FOCO Desmond Tutu > Sudáfrica > Nobel de la Paz

A LOS 90 AÑOS

Lo que nos deja la muerte de Desmond Tutu

El ganador del Premio Nobel de la Paz, Desmond Tutu, falleció el 26/12. Su vida y lucha en Sudáfrica contra el apartheid. El saludo de la princesa de Mónaco.

Falleció el pasado 26/12 a sus 90 años Desmond Tutu, quien ganó el Premio Nobel de la Paz por su oposición a la discriminación racial en Sudáfrica. Se retiró oficialmente de la vida pública en 2010, pero continuó haciendo obras de caridad a través de su Fundación Legacy Desmond y Leah Tutu.

Le diagnosticaron cáncer de próstata en 1997 y fue operado. Posteriormente, Desmond Tutu fue hospitalizado varias veces para recibir tratamiento por infecciones y otras dolencias. Su vida y obra dejó huella en Sudáfrica, y fue crítico del apartheid pero también de los gobiernos que le siguieron.

Hoy 1 de enero se lleva a cabo su funeral en Ciudad del Cabo, en la catedral de San Jorge, su antigua parroquia. Fue el primer arzobispo anglicano negro de Sudáfrica y Desmond Tutu utilizó su perfil internacional para presionar a favor de sanciones contra el gobierno de minoría blanca. De 1996 a 1998, dirigió la Comisión de la Verdad y la Reconciliación, cuyo objetivo era exponer las injusticias del pasado.

La presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, anunció su muerte y lo recordó de la siguiente manera:

Desmond Tutu fue un patriota sin igual; un líder de principios y pragmatismo que dio sentido a la percepción bíblica de que la fe sin obras está muerta. Desmond Tutu fue un patriota sin igual; un líder de principios y pragmatismo que dio sentido a la percepción bíblica de que la fe sin obras está muerta.

Despedida Tutu.jpg

¿Quién fue Desmond Tutu?

Nacido el 7 de octubre de 1931 en Klerksdorp, al oeste de Johannesburgo, Tutu trabajó como maestro antes de ingresar a un seminario teológico. Fue ordenado sacerdote anglicano en 1961, obtuvo una maestría en teología en el King’s College de la Universidad de Londres y en 1975 fue nombrado Decano de Johannesburgo, la primera persona negra en ocupar el cargo.

Era hijo de una empleada doméstica, Aletta Tutu, y de un maestro, Zachariah Tutu; en aquellos años en los que luchaba contra el apartheid se lo conocía como "la voz de los sudafricanos negros que no tienen voz".

Sin duda su hito fue en octubre de 1984, cuando el Monseñor Tutu recibió el Premio Nobel de la Paz. El comité del premio internacional más famoso del mundo citó su "papel como figura unificadora en la campaña para resolver el problema del apartheid en Sudáfrica”.

Es el autor de la frase: "Si eres neutral en situaciones de injusticia, es que has elegido el lado opresor".

También acuñó la frase referida a Sudáfrica como "la nación del arcoiris de Dios", ya que es un país formado por diversas culturas. Tutu hizo campaña en todo el mundo a favor de los derechos humanos, especialmente de la comunidad LGBTQ y el matrimonio igualitario. "No adoraría a un Dios que fuera homófobo", dijo en 2013, al lanzar una campaña a favor de los derechos de las personas LGBTQ en Ciudad del Cabo.

Relación con Argentina

Desmond Tutu fue uno de los cinco premios Nobel que en 2012 presionaron a Reino Unido para que negocie con la Argentina sobre la soberanía de las Islas Malvinas.

El activista antiapartheid firmó en marzo de 2012 una carta organizada por el argentino y también Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, para solicitar al por entonces primer ministro británico David Cameron que atendiera el reclamo de la Argentina de soberanía de las Islas Malvinas, Georgias y Sandwich del Sur.

El papa Francisco expresó su "tristeza" por la muerte del arzobispo anglicano Desmond Tutu y destacó su rol en la "promoción de la igualdad racial y reconciliación".

El saludo de Charlene de Mónaco

"Mi querido amigo, te echaremos de menos", así despidió la princesa de Mónaco a Desmond Tutu, ambos nacieron en Sudáfrica y compartieron distintas causas benéficas.

Charlene y tutu.jpg

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario