim', los ultraortodoxos que intentan a diario, según los palestinos islámicos, quitarles sus propiedades, lo que a su vez estimula a los fundamentalistas que provienen del otro hijo de Abraham, y sería el origen de algunos de los disturbios, violencia y muertes que abundan en Medio Oriente.

En el contexto, hay prácticas irregulares de ambos lados.

Aproximadamente 1,2 millón de 'haredim' viven en Israel y guardan celosamente sus tradiciones.

Los ultraortodoxos son el 13% de la población israelí y agrupan al segmento demográfico de más rápido crecimiento por su tasa de natalidad: un promedio de 6,5 hijos por familia. Ellos se dicen devastados por el Holocausto y que tienen la responsabilidad de reemplazar a los perdidos.

Los 'haredim' integran uno de los grupos étnicos más desconocidos del mundo. 

Para mantener su confidencialidad, según versiones, algunos contratan a compañías de telefonía celular para que proporcionen patrones numéricos únicos a su comunidad y así permanecer lejos de los radares. La desviación del patrón alerta inmediatamente al usuario, y a cualquier persona que esté monitoreando, del contacto externo.

La mentira

Elkohen, de 42 años, se mudó por primera vez a Israel con su familia en 2006, obteniendo la ciudadanía después de presentar documentos como judío relacionados con un famoso rabino místico en Marruecos. 

Habiendo obtenido la ordenación rabínica a través de una institución ortodoxa estadounidense en línea, en 2014 pasó a estudiar en una 'ieshivá' en Cisjordania.

Entonces él llamó la atención de la organización anti-misioneros cristianos Yad L'Achim, que lo enfrentó. Confesando su propósito evangelístico, Elkohen respondió que se había "arrepentido" y "elegido el judaísmo".

En 2011 Elkohen irrumpió en MorningStar TV acompañado por un cristiano iraní. Fue vestido de blanco y negro con un sombrero negro, barba larga y rizos laterales. Él oró por un avivamiento mundial.

Durante más de una década, Elkohen mantuvo su disfraz y fue un amado rabino, escriba y 'mohel' -el que realiza circuncisiones-.

Elkohen vivía entre los 'haredim' que se unieron a él. De pronto, su esposa, supuestamente descendiente de sobrevivientes del Holocausto, murió de cáncer. La comunidad recaudó dinero para mantener al esposo y a los 5 hijos necesitados.

Pero en abril, la hija de 13 años de Elkohen les contó a sus compañeros de clase sobre Jesús.

El alerta llegó a Beyneynu, la organización israelí anti-misioneros cristianos que fundó Shannon Nuszen, que investigó el caso e informó a todo el mundo 'haredi' que Elkohen era un misionero de Nueva Jersey, cuyo padre estaba enterrado en un cementerio menonita.

La reacción

El daño provocado es considerable. "Algunos antisemitas atacan a los judíos como individuos o como personas", dijo Tovia Singer, rabino y fundador de Outreach Judaism (Divulgación del Judaísmo). "Pero los misioneros están atacando la fe judía y trabajando para borrarla del planeta".

Singer afirma que los manuscritos y servicios religiosos del presunto misionero son todos inválidos. Y sus convocatorias a oración pueden haber logrado 'minyan', el quórum necesario de 10 adultos, lo que provocó lecturas de la Torá que para los judíos 'haredíes' ahora constituyen hablar el nombre de Dios en vano.

Hay 30.000 misioneros cristianos en Israel, estima Beyneynu, y 300 organizaciones dedicadas a evangelizar a los judíos.

Todos los judíos ortodoxos miraron hacia los judíos mesiánicos, que son minoría pero resultan quienes desde la Torá aceptan a Jesús.

Pero los judíos mesiánicos se apresuraron a distanciarse: nada tenían que ver con el falso rabino.

Michael Brown, un popular presentador de radio, autor y apologista, hizo circular declaraciones de las organizaciones judías mesiánicas 'Judíos por Jesús', 'Ministerios del Pueblo Elegido' y 'Uno por Israel' deplorando el engaño.

"No conozco a ningún judío mesiánico que apoye lo que hizo Elkohen", dijo Brown a la revista Christianity Today. "Somos abiertos y francos acerca de nuestra fe".

Brown aceptó que los judíos 'haredi' que llegan a creer en Jesús inicialmente comparten su fe de una manera 'clandestina'. Y los judíos mesiánicos que deseen celebrar con ellos pueden asumir las tradiciones 'haredi' para unirse a la comunidad, siempre que sean sinceros sobre sus intenciones.

"Pero si logras algún éxito, serías expulsado de inmediato de la comunidad”, agregó.

Un autor judío mesiánico, Tsvi Sadan, declaró que Elkohen era "probablemente un solitario que ... se convenció a sí mismo de que es judío". Observó que entre los cristianos que deciden guardar la ley mosaica, algunos la llevan más allá y viven como judíos ortodoxos, invocando las palabras de otro judío convertido al cristianismo, el apóstol Pablo, en una de sus cartas a los corintios: “Para los que están bajo la ley, me volví como uno bajo la ley."

Sadan considera que esta interpretación del texto, "convierte a Paul en un estafador".

Coletazos

El Centro de Investigación Pew informó en mayo 2021 que hay 1,4 millón de estadounidenses “de afinidad judía”, que no integran los 7,5 millones de judios estadounidenses. Sin linaje ni religión judía, el 60% se identifica como cristianos y el 8% como judíos mesiánicos. 

Pew descubrió que el 4%o de los adultos estadounidenses criados como judíos por religión ahora son cristianos.

"Si él no era judío, es puro fraude", dijo Jamie Cowen, un abogado judío mesiánico. "Se hizo pasar por ultraortodoxo cuando nunca había vivido anteriormente de esa manera".

