Leído

"CASI TODOS MIS CLIENTES ERAN CULPABLES"

El abogado de OJ Simpson, Jeffrey Epstein y Mike Tyson defenderá a Trump en el Senado

Vie, 17/01/2020 - 2:27pm
Enviado en:
Por Urgente24

Alan Dershowitz solo acepta casos que sean significativos socialmente. Votó a Hillary Clinton pero defiende a Trump frente a sus acusadores demócratas. Su argumento: no hay ofensas que constitucionalmente justifiquen el impeachment. Es especialista en constitucionalismo y Derecho Penal, una figura muy conocida en Estados Unidos porque defendió a los más polémicos. Su filosofía: cuando acepta un caso, su único objetivo es ganar. Intentar por todos los medios legales y justos que su cliente resulte favorecido, sin importar las consecuencias.

Momento clave en el juicio a OJ Simpson: los guantes hallados en la escena del crimen le quedaban chicos. Foto;SAM MIRCOVICH/Newsweek
Contenido

El presidente estadounidense, Donald Trump, se prepara para enfrentar el impeachment en el Senado y para ello ha sumado 3 nuevos abogados a su equipo: Ken Starr, Robert Ray y Alan Dershowitz.

Starr fue quien investigó las infidelidades del expresidente Bill Clinton y redactó el informe que llevó a su juicio político. Ray fue quien lo sucedió en la tarea.

Dershowitz, por otro lado, es un personaje bastante interesante y controversial: profesor emérito en la Escuela de Leyes de Harvard, se hizo famoso por su defensa de personas de alto perfil como OJ Simpson, el ídolo nacional que fue acusado de haber matado a su esposa y salió libre a pesar de contundentes pruebas que lo complicaban.

Es especialista en el constitucionalismo de los Estados Unidos y en Derecho penal, e ideológicamente liberal. ​

El consejero de la Casa Blanca, Pat Cipollone, y el abogado personal de Trump, Jay Sekulow, liderarán el equipo legal del presidente.

"El profesor Dershowitz presentará los argumentos orles en el juicio del Senado para mencionar los argumentos constitucionales contra el impeachment y la remoción (del cargo)", explicó el equipo legal en un comunicado. "Mientras que el profesor Dershowitz es apartidista cuando se trata de la Constitución -se opuso al impeachment de Bill Clinton y votó por Hillary Clinton- él cree que las cuestiones que están en juego van al corazón de nuestra perdurable Constitución. Participa en este juicio de impeachment para defender la integridad de la Constitución y prevenir la creación de un precedente constitucional peligroso."

El año pasado, Dershowitz escribió un libro titulado "El caso contra el impachment de Trump." Fue antes de que estallara el Ucraniagate.

"Los artículos de impeachment simplemente no contienen ofensas que constitucionalmente justifiquen el impeachment", dijo en una entrevista.

Los cargos de impeachment giran en torno a la acusación de que Trump retuvo fondos de ayuda militar a Ucrania para presionar a ese país a que investigara a sus rivales políticos, en particular Joe Biden y su hijo.

Dershowitz fue también quien representó a Jeffrey Epstein, un financista y agresor sexual condenado que se habría presuntamente suicidado en Nueva York en agosto. 

En su libro de 1982, "La mejor defensa", Dershowitz presentó su punto de vista. Allí explica que una vez que acepta un caso, su único objetivo es ganar, y que intentará por todos los medios legales y justos que su cliente resulte favorecido, sin importar las consecuencias.

"Casi todos mis clientes eran culpables", escribió. "Unos pocos, por supuesto, han sido inocentes. Casi no ha habido correlación alguna entre la culpa o inocencia de mis clientes y se les tocó pasar tiempo presos o no."

Muchos llamaron al caso de OJ Simpson, en el que Dershowitz partició como parte del "dream team" de la defensa del deportista, "el juicio del siglo". Una cosa que quedó demostrada en ese caso es que no alzanca con tener pruebas contundentes para ganar un caso: hace falta convencer a los jurados de la culpabilidad del acusado y para eso es esencial armar un buen relato.

El relato que armó la defensa de OJ Simpson tocó la fibra más sensible de USA: el racismo. OJ era un ídolo popular que estaba siendo puesto en el banquillo de los acusados simplemente por ser negro, fue la narrativa que construyeron y que se terminó imponiendo. También fue clave el cuestionamiento a los procedimientos científicos que sostenían las pruebas presentadas por la acusación. Por última, esta la famosa escena de los guantes: al deportista le hacen probarse un par de guantes hallados en la escena del crimen y le quedan chicos.

Dershowitz defendió asimismo al boxeador Mike Tyson en su juicio por violación en 1992, donde fue hallado culpable.