Leído

EL ÉXITO Y EL FRACASO SON 2 IMPOSTORES

Retiro sin gloria en Vicentín y crisis del contrato entre Alberto F. y la clase media

Lun, 22/06/2020 - 1:31pm
Enviado en:

Días complejos para el Gobierno nacional. Luego de peripecias en el 'caso Vicentín', el Gobierno nacional cambió su guión y ahora respalda un proceso de intervención "sin expropiación", informó el gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, tras una reunión con el presidente Alberto Fernández, oportunidad en que le presentó un proyecto mediante el cual la provincia, a través de la Inspección de Personas Jurídicas, solicitará a la justicia la "conformación de un Órgano de Intervención" durante todo el plazo que se extienda el concurso preventivo, una "alternativa superadora" al drástico DNU 552. En tanto, el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, y el jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, se reunieron: “Los datos han empeorado, eso nos preocupa porque cuantos más contagios, más se usan las terapias intensivas y las instalaciones hospitalarias”, explicó Kicillof. “Si esto sigue así indefectiblemente vamos a tener que endurecer las medidas”. Larreta: “Vemos con mucha preocupación los datos de los últimos días, y si tenemos que tomar medidas más drásticas para cuidar la salud de la gente no nos va a temblar el pulso”. Pero el plan pos pandemia no aparece, y el programa económico de reconstrucción, tampoco.

Reunión cumbre en La Plata: la delegación porteña y los dueños de casa bonaerenses, con la conclusión de que podrían endurecer la cuarentena.
Contenido

El 10/06, el presidente Alberto Fernández cumplió 6 meses en el sillón de Bernardino Rivadavia. 

Sus primeros 100 días fueron en lo que se considera 'normalidad'. 

El 20/03 la Argentina inició el aislamiento social preventivo y obligatorio, que al 10/06 había cumplido 82 días y el sábado 20/06 llegó a 92 días, pero en breve superará los otros 100 días, y esta 2da. etapa es la que marcará gran parte de su mandato. 

¿Qué duda de cabe que su gestión está atravesada por circunstancias excepcionales y absolutamente inéditas, en torno a una pandemia que condiciona a la Administración?

Ahora bien: es diferente que su gobernanza quede asociada con la memoria colectiva histórica de la inédita cuarentena global, a que quede condicionada por el Covid-19.

Son decisiones del propio Presidente las que definirán el rumbo A o el B. Es obvio que el resultado de la pos pandemia definirá una u otra posibilidad. Y esto debe llevarnos a la pregunta inevitable: ¿Cómo, quién y qué están trabajando en la Administración para la pos pandemia?

Pero no vayamos tan rápido. Mejor rebobinemos: el Ejecutivo nacional puso el listón muy alto con respecto al desempeño en la posible crisis sanitaria y da toda la impresión que la suerte de su performance quedará sometida al recorrido del virus.
  
Otros países, por caso España, con 28.315 muertos por causa del Covid al viernes 19/06, tienen, según anuncia el CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas), al gobernante Partido Socialista Obrero Español con el 31% de intención de voto, si las elecciones fueran hoy, liderando las encuestas. 

Vale recordar que en las elecciones de noviembre 2019, el PSOE obtuvo 28% de los sufragios emitidos. Es decir que, según esta encuesta, pese a los fallecidos no pierde su caudal electoral, sino que lo aumentaría en 3 puntos.
  
En esta línea de valorar la evaluación que hace la opinión pública de sus gobernantes en un momento de extrema tensión, es interesante el caso italiano: el 1er. Ministro, Giuseppe Conte, un gris abogado, sin el menor carisma, pero que si hoy hubiese elecciones ganaría porque encabeza todas las preferencias. El hombre que goza de la confianza del polémico Movimiento 5 Estrellas resulta la revelación de la política europea, al plantar cara a la Europa del norte y exigir al gobierno comunitario en Bruselas, recursos excepcionales, para acelerar la recuperación post pandémica. 

Y eso que Italia tuvo 34.561 fallecidos al 19/06.

Es más, en un gesto de audacia, Conte permitió el ingreso de hospitales militares móviles rusos y de brigadas de médicos cubanos, para ayudar en tareas sanitarias, y nada de esto le afectó. En Italia la reacción fue diferente a la centroderecha argentina, a la que le pareció terrible que nuestro 'enfant terrible', Axel Kicillof, tuviera una idea similar porque, tal como sucedió en Andorra, había que arriesgar gente en la atención en geriátricos.

Y 'operadores' de prensa más que periodistas dijeron que se trataba de espías cubanos tal como si Cuba precisara de eso en la Argentina, cuando es el país donde el régimen de La Habana goza de una popularidad superior a la de cualquier otro país de América Latina, de acuerdo a todas las encuestas regionales.
  
Volviendo a Italia, durante este fin de semana, el premier italiano convoca a la 'troika' del Viejo Mundo: Úrsula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea; y a nuestras conocidas Christine Lagarde (Banco Central Europeo) y Kristalina Georgieva (Fondo Monetario Internacional), para solicitarles recursos, tal como hizo Grecia años atrás. 

El 'ágape' será en la mansión del Bel Respiro, finca romana que perteneció al papa Inocencio X, aquel del rostro impenetrable, retratado genialmente por Diego Velázquez. Y sí… los italianos son geniales para las escenografías.    
  
Recordemos que Italia tiene 60 millones de habitantes, 239.000 contagiados y, otra vez, 34.561 muertos sobre sus espaldas a consecuencia del Covid-19.
  
En Francia, Emmanuel Macron comenzó la crisis del coronavirus con el pie izquierdo, al permitir elecciones municipales el domingo 15/03, con el virus ya instalado en tierras galas. 

Sin embargo, ahora se lo ve campante, al convocar a una comisión de expertos para asesorar a la Presidencia de la República en temas de reconstrucción. En la 1ra. reunión de notables, entre quienes se encuentran Olivier Blanchard, ex jefe de economistas del FMI; y Lawrence Summers, ex secretario del Tesoro de USA, Macron dijo que habría que “repensar el mundo”. 

A la grandilocuencia francesa no hay con qué darle... pero a su astucia política tampoco.
  
Tal vez Boris Johnson, en Inglaterra, resulte el más cuestionado por su tardía reacción ante el Covid-19, que sólo ocurrió cuando él mismo fue diagnosticado positivo e internado.

Sin embargo, en cualquier caso, ninguna moción a su gobierno se presentó en la Cámara de los Comunes. Por lo tanto, no está en cuestión su permanencia en el sobrio inmueble de 10 de Downing Street, Londres.
  
Un caso aparte es el de USA, en período preelectoral. Donald Trump dijo en varias oportunidades tanto una cosa como lo contrario, perdiendo credibilidad como vocero ante la emergencia sanitaria.

Sin embargo, las revueltas que han ocurrido en USA no fueron consecuencia de las derivas de la pandemia (119.061 muertos al viernes 19/06). Los conflictos tienen relación con el sempiterno tema racial, que arrastra USA desde hace siglos, e incluyó una guerra civil y varios asesinatos, comenzando por Abraham Lincoln y Martin Luther King Jr., mucho antes que el de George Floyd
  
Este paneo por países que afrontaron la pandemia con muchos muertos de por medio, lo concluimos en Brasil, donde la continuidad del inefable Jair Bolsonaro, con 48.954 muertos, está aparentemente en duda un día sí y otro también pero por su desafío al Legislativo y al Judicial, que lo investiga por los casos de corrupción en los que aparecen colaboradores o amistades de sus hijos. 

Pese a todo, su base electoral es rocosa y no desciende del 30%, a pesar de las 'boutades' constantes que él comete. Es más: todavía se permite soñar en voz alta con un autogolpe que liquide al parlamento.

Kicillof & Rodríguez Larreta
  
En la Argentina, la valoración de la opinión pública con respecto al desempeño del gobierno nacional en la pandemia es altamente positiva, tal como acaba de consignar Urgente24, al reflejar un trabajo demoscópico de Zuban Córdoba y Asociados

Sin embargo, se percibe un 'ambiente raro', en parte porque el propio Ejecutivo nacional se encargó de instalar en la agenda un inútil debate sobre la seguridad jurídica de la actividad privada.

Luego, es densa la atmósfera que rodea al gobernador Axel Kicillof, muy preocupado con la posibilidad del colapso de la capacidad hospitalaria bonaerense. Él explica que es muy diferente ampliar la cantidad de camas disponibles para el marketing político respecto de ampliar la cantidad de camas en las unidades de cuidados intensivos, que es donde se juega la vida o la muerte de los pacientes graves de covid-19. 

Sus críticos dicen que él exagera preanunciando el diluvio final y las 10 plagas de Egipto porque, en definitiva, estaría aconteciendo lo previsible e inevitable en una pandemia que carece de vacuna para contrarrestarla. 

Los de Kicillof retrucan que esto es fácil afirmarlo cuando no se tiene o familiares o amigos entre los fallecidos.

El gobernador de la provincia de Buenos Aires adelantó este viernes 19/06 que en la jornada se registraron 2.060 nuevos casos de coronavirus en todo el país y 31 muertos, pero en su reunión con el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, se evaluó endurecer la cuarentena en algunas zonas.

Si tenemos que tomar medidas más drásticas para cuidar a la gente no nos va a temblar el pulso”, dijo Rodríguez Larreta.

No tengo mucho para agregar, sólo que los datos empeoraron. Eso nos preocupa porque cuanto más contagio, más gente tiene que usar las camas de las terapias intensivas. Eso va generando que, con el paso del tiempo y el correr de la pandemia, haya menos disponibilidad”, explicó el gobernador bonaerense.

Si esto sigue así, como dijo Horacio, vamos a tener que endurecer las medidas”, agregó.

Una cama de terapia intensiva es ocupada por un paciente que se recupera entre 10 días y 14 días. Solamente después queda disponible para otro paciente: es el ciclo que indica Kicillof que amenaza desbaratarse.

Ahora  bien, Alberto Fernández y Axel Kicillof ya hicieron todo lo que había que hacer y el hasta ahora comparativamente bajísimo número de muertos demostraría que la dura cuarentena fue un éxito

Si cumplieron su misión, ¿por qué debería temerse una crisis política que no han padecido, con muchos más fallecidos, España, Italia, Francia y el Reino Unido?

No hay una respuesta lógica a este interrogante, y ahí es donde se sospecha que hay sobreactuación gubernamental.

La ciencia médica explica en estos tiempos que el virus tiene comportamientos dispares y aleatorios. Es momento de transferir responsabilidades a los individuos, trabajar con nichos o brotes específicos, y concentrarse seriamente en la agenda post pandemia porque la economía es un problemón en un país que acumula varios años de crisis. 

Un capítulo fundamental de la agenda post pandemia consiste, otra vez, en presentar un programa económico coherente e integral. Los números de mayo fueron muy preocupantes.

El contrato de Alberto
 
El otro tema es que el Presidente había firmado un contrato social tácito con sectores de clase media, que consistía -al menos para los de la clase media- en establecer un 'puente de plata' entre el pésimo gobierno de Mauricio Macri y la amenaza del regreso del kirchnerismo 'duro'.

Pero algunas páginas de ese contrato ya tienen varias tachaduras. Y la sospecha consiste en que las tachaduras fueron a causa de Alberto Fernández. Por ejemplo, el 'caso Vicentín', que amenazaba con una tormenta de 50 movilizaciones en localidades de la Provincia de Santa Fe el sábado 20/06, al punto de cancelar el Presidente su visita a Rosario.

El viernes 19/06, la Justicia ordenó el cese de la intervención de la empresas ordenada por el Presidente. Cuando se debatía si habría apelación a la 2da. instancia, prevaleció la cordura y el Estado decidió retroceder en esa decisión que había dejado en superficie la inseguridad jurídica antes que el supuesto rescate.

Pero el costo político ha sido considerable para el Presidente cuyo marketing era la moderación. 

En 10 días se recuperaron, con cargo a la imagen del Jefe de Estado, conceptos tales como 

**expropiación”, 
**expulsión de compañía aérea” (cese de operaciones de LATAM Argentina, en parte por culpa del Ministerio de Trabajo, a cargo de Claudio Moroni, amigo personal de Fernández), y 
**la culpa del aumento de los contagios la tienen los 'runners' y los padres que sacan pasear a los niños”. 

Debe quedar claro que un servidor no habla de si ese es realmente el pensamiento de Alberto Fernández, sino de la disputa por la creación de sentido, máximo altar de la comunicación moderna. Al fin y al cabo, es la que otorga el salvo conducto sobre el bien y el mal.

No es este el momento de perder el apoyo de esos sectores medios, más bien es la hora de juntar 'masa crítica'.