"EL CAMALEÓN, MAMÁ, EL CAMALEÓN..."

Carlos Raimundi, el que se tomó todos los colectivos

De la UCR al Frepaso. De allí a la Alianza. De allí a Elisa Carrió. De allí a la centro izquierda. De allí a Sabbatella. Y con él al cristinismo. De crítico del kirchnerismo a defensor a ultranza del modelo. De los cacerolazos buenos a los cacerolazos malos. Del blanqueo bueno al blanqueo malo. Todas las caras de un camaleónico diputado nacional durante la "década ganada".

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). A lo largo de su historia política Carlos Alberto Raimundi atravesó un sin número de transformaciones. En los 80, dentro de la UCR, fue residente del Comité Nacional de la Juventud Radical. Luego se pasó al Frepaso de Carlos 'Chacho' Álvarez con el que aterrizó en la Alianza

Después se incorporó a las filas de Elisa Carrió en el ARI, sigla por la que fue en 2003 candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires, distrito que lo tenía como presidente del partido. 
 
Tras la ruptura con Carrió, Raimundi tomó las riendas del ARI disidente e integró en el Congreso el bloque Sí, que en ese entonces lideraba Eduardo Macaluse.  En aquellos años, tanto con Carrió como desde el bloque Sí, Raimundi fue muy crítico del kirchnerismo. 
 
Pero su camaleonismo político, comprobado a lo largo de su historia como dirigente, le permitió sumarse a las filas del cristinismo en los últimos años, del que se volvió un defensor a ultranza
 
En la actualidad, Raimundi, un abogado próximo a cumplir 56 años, se desempeña como diputado por el bloque Nuevo Encuentro, que lidera el titular de la AFSCA, Martín Sabbatella, un partido integrante del colectivo ultracristinista Unidos y Organizados. 
 
Se puede decir que Raimundi se pasó de un extremo a otro. De Carrió a Néstor Kirchner y Cristina Fernández hay un oceano de diferencias. Cristina Fernández es hoy la Presidente de la Nación, y la líder de la Coalición Cívica, su más profunda crítica. 
 
La agencia Télam publica este jueves declaraciones de Raimundi en la que destacó los logros del "modelo". Sin fisuras en su discurso, obvió toda crítica que pudo habérsele oído en el pasado reciente. 
 
Para el diputado, a través de los últimos 10 años de gestión kirchnercristinista, el gobierno instaló "profundos cambios en los parámetros de la sociedad que valora las políticas públicas por sobre las privatizaciones, la igualdad y la cohesión social como motor del desarrollo, la decisión para enfrentar a los poderes concentrados y la voluntad de debatir la democratización de instituciones que parecían intocables como la gran prensa y el Poder Judicial". 
 
Raimundi cuestionó a la oposición, a la que acusó de realizar una “ofensiva desenfrenada" en contra del Gobierno  de buscar  "reforzar un clima de pesimismo y desconfianza tendiente al fracaso del proyecto" puesto en marcha hace 10 años.
 
Y como si siempre hubiera estado en el lado kirchnerista de la historia, el diputado remató: “La verdad es que los ejes propuestos por los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner de la última década, hacen que valga la pena seguir apoyando, militando y defendiendo este proyecto”. 
 
Dada esta defensa cerrada por parte del diputado, no está demás rememorar algunas de sus declaraciones de cuando era parte de la oposición. 
 
Durante el conflicto con el campo, en 2008, Raimundi culpaba al Gobierno por haber unido en su contra a actores tan disímiles como la Sociedad Rural y la Federación Agraria. “El gran error del Gobierno fue haber unido en un mismo frente a quienes por decirlo de alguna manera le pusieron los muertos al golpe y a quienes le pusieron los ministros”, dijo en aquel entonces. 
 
Ese mismo año, cuando Kirchner se convirtió en presidente del PJ, Raimundi cuestionó la mimetización entre el partido y el Estado. "El jefe del partido habla sobre los temas del Estado y la jefa de Estado habla en los actos partidarios". Caber recordar que fue la Presidente quien fuera la única oradora durante el acto de consagración. 
 
En 2006 Raimundi criticaba los acuerdos de precios de Guillermo Moreno al considerarlos “meros anuncios mediáticos” . Hoy aplaude los congelamientos de dudosa efectividad
 
En 2005 opinó que el pago al FMI honraba "la deuda de los mas fuertes"  haciéndole pagar el costo "a los más débiles". Hoy cree que la interrupción del "presente proceso" provocará un regreso al Fondo y a sus "políticas de ajuste"
 
En 2009 Raimundi pensaba que el dinero del blanqueo de capitales "era dinero enfermo" y que el Gobierno quería financiarse con él. Hoy estima que esos dólares que el Gobierno quiere atraer fueron guardados "por ahorristas precavidos" y evasores, y que deben volcarse a la inversión. 
 
En 2008, otra vez, en pleno conflicto con el campo,  Raimundi defendía "el sentimiento espontáneo" de los cacerolazos de ese momento. "Yo veo algunos chicos jóvenes, algunas personas de clase media que no salen por las retenciones, que salieron porque están hartos de corrupción, hartos de autoritarismo, hartos de patotas y por eso encontraron una veta ahí", dijo en aquel entonces el hoy diputado. 
 
Hoy dice que los reclamos que se escucharon que se tradujeron en las megamanifestaciones como el #8N y el #18A son "demandas de más alta gama" y las descalificó porque allí "no había ningún desocupado".  
 
Son algunos ejemplos de las diversas posturas contradictorias que Carlos Alberto Raimundi tuvo en los últimos años , que seguramente continuarán después del cristinismo. Lo que no se sabe es dónde.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario