Leído

1RA DIVISIÓN

Recrudece la bronca contra Marchi: “No se puede quedar bien con Dios y con el Diablo”

Mie, 06/05/2020 - 9:05am
Enviado en:
Por Urgente24

Joaquín Pucheta, arquero de All Boys, cuestionó este martes (05/05) el comportamiento de la conducción de Futbolistas Argentinos Agremiados (FAA), a quienes responsabilizó de intentar “quedar bien con Dios y con el Diablo”, en referencia a lo que considera una postura complaciente con los dirigentes de los clubes. Hace casi una semana, el presidente de la AFA, Claudio “Chiqui” Tapia, le respondió el jueves 30/04 a Sergio Marchi, titular de Agremiados, a través de varios retuits a las cuentas de Javier Marín y Pablo Toviggino, ambos voceros oficiales. De ahí, el titular de Ferro Carril Oeste, Daniel Pandolfi, recriminó el comportamiento del gremio de futbolistas en la protesta que enarboló luego de que la AFA resolviera dar por terminada la temporada, expresando que “por defender a algunos (jugadores) se olvidan de los más necesitados”. Por lo tanto, la Mesa de la Primera C de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) calificó de “irresponsable” a Marchi, en medio de la pelea entre dirigentes y jugadores por las rebajas salariales como consecuencia del parate por el coronavirus. Además, el arquero y capitán de Arsenal, Maximiliano Gagliardo, apuntó contra los dirigentes porque están “precarizando” el fútbol con los recortes salariales y la suspensión de los descensos hasta la temporada 2021-2022. Por eso, el presidente de San Martín de San Juan, Jorge Miadosqui, vaticinó que a fin de junio el 70% del plantel será desafectado, a raíz de la crisis económica que le produjo al club la conclusión del torneo de la Primera Nacional. En tanto, el defensor de Talleres de Córdoba Juan Cruz Komar reflejó su postura respecto sobre esta problemática y aseguró estar de acuerdo con el secretario de Futbolistas Agremiados, Sergio Marchi, en que “quitar los descensos es precarizar el fútbol”. Por otro lado, Pablo Toviggino, expresó el miércoles 29/04 su preocupación por la postura planteada por Marchi ante las últimas decisiones de la dirigencia y lo acusó de promover la “industria del juicio”. Por ende, los capitanes de los diferentes clubes del fútbol local acusaron Sergio Marchi de negociar el pago de sus salarios a espaldas de ellos.

Sergio Marchi, secretario general del gremio Futbolistas Argentinos Agremiados (FAA).
sergiomarchiotraportada.jpg
Sergio Marchi, secretario general del gremio Futbolistas Argentinos Agremiados (FAA).
Contenido

Como ya habíamos anticipado, el conflicto entre la AFA y Futbolistas Argentinos Agremiados (FAA) escribió otro nuevo episodio este martes (05/05), ahora, se sumó a Joaquín Pucheta, arquero de All Boys, quien cuestionó el comportamiento de la conducción de Agremiados, a quienes responsabilizó de intentar “quedar bien con Dios y con el Diablo”, en referencia a lo que considera una postura complaciente con los dirigentes de los clubes.

A raíz de la expansión del virus Covid-19, que mantiene paralizada la actividad futbolística desde marzo pasado, la AFA resolvió dar “por finalizada” la presente temporada y suprimir los descensos por dos años.

Esa postura permitirá que la mayoría de las instituciones se desprendan de aquellos jugadores cuyos contratos finalizan el próximo 30 de junio.

“No se puede quedar bien con Dios y con el Diablo. El gremio no nos está representando bien, sobre todo a los jugadores del ascenso”, sostuvo el guardavallas, de 27 años y oriundo de Villa Angela, Chaco.

Pucheta, verdadera figura de All Boys en el presente campeonato de la Primera Nacional (atajó 4 penales sobre 9 que le ejecutaron), reclamó a la conducción del sindicato “la defensa del jugador, porque habrá una depuración muy fea el 30 de junio próximo”, vaticinó.

Según el ex jugador de Lanús y Estudiantes de Buenos Aires, la conducción de FAA debe enfocarse “en tratar de responder a los jugadores y no pensar qué pasará con el club”, manifestó.

Pucheta, quien también exhibe un perfil solidario y organiza dos veces por semana una serie de ollas populares para sus vecinos bonaerenses en San Francisco Solano, expuso que el secretario general del gremio, Sergio Marchi, “tendrá que pelear para que a los jugadores que se les venza el contrato lo puedan prorrogar”.

El guardavallas relató que la entidad de Floresta “recién terminó de pagar enero y adelantó algo de febrero” advirtiendo, además, que “el jugador del ascenso se está acostumbrado a vivir dos o tres meses abajo”, graficó en diálogo con AM 910 (Radio La Red)

“No es solamente All Boys son varios clubes los que están así”, completó Pucheta. 

Hace casi una semana, el presidente de la AFA, Claudio “Chiqui” Tapia, le respondió el jueves 30/04 a Marchi, a través de varios retuits a las cuentas de Javier Marín y Pablo Toviggino, ambos voceros oficiales.

Tapia, que se mantuvo callado hasta el momento, reprodujo desde su cuenta oficial: “Nosotros hicimos un esfuerzo enorme pagando al día los salarios de nuestros jugadores, auxiliares, CT, administrativos, profesores, etc. durante todo el año. Hoy nos preocupa la salud física y psíquica de cada uno de ellos y sus familias. Todos deberemos poner algo para... (sigue)”

“Seguir manteniendo el vínculo laboral y que ninguno de los protagonistas se quede sin trabajo. No hay peor humillación para una persona que trabajar todos los días del año y no poder llevar un plato de comida a su mesa. De esta pandemia salimos poniendo entre todos”, continuó Tapia en el Twitter pero por medio de las palabras de Marín, integrante del Comité Ejecutivo de AFA y presidente de Acassuso.

“No nos van a encontrar en el conflicto y la discusión de una definición deportiva, no es este momento, tampoco vamos a llevar a la quiebra al club para conformar un capricho de la dirigencia de Agremiados, todos nuestros trabajadores tienen los mismos derechos”, cerró en una catarata de tres tuits.

De hecho, Tapia cerró con un tuit de Toviggino: “Otra miseria!!! Por favor, basta de operaciones MENTIROSAS. La Asociación del Fútbol Argentino MANTIENE EL SUBSIDIO PARA LA CATEGORÍA DEL FÚTBOL FEMENINO. Por favor Sergio, no hables en nombre de AFA, a las Distintas Categorías de Fútbol Argentino, la cuidamos entre TODOS”.

La respuesta en redes se debió a que Marchi aseguró que se terminaba el apoyo económico de la AFA, que es de casi 3 millones de pesos, al fútbol femenino después del 30 de junio.

La AFA no sólo lo desmintió si no que horas más tarde aseguró en un cable emitido por la agencia estatal de noticias Télam que continuarán por tiempo “indefinido”, a través del presidente del área, Jorge Barrios.

Por lo tanto, el presidente de Ferro Carril Oeste, Daniel Pandolfi, recriminó el comportamiento de Futbolistas Argentinos Agremiados (FAA) expresando que “por defender a algunos (jugadores) se olvidan de los más necesitados”.

“No se puede, por defender los intereses de algunos con más recursos, olvidarse de la defensa de los más necesitados, que son más de dos mil jugadores/as de menores recursos y quedarán libres el 30 de junio”, declaró el titular de la entidad de Caballito.

“Estamos seguros de que la mayoría de los jugadores del ascenso prefieren ampliar los contratos hasta diciembre”, manifestó Pandolfi en declaraciones que reprodujo la agencia Télam, en referencia a que un núcleo de vínculos con los actuales futbolistas del plantel del DT Jorge Cordon tiene fecha de vencimiento el 30 de junio próximo.

“La situación es difícil para todos. Es momento de sentarse y dialogar para que cada parte haga su parte”, apuntó el presidente de Ferro.

“Hay que pensar en el conjunto porque en esta situación nadie se salva solo”, comentó Pandolfi.

Posteriormente, la Mesa de la Primera C de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) calificó de “irresponsable” a Sergio Marchi.

“Repudiamos la actitud insensata e irresponsable de Sergio Marchi al oponerse de lleno a la propuesta de AFA e instar a los jugadores a que intimen a los clubes, muchos de ellos con sus planteles al día”, explicó la mesa directiva en su cuenta de Twitter.

Además, en el mismo mensaje, solicitó: “Atravesamos una crisis sin precedentes y los costos deben ser compartidos”.

Marchi amenazó con la posibilidad de “un paro” si se mantienen los recortes salariales y la suspensión de los descensos por dos años. Desde Agremiados entendieron las medidas como excusas para bajar los sueldos de los futbolistas y llenar los planteles con juveniles.

No obstante, el arquero y capitán de Arsenal, Maximiliano Gagliardo, apuntó contra los dirigentes porque están “precarizando” el fútbol.

“El que no entiende que están precarizando el fútbol, no lo quiere entender o mira para otro lado”, acusó Gagliardo, campeón de la Primera Nacional el pasado año con Arsenal.

“Estamos preocupados por las decisiones que se están tomando a nivel dirigencial, se apresuran en suspender los descensos. Es muy triste, hay un 80% de jugadores que se van a quedar sin trabajo”, explicó el futbolista que tiene vínculo con su institución hasta el 30 de junio y, de no renovar, quedará en libertad de acción.

Sin embargo, el ex Deportivo Morón es optimista hacia el futuro personal y de sus compañeros de plantel porque Arsenal “se comporta como una familia”.

“Hoy Arsenal está al día y hace bien las cosas, pero el presidente de nuestro club, con una lágrima en la cara, nos va a decir que no nos puede contratar. Si Arsenal no cobra los derechos de televisión, no nos puede pagar. En el cuerpo técnico son nueve personas más, no sólo el Huevo (Sergio Rondina) a los que también se les termina el contrato”, reconoció Gagliardo con TyC Sports.

“Que alguien me dé algún motivo de por qué los torneos que vienen serán sin descensos. Necesitamos estar en esa mesa, que se revea la situación. El Turco (Sergio Marchi​) es el líder sindical que elegimos. Y es el momento para que todos dialoguemos. Estamos en condiciones de sentarnos a escuchar cualquier propuesta. No puede pasar que 3.300 personas se queden sin trabajo el 1° de julio”, concluyó Gagliardo.

Por eso, el presidente de San Martín de San Juan, Jorge Miadosqui, vaticinó que a fin de junio el 70% del plantel será desafectado.

“Vamos cumpliendo (nuestras obligaciones) día a día, lo que podemos decir es que sí, el 70 por ciento del plantel quedará desvinculado”, declaró Miadosqui a la revista Jáchal Magazine.

El directivo agregó: “Seguramente tendremos que formar un equipo totalmente distinto de acuerdo a los ingresos que tengamos en su momento. No sabemos con qué vamos a contar el mes que viene o el otro mes o hasta diciembre. Yo creo que va a ser imposible jugar antes de diciembre”.

Respecto a los futbolistas, el dirigente confirmó que ellos “deben saber que hasta esa fecha iremos pagándoles o no, no lo sabemos. Pero vamos cumpliendo día a día”.

“Nosotros tenemos una realidad mucho más tranquila que otros clubes del Nacional. Debemos ser una de las instituciones mejor posicionadas en lo que se refiere a la situación económica. Pero no sabemos cuál es el futuro” aseguró Miadosqui.

Asimismo, el presidente de Unión, de Santa Fe, Luis Spahn, aseguró que Futbolistas Argentinos Agremiados (FAA) “tiene un arma poderosa para aniquilar a cuatro o cinco clubes”, tras el pedido del gremio de respetar los contratos de los jugadores sin quitas salariales.

“Como club seremos espectadores de las heridas de otros que llevan un importante atraso. Agremiados tiene un arma poderosísima para aniquilar a cuatro o cinco clubes. Un reclamo que me animo a decir que puede ser de más de 1.000 millones de pesos”, sostuvo Spahn en declaraciones a LT 10 de Santa Fe y reproducidas por el diario El Litoral de esa ciudad.

“Tenemos un contexto complicado y lo económico está en todos lados, como consecuencia de esta emergencia sanitaria que traerá inconvenientes para todos, no sólo para los clubes”, refirió el titular de Unión.

Y apuntó contra Sergio Marchi, titular de FAA, al señalar que “acá hay una conducción gremial que puja en una forma incorrecta y desconsiderada por preservar el derecho de los jugadores, y mucha gente no lo comparte”.

Según, Spahn “a partir de una cifra de corte (de salarios) se pretende un acto de solidaridad porque el fútbol no sólo son los jugadores, sino los cancheros, administrativos y demás que hacen posible que esto funcione”.

“Los clubes nos vimos en la idea de preservar los ingresos más bajos para tener una garantía alimentaria y nos encontramos con este conflicto”, expuso, y refirió que “el caso de Unión es llevadero con esa quita transitoria de pagar la mitad de los sueldos altos”.

El presidente ‘tatengue’ indicó que “los clubes tienen un arma fortísima, como es defender los contratos hasta diciembre, y no hubo acuerdo”, y expresó que “dicen que Marchi dio vueltas para contestar, o que después salió a decir que debían pagar todo o que pagara la Asociación del Fútbol Argentino”.

“Entonces el arma que tienen (los clubes), al negarse la parte gremial, es finalizar los torneos y los contratos se van a terminar. Entonces ahora Agremiados manda cartas documentos para que se paguen los convenios firmados”, apuntó.

Para Spahn “habrá un tironeo entre los clubes en busca de una acción solidaria por parte del gremio, y habrá que ver a qué recursos acceder para salir indemne de cualquier lesión patrimonial. Pero hay otros clubes que están en una situación muy complicada”, remarcó.

Ante este escenario, Sarmiento de Junín comunicó al plantel profesional que abonaría los salarios hasta el último jueves 30/04, y que dejaría libres a 14 futbolistas desde fin de junio por la crisis económica que afronta el club, según reveló el capitán del equipo “verde”, Yamil Garnier.

El presidente, Fernando Chiófalo, les avisó a los futbolistas por medio de una charla virtual que reprodujo la agencia oficial Télam que no pueden “cubrir los gastos”, indicó Garnier, frente a la ausencia de ingresos y a la dificultad con el abono de los sponsors, los socios y los derechos de televisión.

De esta manera, Sarmiento, tercero en la zona B de la Primera Nacional y con posibilidades de ascender a la próxima Liga de Fútbol Profesional lo dejará libre a él y a sus compañeros Lautaro Geminiani, Wilfredo Olivera, Lucas Landa, Gabriel Graciani, Federico Vismará, Gabriel Leys, Fabio Vázquez, Francisco Molina, Claudio Pombo, Ariel Cólzera, Pablo Magnín, Fernando Núñez y Diego Chaves.

Por ende, ante el desmantelamiento del plantel, también saldrá del club el entrenador Iván Delfino, junto con su cuerpo técnico, luego de casi tres años de trabajo en los que perdió tres posibilidades muy concretas de subir a primera división.

Por el momento, según un cable de Télam, en la entidad juninense, continuarán Manuel Vicentini -la figura del equipo-, Sergio Quiroga y Maximiliano Fornari, a quienes se sumarán juveniles para completar el plantel.

“Nosotros nos comunicamos con el gremio por otras deudas previas. Entendemos al presidente de Sarmiento porque no puede generar ingresos y entonces no tiene cómo pagarnos. El tema es que vamos a ser muchos los afectados”, le explicó a TNT Sports el capitán Garnier.

La deuda salarial de Sarmiento con su plantel y cuerpo técnico comenzó en febrero pasado y continuó hasta mediados de marzo, cuando se suspendió el campeonato.

Ahora, el club les anunció a sus jugadores que pagaba los sueldos hasta el último jueves 30/04, lo que se convirtió en un caso testigo porque aún restan los meses de mayo y junio para completarse los períodos contractuales de los futbolistas.

“Conozco bien al presidente y es una buena persona. Claro que asumió que la deuda existe y nos dijo que es su propia responsabilidad, pero desde el gremio nos pidieron que intimemos todos juntos a la institución, aunque es complicado por las diferencias de montos que hay entre los contratos de unos y otros”, detalló el ex volante entrerriano de Colón, de Santa Fe, de 37 años.

Tras la resolución que se tomó hace dos semanas, estalló el conflicto entre la casa madre del fútbol argentino y el titular de Agremiados, Sergio Marchi, quien fue acusado por los capitanes de los diferentes clubes del fútbol local de negociar el pago de sus salarios a espaldas de ellos. De ahí, el secretario ejecutivo del máximo organismo rector del fútbol argentino, Pablo Toviggino, expresó el último miércoles 29/04 su preocupación por la postura planteada por Marchi ante las últimas resoluciones de la dirigencia y lo acusó de promover la “industria del juicio”.

“Marchi se equivocó, no evaluó que dos mil jugadores podrían perder su fuente laboral. Me deja preocupado que promueva la industria del juicio”, apuntó Tovigginio, dirigente de máxima confianza del presidente de AFA, Claudio “Chiqui” Tapia.

Toviggino aseguró que la propuesta que AFA le acercó al gremio de futbolistas era “superadora” y una “solución global” a la crisis económica generada por la pandemia de coronavirus pero Marchi “nunca respondió”.

La idea de AFA era que los futbolistas acepten una quita “insignificativa”, según Toviggino, de una parte de los salarios a partir de abril a cambio de una extensión voluntaria de los contratos que vencen el 30 de junio.

“Bajo la amenaza de no jugar fomenta la industria del juicio con cartas documento a los clubes que fueron los empleadores de los jugadores. Nadie habló de no cumplir sino de tener un gesto”, explicó el dirigente santiagueño.

Toviggino también replicó a Sergio Marchi en la denuncia que hizo sobre los clubes que deben salarios de diciembre y enero cuando todavía no se había declarado la pandemia.

“Si hay clubes que debían diciembre debió pedir la inhibición, no lo hizo y permitió que siga pasando. No hay que reclamar cosas que debió haber observado. El esfuerzo colectivo tiene que ser de todos”, subrayó.

El ex presidente del Consejo Federal también defendió la decisión de anular los descensos y señaló que al mantenerse los promedios los clubes seguirán buscando ser competitivos.

En medio de esta situación, se calcula que son alrededor de 2.000 futbolistas a los que se les termina el contrato el 30 de junio o, en su defecto, cuando termine la temporada, que justamente se acaba de dar por finalizada. Son 212 en Primera División (un 22%), pero la cifra se duplica en las otras categorías (se calculan en promedio 15 convenios por equipo, muchos a préstamo).

Hay que mencionar que hubo un intento de no llegar a la situación de acorralar a los jugadores: desde AFA se le planteó a Agremiados sólo realizar una quita del 30% de los sueldos desde 500.000 pesos para arriba (en la A, esa cifra se da en 200 contratos). La medida iba a regir desde el 1° de abril hasta que los planteles volvieran a entrenarse. Si el gremio aceptaba, lo “ahorrado” iba a ayudar a saldar el resto de los salarios y a la posibilidad de extender los contratos que se vencían, según una nota publicada por el diario deportivo Olé.

Incluso, la alerta llegó a los futbolistas: el último lunes 27/04, en otra reunión, los capitanes le plantearon a Sergio Marchi que no estaban enterados de su negativa al planteo dirigencial y temen una ola de desempleados, según reveló el diario Olé.

Por un lado, es cierto que los equipos no pueden desarmarse al 100%: en Primera, seguirán los promedios y los clubes comprometidos no podrán relajarse. Sin embargo, en el Ascenso, los promedios fueron suprimidos y es muy fácil hacer la plancha: si en 2021 una institución juega con juveniles y saca 0 (¡CERO!) puntos, igual mantiene la categoría y no contrae deudas. Ayuda a que los clubes no quiebren pero atenta contra el futbolista, según planteó el diario Olé.

Y lo que sigue ahora es un aprovechamiento del sistema: un club puede atrasarse dos meses en pagar el sueldo antes de que el jugador pueda intimar el pago, que es la recomendación que el gremio les va a hacer. Pasa que para activar una carta documento es necesario contar con la anuencia del jugador. Y hay que ver cuántos deciden ir por la doble indemnización y quedar libres con un mercado de pases cerrado y en un contexto de crisis mundial, o bien mantenerse en el molde y cobrar a los premios. Por consiguiente, los dirigentes saben que les pueden judicializar el reclamo e inhibirlos, pero que esa plata, cuando el futbolista la cobre, le va a llegar licuada por la inflación. A su vez, tampoco es lo misma una medida corporativa como la que tomó todo el plantel de Huracán, a que los clubes decidan con quiénes quedarse y a quiénes descartar, según ese medio.

Los jugadores le reclamaron a Marchi el hecho de que FAA se opuso de inmediato a la reducción de sueldos, pero además no le consultó a los capitanes, por lo que los dirigentes determinaron la finalización de la temporada sin que el tema de los contratos figure en la agenda.

Ante la reacción de los futbolistas y el descontento por la manera de manejarse de Agremiados, el gremio le dijo a los jugadores que intimen de manera masiva a los clubes que tienen deudas, para así provocar alguna decisión hacia futuro, como la anulación de los descensos en el 2021.

Como los dirigentes anularon los descensos, lo que estiman los jugadores es que los clubes utilizarán futbolistas de la cantera para afrontar la próxima temporada, por lo que muchos profesionales se quedarán sin trabajo.