JUNTOS BIEN pescado > carne > Ambiente

SEGÚN LA CIENCIA

Dos motivos para comer más pescado y cuáles son los mejores

A pesar de que más personas podrían beneficiarse del pescado si fuera más accesible, una nueva investigación resalta su valor nutricional y ambiental.

Reemplazar la carne con ciertos tipos de pescados y mariscos de origen sostenible puede ayudar a las personas a reducir su huella de carbono sin comprometer la nutrición, según un estudio sobre docenas de especies marinas que se consumen en todo el mundo.

Los hallazgos se hacen eco de la evidencia previa sobre los beneficios de la dieta azul, asegura un comentario publicado en Nature.

La investigación publicada en Communications Earth & Environment tenía como objetivo "hacer un mejor trabajo para comprender los impactos climáticos de los productos del mar a través de la lente de cualidades nutricionales muy diversas", dijo el coautor Peter Tyedmers, economista ecológico de la Universidad de Dalhousie en Halifax, Canadá.

Los investigadores señalaron dos beneficios claros de adoptar una dieta rica en pescado:

1- Para el ambiente

La producción de alimentos representa aproximadamente un tercio de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, principalmente de metano y dióxido de carbono.

Más de la mitad de esas emisiones provienen de la ganadería.

Por eso, es sabido que las dietas basadas en plantas ofrecen una alternativa de menor impacto. Sin embargo, muchas veces se pasan por alto otras soluciones con enormes los beneficios como son las dietas basadas en mariscos o "azules", dice el reciente estudio.

En resumen, reemplazar la carne con ciertos tipos de pescados y mariscos de origen sostenible podría ayudar a las personas a reducir su huella de carbono.

image.png

2- Para la nutrición

Los investigadores establecieron una puntuación de densidad de nutrientes de 41 especies de mariscos que representaba los nutrientes esenciales, como ciertas grasas y vitaminas. Se incluyeron peces, crustáceos, bivalvos y cefalópodos (pulpos y calamares) capturados en la naturaleza y de piscifactoría.

Luego, el equipo utilizó los datos de emisiones disponibles para 34 de esas especies para comparar su densidad de nutrientes con las emisiones asociadas con su producción o captura.

La mitad de las especies de mariscos ofrecieron más valor nutricional. El salmón rosado capturado en la naturaleza y el salmón rojo, junto con los pequeños peces pelágicos capturados en la naturaleza y los bivalvos de cultivo, fueron las mejores opciones para fuentes de proteínas ricas en nutrientes y bajas emisiones.

El pescado blanco como el bacalao, por ejemplo, tuvo un bajo impacto climático, pero se encontraba entre los alimentos menos densos en nutrientes.

Los crustáceos capturados en la naturaleza tenían las emisiones más altas, con una huella de carbono solo comparable con la de la carne de res.

Según Zach Koehn, científico marino del Centro Stanford para Soluciones Oceánicas en California (Estados Unidos), un obstáculo en la aplicación de esta investigación es la necesidad de hacer que los productos del mar estén más disponibles, dado que aquellos que podrían beneficiarse más de los alimentos ricos en nutrientes podrían no tener acceso a ellos.

Por su parte, Tyedmers también consideró que el acceso a estas especies es un privilegio y enfatizó que “cada oportunidad que existe para sustituir la carne de res por mariscos es una pequeña victoria para el clima”.

image.png

Más contenido en Urgente24:

¿Qué pasa en Radio Rivadavia? Cayó y sorprende La Red

El único hotel argentino elegido entre los mejores del mundo

¿Nuevo impuesto en CABA? ahora las bicisendas tienen sentido

Obsesión del oficialismo por las "tetas" de Carolina Losada

El Trece y Telefe sufren el bajo rating de su TV para tontos

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario