VIDA SANA

SIGA ESTOS CONSEJOS

Cómo reducir el riesgo de hipertensión después de los 40 años

Los investigadores dicen que aumentar la cantidad de ejercicio que hace en una semana puede reducir el riesgo de presión arterial alta después de los 40 años. Los expertos indican que el factor más importante es cuánto ejercicio está haciendo ahora, no lo que realizó en el pasado.

Para evitar la presión arterial alta cuando sea mayor, debe hacer más ejercicio cuando sea más joven, y no aflojar incluso cuando comience a cumplir más años. Los expertos dicen que casi cualquier cantidad de actividad puede ayudar. Los adultos menores de 30 años que hacen alrededor de 5 horas por semana de ejercicio de intensidad moderada tienen menos probabilidades de tener hipertensión durante la mediana edad, según un nuevo estudio. 

Investigadores de los hospitales de niños Benioff de la Universidad de California en San Francisco (UCSF) encontraron que casi el 18 por ciento de los participantes del estudio que hacían al menos 5 horas de ejercicio moderado por semana tenían menos de riesgo de desarrollar hipertensión que aquellos que hacían menos ejercicio.

Actívese

Hacer ejercicio hasta los 30, 40 y 50 años es importante para controlar la presión arterial a medida que envejece, según el estudio. Los participantes del estudio que hicieron ejercicio al menos 5 horas semanales hasta los 60 años redujeron aún más el riesgo de hipertensión arterial, informaron los autores del estudio. 

Los investigadores rastrearon a 5000 adultos en los Estados Unidos, comenzando cuando tenían entre 18 y 30 años y continuando durante 30 años. Descubrieron que las tasas de hipertensión se relacionaban con los niveles de actividad a lo largo de las décadas. A medida que los participantes hacían menos ejercicio, su presión arterial aumentaba.

Los datos

Se recopiló información sobre los hábitos de ejercicio de los participantes, su historial médico, el consumo de alcohol y tabaco, así como su presión arterial, peso y niveles de colesterol y triglicéridos.

El grupo de estudio se dividió casi en partes iguales entre adultos blancos y negros, y participaron un poco más de mujeres que de hombres.

La actividad física de los hombres blancos tuvo una disminución entre los 20 y los 30 años, pero luego se estabilizó alrededor de los 40. Por otro lado, entre las mujeres blancas, la actividad física se mantuvo estable, aunque descendió a los 30 pero permaneció constante a partir de entonces, al menos hasta los 60 años.

El resultado

Los expertos dicen que incluso un mínimo de ejercicio al día puede ayudar a reducir la presión arterial. Cualquiera, a cualquier edad, puede beneficiarse del ejercicio. Las personas mayores no deberían sentir que tienen que ejercitarse tan intensamente como lo hacían cuando eran más jóvenes. De hecho, esto es físicamente imposible ya que la capacidad cardiovascular inevitablemente disminuye a medida que envejece. En otras palabras, es perfectamente normal que se requiera menos ejercicio para alcanzar su capacidad máxima a los 60 años que a los 20. Se trata de lo que puede hacer en cualquier momento, no de lo que ha hecho en el pasado.

Dejá tu comentario