Leído

LA VIEJA CACHEMIRA

India, Pakistán y China: Peligrosa amenaza de guerra

Mie, 07/08/2019 - 5:49pm
Enviado en:
Por Urgente24

Cachemira eligió, por un ataque de Pakistán, ingresar a India, y esta decisión la tomó aún cuando es un territorio islámico igual que Pakistán cuando India tiene otras religiones. La porción de Cachemira que tiene Pakistán y también la de China fue por ataques que apostaron a la debilidad militar India, algo que hoy día no sucede. India se siente fuerte, hace valer sus derechos y Pakistán se enoja. Lo novedoso es China, pero ya tiene problemas en Taiwán y Hong Kong, además de Donald Trump. Tanto India como China son aliados de Rusia, gran proveedor bélico de India. India, Pakistán y China tienen poder nuclear. El cóctel es peligroso.

Quema de una bandera india en Pakistán. REUTERS / Fayaz Aziz
pakistan-india.jpg
Contenido

Pakistán y China reaccionaron con enojo ante la decisión de India, el 05/08, de revocar el estatus especial de Cachemira, una región en conflicto entre los 3 países, pero en especial entre Pakistán e India.

Entonces, Islamabad degradó las relaciones diplomáticas bilaterales y suspendió el comercio con Nueva Delhi. 

Beijing describió la medida como un intento de India de "socavar la soberanía territorial de China", aumentando las tensiones en el sur de Asia.

El 1er. ministro de Pakistán, Imran Khan, habló por teléfono con el presidente turco Recip Erdogan; y el primer ministro de Malasia, Mahathir Mohamad, cuyos países son miembros de la Organización de Países Islámicos. 

El 07/08, Khan estableció un comité de 7 miembros para estudiar las implicaciones del movimiento de India en Cachemira y celebró una reunión del Consejo de Seguridad Nacional.

El comité decidió la degradación inmediata de las relaciones diplomáticas con India y solicitó al Alto Comisionado de India en Pakistán que abandonara el país.

También hizo regresar a su Alto Comisionado en funciones en Nueva Delhi. 

También ha suspendido el comercio bilateral, que asciende a unos US$ 3.000 millones anuales. El comité también ha pedido una revisión inmediata de todos los acuerdos bilaterales.

Pakistán también ha cerrado su espacio aéreo a India, después de abrirlo hace solo unas semanas. 

Lo había cerrado en febrero después de que aviones de la Fuerza Aérea de India bombardearon un presunto campamento terrorista en Balakot, una ciudad en la provincia de Khyber Pakhtunkhwa.

Pero éste es el punto más bajo en las relaciones bilaterales entre los 2 países desde el ataque a Mumbai de terroristas con base en Pakistán el 26/11/2008. 

India y Pakistán, se han enfrentado con armas nucleares, han librado 4 guerras, 3 de las cuales fueron por la soberanía de Cachemira. 

Hasta ahora, India ha perdido más de 100.000 vidas por la insurgencia armada en Jammu y Cachemira, que comenzó en 1990.

C Christine Fair, una académica estadounidense que ha estado rastreando India y Pakistán durante más de 20 años, dijo: “En mi opinión, Pakistán necesita comercio con India más de lo que India necesita comercio de Pakistán. E India debería haber degradado las relaciones con Pakistán hace mucho tiempo”.

Ella agregó: “India tiene un Instrumento de Adhesión, según el cual Pakistán está en ocupación ilegal del territorio incautado en la guerra de 1947-1948."

Jammu y Cachemira

El Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas también emitió una declaración oficial desde Ginebra (Suiza), condenando las restricciones a la población local. Ellos señalaron que las acciones de India violaron la resolución de la ONU de los derechos civiles y políticos, ratificada en el pasado por la India.

El 05/08, India revocó el Artículo 370, una disposición constitucional que había otorgado un "estatus especial" al estado de Jammu y Cachemira. Esta disposición constitucional les dio el derecho a tener leyes diferentes al resto de India. 

Jammu y Cachemira era 1 de los 29 estados que, junto con los 7 territorios de la Unión, forman la República de India. La capital en verano es Srinagar mientras que la de invierno es Jammu. Ahora serán 2 estados, o sea que India tendría 30.

“El plan de convertir a Jammu y Cachemira en dos territorios separados, directamente bajo el gobierno federal, socava el autogobierno, que hasta ahora era la estrategia en Cachemira, y nos coloca en un territorio desconocido", dijo un alto funcionario federal que trabajaba en Cachemira.

La noche antes de que el ministro del Interior, Amit Shah, hiciera el anuncio en el Parlamento, el gobierno federal suspendió toda las comunicaciones en Jammu y Cachemira y declaró el toque de queda. También se envió a 26,000 policías federales adicionales para apoyar al ejército y las fuerzas paramilitares existentes en el estado.

Desde la revocación del artículo 370, India comenzó los preparativos para una reacción violenta de los cachemires y Pakistán y China, rivales tradicionales del gobierno de Nueva Delhi. 

El estado de Jammu y Cachemira ingresó a India después de la independencia en 1947, pero se lanzó inmediatamente a la guerra contra Pakistán, que logró mantener algunas partes del territorio cuando se estableció una línea de alto el fuego entre los dos países. 

Una guerra fronteriza corta pero aguda entre India y China condujo a una nueva pérdida de territorio en Cachemira. La parte oriental conocida como Aksai Chin permanece bajo control chino.

"Pakistán e India están ahora en una situación precaria y de un enorme potencial para escalar. Es una oportunidad para las organizaciones terroristas independientes y aquellas apoyadas por actores estatales que podrían aprovechar para llevar la tensión más arriba", dijo Happymon Jacob, profesor de la Escuela de Estudios Internacionales de la Universidad Jawaharlal Nehru en Nueva Delhi.

Jacob, quien ha viajado mucho con los ejércitos de India y Pakistán y es un interlocutor habitual en diálogos de doble vía con Pakistán, cree que las tensiones aumentarán significativamente. 

“Cachemira está preparada para más violencia e inestabilidad, lo que será evidente una vez que se levante el toque de queda. Las protestas en Cachemira impulsarán aún más a Pakistán a continuar promoviendo su agenda en Cachemira. Estamos viendo tiempos difíciles tanto en Cachemira como entre India y Pakistán”, dijo.

El asesor de seguridad nacional de India, Ajit Doval (centro) y efectivos de la policía federal en Cachemira. Photo: Courtesy CRPF
El asesor de seguridad nacional de India, Ajit Doval (centro) y efectivos de la policía federal en Cachemira. Photo: Courtesy CRPF

China

Las principales fuentes del gobierno dijeron que la reacción pakistaní estaba dentro de "lo esperado", y que también se estaba preparando para un aumento de la tensión por el "apoyo a los elementos terroristas en el Valle de Cachemira". 

A medida que las comunicaciones se restablecieron parcialmente en  Jammu y Cachemira, fuentes oficiales dijeron al periódico Asia Times que las reacciones contrarias al anuncio fueron "silenciadas". 

Según un alto funcionario de la policía india estacionado en Cachemira, la región estaba tensa pero tranquila. 

“A las personas se les ha permitido ocuparse de sus asuntos y pueden desplazarse. Parecen cautelosos, pero están tranquilos. Hay informes de algunos incidentes esporádicos de lanzamiento de piedras, pero son bastante menores”, informó el oficial de policía.

Si bien India esperaba que Pakistán reaccionara, creía que la reacción de China sería silenciosa. Sin embargo, China consideró las decisiones de India como un intento de cambiar el statu-quo del territorio que ha estado bajo su control desde la guerra de 1962.

"India ha continuado socavando la soberanía territorial de China al cambiar unilateralmente su ley nacional", dijo la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores chino, Hua Chunying. 

Ella dijo que la eliminación del artículo 370 era "inaceptable y no tendrá ningún efecto", e instó a India a "acatar estrictamente los acuerdos pertinentes alcanzados por ambas partes".

India retrocedió señalando que era un "asunto interno" y no hizo comentarios sobre "los asuntos internos de otros países".

El asesor de seguridad nacional de India, Ajit Doval, quien fue un miembro clave del equipo que tomó la decisión trascendental, aterrizó en Cachemira el martes 06/08 por la mañana. 

Como oficial de inteligencia profesional con décadas de experiencia en lucha contra el terrorismo y Cachemira, Doval se reunió con las tropas y también habló con los lugareños para hacer una evaluación de la situación después del anuncio.

Pero Shah Fesal, un burócrata de Cachemira convertido en político, publicó una publicación en Facebook calificando la medida de "gran traición" y prometió luchar contra ella y acercarse a la Corte Suprema.

El pasado

La culpa la tienen los ingleses, obviamente. Ellos sudvidieron el subcontinente indio cuando la Gran Bretaña colonial se retiró de India.

Londres les pidió a los estados principescos que eligieran a quién pertenecerían.

A diferencia de otros estados principescos que eligieron India o Pakistán, Cachemira deseaba mantenerse independiente. 

Pero una invasión de Pakistán, liderada por los miembros de la tribu Pathan, ayudado por el ejército paquistaní, persuadió al entonces rey Hari Singh, a firmar el Instrumento de Adhesión, un documento legal que unía formalmente su estado a India, que se hacía cargo de su defensa ante Pakistán.

Mientras ambos países de flamante independencia combatían sin piedad, el líder político más destacado de Cachemira, el jeque Abdullah, negoció un estatus especial para Cachemira. 

Las negociaciones entre Abdullah, y los representantes del 1er. gobierno independiente de India, moldearon la relación de Nueva Delhi con su único estado de mayoría musulmana.

La primera guerra entre India y Pakistán terminó en un punto muerto, y una línea de alto el fuego dividió a los 2 países.

En octubre de 1962, China lanzó un ataque a través de las fronteras del norte de la India. 

Cuando el mal equipado ejército indio se retiró, gran parte del este de Jammu y Cachemira, una región conocida como Aksai Chin, fue ocupado por China. 

Los chinos utilizaron esta área para construir vínculos con sus partes orientales y negociaron con Pakistán para hacerse cargo de otra parte en marzo de 1963. 

India acusó a Pakistán de "ceder ilegalmente" parte del "territorio en disputa".

En 2018, Pakistán cambió el 'statu-quo' constitucional de Gilgit-Baltistán, agregando otra capa de complejidad al estado dividido.

2 ex ministros principales de Jammu y Cachemira, Mehbooba Mufti y Omar Abdullah, y todos los líderes que apoyan la secesión de Cachemira fueron puestos en "detención preventiva".

Pratap Bhanu Mehta, vicecanciller de la Universidad de Ashoka y uno de los intelectuales públicos más destacados de India, comparó el movimiento con el manejo de los uigures y tibetanos por parte de China.

“Hay momentos en la historia de una república cuando todo se reduce a la bota. Nada más y nada menos. Estamos presenciando ese momento en Cachemira. Pero este momento también es una carrera seca para la profanación política que puede ocurrir en el resto de India ”, escribió Mehta.

El ejército, que tiene una gran presencia en el estado y lidera las operaciones de contrainsurgencia, también está preocupado.

“Estamos entrenados para perseguir a los terroristas. Pero no tenemos idea de cómo lidiar con los casos de desobediencia civil. Si de repente miles de personas se unen y comienzan a marchar en protestas pacíficas, no tenemos idea de cómo abordar eso”, dijo un general de alto rango del ejército indio.

USA ha permanecido en silencio, lo que se suma a la tranquilidad de India. En un comunicado emitido por el Departamento de Estado, el portavoz Morgan Ortagus dijo: "Estamos siguiendo de cerca los acontecimientos en el estado de Jammu y Cachemira". Tomamos nota del anuncio de India que revisa el estado constitucional de Jammu y Cachemira y el plan de la India para dividir el estado en 2 territorios asociados".

Agregó: “Notamos que el gobierno indio describió estas acciones como estrictamente asunto interno. Nos preocupan los informes de detenciones e instamos a que se respeten los derechos individuales y se debata con las personas de las comunidades afectadas ”.