Leído

TIPS SALUDABLES

Si conoces a alguien con ansiedad o depresión, estas son las cosas que no debes decirles

Mar, 08/10/2019 - 7:00pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

La depresión parece muy común en estas épocas de crisis, muchas personas se sumergen en ella tras las múltiples preocupaciones producto de la situación país más la suma de problemas personales, algunos más delicados que otros. La ansiedad también es un mal 'de moda' que sobre todo los jóvenes padecen mucho según los expertos, sin embargo, probablemente frente a estos casos muchos no sabemos cómo actuar. Por ello, te damos tips saludables sobre lo que no debes decirle a una persona con estos síntomas:

Un abrazo siempre es bueno en tiempos de depresión o tristeza, eso sí, no des consejos si no te los piden.
Contenido

A menudo, no sabemos qué decirle a una persona que sufre depresión o ansiedad, razón por la cual, los expertos han sugerido que, en lugar de dar consejos, empezamos simplemente por ser empáticos. "La cercanía y la comprensión siempre son un buen inicio" dicen los especialistas.

Por ejemplo, cuando vemos a una persona deprimida, probablemente disparemos frases como "no estés triste", una expresión muy común y una de las peores cosas que se le puede decir a una persona que sí lo está según explican los psicólogos. 

"No es que debiéramos decir todo lo contrario, pero es poco probable volver a pronunciar esas palabras sin sentir el pellizco del remordimiento después de saber lo bueno que es estar triste cuando la emoción es de una intensidad, frecuencia y duración moderadas", escribe un psicólogo columnista del diario español El País. 

Y agregó: "Tras un episodio estresante muy fuerte o una pérdida importante, la tristeza alimenta una conducta ventajosa: encerrarte en casa, a cobijo bajo el edredón, pegajoso porque no quieres tener contacto ni con el jabón de la ducha, puede resultar deprimente a los ojos humanos, pero el sistema inmune no podría pedir nada mejor para recobrar fuerzas".

Si hay algo que hay que evitar es decirle a una persona triste qué debe hacer. Y entre todas las órdenes que hay que evitar, la de "no estés triste" está entre las más dañinas. "La frase produce más presión, le produce estrés a la persona", explica una doctora del centro clínico Área Humana de España. Además, "uno tiene derecho a estar triste, le están faltando al respeto si se lo dicen, y eso enfada, frustra y puede generar más desesperanza", enumera la psicóloga.

Respecto a la ansiedad, es un síntoma que una persona pueda controlar a voluntad; tanto es así que el cerebro ansioso funciona de manera diferente. No hay un botón de apagado y uno de inicio; el mecanismo es más sutil. Por tanto, lo que conseguimos a menudo con algunos consejos o recomendaciones a nuestros amigos ansiosos es generar más presión y elevar el malestar.

También es útil mostrar empatía hacia la persona y hacer que se sienta comprendida, incluso cuando uno no es capaz de ponerse en su lugar. Lo deseable es hacerle comprender que no rechazas su tristeza, contándole alguna historia personal, por ejemplo, o admitiendo directamente que no alcanzas a comprender su dolor pero que te das cuenta de que debe de ser muy importante.

Albert Ellis, en su libro Usted puede ser feliz, señalaba que la ansiedad genera una angustia mental fuera de lugar. "Es algo intenso y devastador que limita por completo el potencial humano". Ahora bien, un aspecto interesante que destacaba es que el primer paso para manejarla mejor no es bloquearla, sino aceptar su presencia. "El dolor emocional es una parte más de lo que somos, y nadie está exento de sufrirlo", dice en su libro. 

Por tanto, cuando estamos junto a alguien con ansiedad, evitemos expresiones como "relájate, no te obsesiones tanto, deja de preocuparte o lo que te pasa está solo en tu mente". Con estas frases bloquearemos la comunicación, impidiendo que el otro haga un relato preciso de lo que le está sucediendo.

A una persona con ansiedad le encantaría poder calmarse. Si hay algo que le gustaría de verdad es dejar de sentir ese dolor en el estómago, esa tensión muscular, las taquicardias y el rumor de pensamientos alborotados tan difíciles de controlar.

Por ello, decirle a alguien con ansiedad que no se preocupe es como decirle a alguien que se está ahogando que salga del agua. No lo puede evitar, y en realidad, necesita de nosotros un tipo de ayuda más válida.