Leído

CAUSA CUADERNOS

2 años de una sobreactuación judicial

Vie, 10/01/2020 - 2:22pm
Enviado en:
Por Urgente24

La sobreactuación (por la politización de un caso judicial, sin mencionar la supuesta corrupción que considera el 'caso D'Alessio) destrozó la causa Cuadernos mucho antes de que se pudiera probar qué porción era verdadera y cuál era falsa o incomprobable. La sobreactuación victimizó al kirchnerismo, mucho antes de que se conoceran las irregularidades más diversas en las imputaciones e instrucciones judiciales. La sobreactuación no sólo fue responsabilidad de Carlos Stornelli/Marcelo D'Alessio y Claudio Bonadío. También del diario La Nación y su plantel de periodistas investigadores a cargo.

Claudio Bonadío (izq.) y Carlos Stornelli.
destitucion-bonadio-stornelli.jpg
Contenido

El sargento jubilado de la Policía Federal Argentina, Jorge José Bacigalupo, se encargó de recordar, según una cadena de chats que circuló por Whatsapp, que el 08/01/2018 le entregó los llamados 'Cuadernos de la Corrupción' al periodista Diego Cabot, del diario La Nación.

Más allá de la escasa confianza que, para algunos, merecería Bacigalupo como depositario de bienes de terceros (en este caso, anotaciones de su supuesto 'amigo' Oscar Centeno), el escándalo fue gigantesco.

La causa judicial iniciada, por decisión de Cabot, el fiscal federal Carlos Stornelli y el juez federal Claudio Bonadío, emergió ante la opinión pública el 01/08/2018, y alcanzó uno de sus momentos de mayor repercusión el 17/09/2018, cuando el magistrado decidió procesar a la por entonces senadora nacional Cristina Elisabet Fernández de Kirchner, y otros, en la causa N°9.608/2018.

De acuerdo al por entonces oficialismo, aquel proceso fue uno de los más importantes en la historia argentina por las denuncias y pruebas de corrupción en las contrataciones del Estado Nacional, dinero que, supuestamente, recaudaba (contaba y ventilaba) Roberto Baratta, cercano colaborador de Julio De Vido por indicación de Néstor Kirchner en 2003.

De acuerdo a la por entonces oposición, aquel proceso fue uno de los más importantes en la historia argentina por la cantidad de irregularidades que se cometieron, las supuestas extorsiones realizadas en sede tribunalicia, y la descalificación posterior que le provocó a la Justicia Federal para intervenir en expedientes sobre corrupción.

Los 'Cuadernos' -en verdad eran las fotocopias, otro motivo de polémica- quedaron en lo de Bonadío porque él intervenía en la causa por sobreprecios en las compras de Gas Natural Licuado iniciada en 2017 en el Juzgado a su cargo. 

En Wikipedia hay un artículo archivado como "Causa de los Cuadernos", que afirma que transcurrido un tiempo, resultó que Su Señoría y la Fiscalía consideraron como válida una pericia que resultó falsa pero que el interín provocó que al diputado nacional Julio De Vido le fuesen quitados sus fueros y se lo llevara a prisión.

"A principios de 2018, cuando el perito fue imputado por «falso testimonio agravado» y refutada la pericia, se presentaron al juzgado las fotocopias de los supuestos cuadernos escritos por Oscar Centeno, exchofer de Roberto Baratta."

El fiscal Stornelli, quien era conocido por Cabot, decidió formar actuaciones complementarias a la causa del gas natural y entregárselas al juez Bonadío, un típico caso de los que en el pasado Elisa Carrió denunciaba como "forum shopping".

El diario La Nación y el periodista Cabot parecieron alcanzar el paraíso de la información. Cabot recibió el premio Internacional de Periodismo Rey de España por su investigación "Los Cuadernos de las Coimas".

La apreciación de muchos políticos y periodistas era que el 'kirchnerismo', y de alguna manera todo el peronismo, estaba liquidado ante la opinión pública, y Mauricio Macri tenía asegurada su reelección en 2019.

Fueron detenidos Roberto Baratta, Oscar Centeno, Walter Fagyas, Hugo Martín Larraburo, Enrique Llorens y Néstor Lazarte y los empresarios Javier Sánchez Caballero, Gerardo Ferreyra, Claudio Javier Glazman, Jorge Guillermo Neira, Armando Roberto Loson y Carlos Mundín

Quedaron con pedido de captura, entre otros, los empresarios Carlos Wagner, Francisco Valenti y Juan Goicochea, y los exfuncionarios Hernán Gómez, Oscar Thomas y Fabían García Ramón.

Entre las personas imputadas, 17 se acogieron al régimen de imputados arrepentidos, 15 fueron aceptados con acuerdo homologado, para obtener una reducción de la pena que les corresponda, a cambio de brindar "información o datos precisos, comprobables y verosímiles" para avanzar en la causa judicial.

En distintos medios de comunicación se afirmó que el fiscal Stornelli había advertido que "no habrá sortijas para todos", refiriéndose al beneficio de ser incluidos como arrepentidos. 

Pero 'la espuma' comenzó a bajar mientras trascendían irregularidades progresivas y reiteradas, en especial en jurisdicción de Stornelli.

Por ejemplo, a pesar de que la ley ordena que las declaraciones que el imputado arrepentido realice en el marco del acuerdo de colaboración deberán "registrarse a través de cualquier medio técnico idóneo que garantice su evaluación posterior", en la causa Cuadernos se omitió registrar por medios audiovisuales las declaraciones de los presuntos arrepentidos.

Una de las consecuencias más concretas de todo el escandalete fue la ruptura con Mauricio Macri de parte de la comunidad de negocios (el llamado 'círculo rojo'). Los hombres de negocios se consideraron traicionados por el hijo y heredero de una de las fortunas acumuladas en base a negocios con el Estado.

De nada sirvió que Macri afirmara que él no intervenía en los procesos judiciales. Para la mayoría de los argentinos, los magistrados de Comodoro Py siempre responden al poder político de turno y por eso se acepta que se reformule la Justicia Federal.

De pronto, la causa judicial que debía llevar a Macri hacia la reelección comenzó a sepultar su ambición.

Entre los muchísimos empresarios procesados (y hasta detenidos) en su momento (luego desprocesados y liberados), se mencionó a:

> Ángelo Calcaterra, primo de Macri y ex titular de Iecsa. 
> Paolo Rocca, de Techint.
> Juan Carlos De Goycoechea, de Isolux. 
> Claudio Javier Glazman, de Sociedad Latinoamericana de Inversiones.
> Armando Loson, de Albanesi.
> Jorge Guillermo Neira, de Electroingeniería.
> Javier Sánchez Caballero, de en Iecsa.
> Carlos Wagner, quien presidió la Cámara Argentina de la Construcción.
> Héctor Alberto Zabaleta, de Techint.
> Luis Betnaza, de Techint.
> Aldo Roggio.
> Eduardo Hugo Antranik Eurnekian, sobrino de Eduardo Eurnekian, de Corporación América.
> Raimundo Peduto, de Industrias Juan F. Secco.
> Juan Carlos Lascurain, ex presidente de la Unión Industrial Argentina.
> Gerardo Ferreyra, de Electroingeniería. 
> Carlos Mundín, de BTU.
> Francisco Valenti, de Industrias Metalúrgicas Pescarmona (Impsa).

De pronto, la causa Cuadernos se 'empantanó'. Tan vasta, era complicadísima entonces elevarla a juicio por la cantidad de instancias procesales a cumplir, un grave error de estrategia de Bonadío.

Nunca se encontró dinero de lo denunciado.

Ocurrieron denuncias sobre pedidos de dinero a imputados.

Y, lo más grave, en enero de 2019 se conoció otra causa penal en la que se investigaba al falso abogado Marcelo D'Alessio.

Invocando el nombre del fiscal Stornelli, resultó que D'Alessio habría extorsionado a empresarios requiriéndole la entrega de dinero para que no se lo detuviera en la misma. 

D'Alessio prestó declaración y fue detenido; y Stornelli fue imputado por la extorsión, "operaciones de inteligencia y espionaje ilegales". 

Esta causa no ha terminado ni mucho menos.

El diario La Nación se olvidó de mencionar el 2do. aniversario de la entrega/recepción de los cuadernos a Cabot, y Bacigalupo le reprochó el silencio.

Pero Bacigalupo parece ignorar que Macri perdió las elecciones. Ganó el binomio Alberto Fernández / Cristina Fernández de Kirchner. Y la causa judicial ofrece pocos logros. Antes que condenar, victimizó al kirchnerismo, en parte culpa de La Nación, no sólo de Stornelli y Bonadío.

Se espera la jubilación, en el mejor de los casos, de Stornelli y Bonadío durante 2020.