Los ultraortodoxos son en Israel la única secta judía oficialmente reconocida, obteniendo privilegios hasta financieros del gobierno y obligando a la observancia pública del sábado a los judíos seculares.

Unorthodox

Sean Steckbeck, otro 'gentil' pero de Tennessee, llegó a Israel en 2002, se casó con una judía mesiánica criada en un kibutz, quien luego se unió a una comunidad ultraortodoxa. Los esfuerzos de Steckbeck para obtener la ciudadanía israelí fueron exitosos, después de que una batalla legal de 10 años que terminó en la Corte Suprema de Israel.

Steckbeck fundó Simeon's Cry Ministries (Simeon fue quien sostuvo a Jesús recién presentado como niño en Jerusalen, según la Biblia). Steckbeck entrena a los judíos mesiánicos en movimientos de formación de discípulos para cumplir su llamado a ser "luz para las naciones".

Pero hace 3 años, su equipo inició el Centro de Alcance de Adullam, en Jerusalén, para ayudar a los haredim que han dejado el "camino" (OTD). 

El centro lleva el nombre de la cueva donde David reunió a "todos los que estaban en peligro" mientras huía de Saúl. Y ofrece refugio de emergencia y clases sobre cómo vivir en el mundo exterior.

'Unorthodox', una serie de Netflix sobre esta comunidad, fue nominada a 2 premios Golden Globe. Cuenta la historia de una mujer de 19 años que se escapó de un matrimonio concertado.

Los OTD huyen porque no encajan”, dijo Steckbeck. "Intentan, pero no siguen las estrictas reglas, y muchos pasan de un extremo a otro".

Él intenta ayudar a los jóvenes 'haredim' a aprender cómo divertirse y experimentar sexualmente. 

También atrae oposición. En 2020, un grupo extremista anti-misionero apedreó el centro y un participante fue apuñalado.

Pero Steckbeck es completamente transparente sobre su creencia en Jesús como Mesías. También en sus objetivos: "Les damos herramientas para llegar a sus familias. Un nuevo creyente que comparte el evangelio es más poderoso que un misionero capacitado".

Otro caso

En cambio, luego del caso de Elkohem apareció otro escándalo de falta de transparencia, que The Jerusalem Post lo reportó así:

"Un individuo conocido como Timothy Buckles o Tim Layne o Ami Ron Buckles, que vive en Jerusalén y se hace pasar por un judío ortodoxo, ha sido acusado de ser un misionero cristiano mesiánico encubierto. Las acusaciones han sido hechas por la organización anti-misionera Beyneynu sobre la base de la investigación que realizó sobre la identidad de Buckle.

Beyneynu expuso recientemente a otro misionero encubierto, Michael Elk, que se hizo pasar por un rabino, escriba y mohel ultraortodoxo, pero que ha demostrado ser no judío y activista en congregaciones y organizaciones mesiánicas.

Buckles, quien estuvo estrechamente asociado con Elk, es originario de USA. (...) Él era el jefe de la organización mesiánica Tzemach David, con sede en Everett, Washington, una organización sin fines de lucro (...) que está registrada como una “Iglesia tipo Fundación 170 (b)” y fue designado para el puesto por Elk.

Buckles era conocido por las comunidades judías en el área de Seattle, en la que él y otros intentaron infiltrarse a partir de 2012. (...)"

Según el rabino Ron-Ami Meyers, ex rabino de la sinagoga ortodoxa Ezra Bessaroth en Seattle, Washington, en 2014 Buckles fue a su sinagoga y le dijo que su esposa acababa de dar a luz y pidió que la bendición según la Torá, solicitud que le fue concedida.

Meyers comenzó a sospechar de Buckles, y después de descubrir su verdadera identidad emitió una advertencia a la comunidad judía de Seattle sobre él.

Este no fue el único intento de los misioneros cristianos mesiánicos de infiltrarse en la sinagoga Ezra Bessaroth, dijo Meyers.

Sigue el Post:

"(...) Según Beyneynu, Buckles "se convirtió al judaísmo" a través de un tribunal rabínico falso creado por Elk, y la organización dice que cree que Buckles usó su certificado de conversión para obtener la ciudadanía israelí cuando emigró en 2017.

Sin embargo, también es posible que Buckles obtuviera la ciudadanía a fuerza de su matrimonio con Anna Michelle Buckles, cuya familia parece haberse convertido legítimamente cuando ella era joven, aunque esto aún no está claro.

Beyneynu dice que en julio de 2019, Buckles y su esposa trabajaban para un restaurante en el barrio de French Hill en Jerusalén, donde vivía Elk, aunque se fueron después de que se informara a los propietarios que Buckles era un presunto judío mesiánico y un misionero.

(...) Según Beyneynu, Buckles publicó varios artículos en el Messiah Journal for First Fruits of Zion en 2019 y 2020 con el nombre de Tim Layne, aunque el nombre del autor en línea ahora se ha cambiado a "Ami".

El nombre hebreo de Buckles es Ami Ron Ben Avraham.

Shannon Nuszen, ex misionera y directora de Beyneynu, afirma que Buckles ha posado y sigue haciéndose pasar por judío, pero en realidad está comprometido con su fe cristiana mesiánica.

"La actividad misionera es legal en Israel. El fraude de inmigración no lo es", dijo Nuszen (...).

"Hay más de 300 organizaciones mesiánicas en Israel que operan con el objetivo declarado de llevar judíos a Jesús. Se trata de honestidad y respeto mutuo. Las tácticas engañosas de hacerse pasar por judíos ortodoxos son simplemente ofensivas".

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario