FOCO Ana Frank > FBI > Países Bajos

HALLAZGO

Arnold van der Bergh, el entregador de Ana Frank

Ana Frank murió a los 15 años en el campo de concentración de Bergen-Belsen. Arnold van den Bergh, escribano judío, habría informado el escondite de la familia.

Los historiadores han pasado casi 80 años preguntándose cómo las autoridades nazis en Países Bajos descubrieron a la cronista adolescente judía Ana Frank y su familia. Ahora, un grupo de investigadores dirigido por un exagente del FBI dice que pueden haber identificado a la persona que los traicionó.

El escenario más probable, según el equipo del caso sin resolver, fue que Arnold van den Bergh, un notario judío, informara a las autoridades sobre el escondite de la familia Frank, ubicado en un anexo secreto de un edificio en Ámsterdam.

La familia Frank se escondió durante 2 años en el anexo de un almacén en la Ámsterdam ocupada por los nazis antes de ser descubiertos en 1944 y enviados a Auschwitz.

Anne, quien escribió su famoso diario documentando su tiempo en el anexo, murió un año después a los 15 años en el campo de Bergen-Belsen.

Cómo los nazis encontraron a la familia Frank ha sido un misterio durante décadas. Pero después de una investigación de 6 años, un equipo dirigido por Vincent Pankoke, un agente retirado de la Oficina Federal de Investigaciones de USA (FBI), identificó a van den Bergh, un destacado empresario judío, como el principal sospechoso probable.

Los hallazgos se divulgaron en 'La traición de Ana Frank: una investigación de caso sin resolver', un nuevo libro de Rosemary Sullivan publicado por HarperCollins Publishers, de News Corp.

ANA FRANK.webp
Ana Frank.

Ana Frank.

Dudas

Como parte de la investigación, el Sr. Pankoke y su equipo revisaron decenas de miles de páginas de documentos, incluidos algunos nunca antes vistos, y entrevistaron a decenas de descendientes de personas familiarizadas con la familia Frank.

Sin embargo, algunos expertos advierten que la nueva evidencia que arroja la investigación no es concluyente.

Van den Bergh participó de un consejo judío encargado de ejecutar la política nazi en la comunidad judía, según el libro. Durante un tiempo, los nazis otorgaron a van den Bergh y su familia ciertas garantías que luego retiraron.

“Cuando van den Bergh perdió sus protecciones que lo eximían de tener que ir a los campos de concentración, tuvo que proporcionar algo valioso a los nazis con quienes había tenido contacto para que él y su esposa en ese momento estuvieran a salvo”, dijo Pankoke en una entrevista con '60 Minutes', en CBS.

Los investigadores dicen que creen que van den Bergh proporcionó a los nazis información sobre la ubicación de muchas familias judías escondidas, incluida la familia Frank, según el libro. El empresario judío murió en 1950.

“No hay evidencia que indique que él sabía quién se escondía en ninguna de estas direcciones”, dijo Pankoke.

Aunque no presentaron ninguna evidencia directa, los investigadores sugirieron que van den Bergh pudo conocer las listas de direcciones donde los judíos se habían estado escondiendo a través de su trabajo en el Consejo Judío de la ciudad, y que pudo haber divulgado la información para proteger su propia familia.

Los investigadores identificaron una copia mecanografiada de una nota anónima enviada a Otto Frank, el padre de Ana, pasada por alto en investigaciones anteriores, que identificaba al traidor de los Frank como van den Bergh.

Otto Frank, el único miembro de la familia que sobrevivió al Holocausto, recibió la nota después de que terminó la 2da. Guerra Mundial.

Sin embargo, Doyle Stevick, director ejecutivo del Centro Ana Frank de la Universidad de Carolina del Sur, se mostró escéptico de que la ubicación secreta del anexo de la familia Frank estuviera en cualquier lista a la que van den Bergh hubiera tenido acceso.

"Si los Frank organizaron su escondite directamente con los socios comerciales de Otto, ¿cómo podría su ubicación haber llegado a esa lista?", dijo Stevick. “Esta no es información que alguien escondido o cualquier ayudante haya tenido necesidad o motivo para compartir”.

La Casa de Ana Frank, un museo de Ámsterdam ubicado donde la familia Frank se escondió, compartió sus archivos y su colección con los investigadores, pero no participó en su investigación.

“La investigación del equipo de casos sin resolver ha generado nueva información importante y una hipótesis fascinante que amerita más investigación”, dijo Ronald Leopold, director ejecutivo de la Casa de Ana Frank.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario