Leído

LA COMIDA MÁS IMPORTANTE DEL DÍA

Saltearse el desayuno implica un mal rendimiento académico

Mie, 04/12/2019 - 6:28pm
Enviado en:
Por Urgente24

El desayuno es prioridad para todas las personas, pero especialmente para los niños, adolescentes y jóvenes adultos que están estudiando, ya que omitir la primera comida del día implica un descenso de las habilidades cognitivas y de memoria. Según la Universidad de Leeds, el 47% de los estudiantes tomaba desayuno rara vez y obtenían peor rendimiento en sus exámenes.

El desayuno es muy importante en la vida académica.
Contenido

La primera y más importante comida del día es el desayuno. Es una gran fuente de energía y nutrientes y con los ingredientes adecuados, el desayuno se asocia con un mayor rendimiento físico, intelectual y con la prevención de deficiencias nutricionales. 

Pero el ritmo de vida, sobre todo en las ciudades, y la constante sensación de falta de tiempo debido a la pobreza de organización de la rutina hacen que se saltee el hábito de desayunar o de ingerir algún alimento ligero para paliar el hambre matutino. 

Muchos estudios consideran a la omisión del desayuno como un factor de riesgo para la salud.

Una investigación realizada en Alameda (California, Estados Unidos) por Schlenker (1994), examinó la influencia conductual, social y demográfica sobre la morbilidad y mortalidad de más de 7000 residentes.

Llegó a la conclusión de que existen 4 factores que reducen el riesgo de muerte: no fumar, realizar regularmente actividad física, tener un peso adecuado (no inferior al 10% ni superior al 30% del peso medio según altura) y desayunar con regularidad. 

Saltearse el desayuno puede tener repercusiones en el metabolismo del cuerpo. 

Uno de los primeros trabajos realizados para determinar qué influencia tiene la primera comida del día en el rendimiento académico fue publicado en 1962 y se realizó en Iowa.

Este demostró que los niños que iban a la escuela sin desayunar mostraban una disminución de su capacidad física máxima, de su resistencia al esfuerzo, de su fuerza muscular, de su capacidad de concentración y de su capacidad de aprendizaje.

Desde ese momento, múltiples investigaciones se han realizado y como protagonistas tuvieron a niños y adolescentes, para seguir profundizando acerca de la importancia del desayuno para un buen rendimiento escolar.  

Recientemente, la Universidad de Leeds, ubicada en el Reino Unido, hizo un estudio sobre esta materia y los resultados arrojaron que el 47% de los estudiantes tomaban desayuno rara vez, o simplemente se saltaban esta comida y obtenían peor rendimiento en el Certificado de Educación Secundaria (GCSE) (pruebas para entrar a la universidad), en comparación a los que sí se daban el tiempo de incluir esta comida en su jornada, el 53% restante.

La doctora e investigadora principal del estudio, Katie Adolphus, indicó que esto se debe a que el cerebro humano representa el 25% del consumo de glucosa corporal y a que los niños requieren más azúcar que los adultos.

"Nuestro estudio sugiere que los estudiantes de secundaria están en desventaja si no reciben una comida de la mañana para alimentar sus cerebros al comienzo del día escolar", explicó. 

El desayuno ideal 

Para los adolescentes y los niños, es importante que le dediquen entre 15 y 20 minutos, sentados en la mesa, en un ambiente relajado, si es posible en familia. 

Esta comida debe contener hidratos de carbono, como también lácteos, cereales y frutas o jugo de fruta fresca. A estos se los complementa con alimentos proteicos como huevos o jamón. Se debe llegar a absorber el 20, 25% de las energías diarias.

Hay que incluir semillas y cereales varios, como chía, linaza, avena o salvado de trigo. Estos evitan el estreñimiento y dan sensación de saciedad. 

Importante es acompañar el desayuno con, al menos, un vaso de agua. Esto ayuda al sistema digestivo a la hora de comenzar el día e hidrata el cuerpo tras las horas de sueño.