ACCESO REMOTO

"Ahora tu pene es mío": Un hacker penetró su 'cinturón de castidad' virtual

Los peligros de la 'internet de las cosas': Hay dispositivos que funcionan como 'cinturones de castidad' virtuales para hombres, utilizados por quienes gustan del sexo sadomasoquista. El aparato está conectado a Internet (puede ser bloqueado y desbloqueado de manera remota): es vulnerable a hackeos.
miércoles, 13 de enero de 2021 · 09:55

Una idea peligrosa, la de utilizar dispositivos de castidad para el pene conectados a Internet -una práctica que se ha impuesto entre algunos miembros de la comunidad sadomasoquista-. Esto ya que, al igual que todo aquello que está conectado a Internet, puede ser vulnerado.

La 'jaula de castidad' para el pene es un juguete sexual que los usuarios se colocan alrededor del pene para prevenir erecciones. Puede ser bloqueado y desbloqueado de manera remota.

Pero resultó que el juguete tenía una vulnerabilidad que abrió la puerta a hackeos, publicó el portal Vice.

Eso fue exactamente lo que sucedió, de acuerdo a un investigador de seguridad que se hace llamar Smelly y fundó el sitio vx-underground, que expone y colecciona casos de malware y del relato de varias víctimas que fueron entrevistas por Motherboard.

Un hacker tomó control de los dispositivos de castidad de varios usuarios y demandó un 'rescate' en bitcoins.

"Tu pene ahora es mío", dijo el hacker a una de las víctimas, de acuerdo a una captura de pantalla obtenida por el investigador de seguridad.

Una de las víctimas que se identificó como Robert dijo que recibió un mensaje del hacker demandando un pago de 0,02 bitcoin (alrededor de US$ 750) para desbloquear el aparato. Se dio cuenta de que la 'jaula de castidad' estaba definitivamente "bloqueada" y "no podía acceder a ella".

"Afortunadamente, no lo tenía bloqueado sobre mí mismo cuando esto ocurrió", explicó Robert. El dispositivo fue fabricado por la empresa china Qiui, que, contactada por Vice, evitó hacer comentarios.

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
100%
Indiferencia