ARCHIVO >

Del juez Petrone al ministro Tarek: Vertiginosos ascensos en el (ladri) progresismo valijero

Los Kirchner no consiguen zafar de la valija de Claudio Uberti que llevaba Guido Alejandro Antonini Wilson. Y eso que todavía Franklin Durán no fue condenado (si lo fuese, ¿sería un causal de juicio político para Cristina por irregular financiación de su campaña, o no?).

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). El juez argentino Daniel Petrone y el ministro venezolano Tarek El Aissami son jóvenes exponentes del (ladri) progresismo latinoamericano, esa ideología basada en el populismo demagógico, en el poder en la Argentina, Venezuela, Bolivia y Ecuador. Petrone, con 36 años, ya cree haber realizado méritos suficientes, con 6 meses como juez, para convertirse en camarista federal kirchnerista. Tarek El Aissami tiene 28 años y ya es ministro de Interior de Hugo Chávez Frías. El ascenso de ambos se encuentra vinculado, curiosamente, al Valijagate y a las sospechas estadounidenses que una alianza de corrupción vincula a Caracas y Ciudad de Buenos Aires. La corrupción no es un problema para Washington DC. Ha mantenido históricos aliados sospechados de corrupción: desde Saddam Hussein y Manuel Noriega (a quienes luego eliminó) hasta Carlos Menem y Luiz Inácio Lula da Silva (aunque éste afirma haber encontrado el camino correcto). El problema es cuando esa corrupción se relaciona con lavado de dinero y narcotráfico. El Valijagate, por lo menos, ubica al lavado de dinero en el centro de la escena. Por supuesto que tampoco USA puede librarse del lavado de dinero porque, en definitiva, las operaciones encubiertas de lavado de dinero de la CIA para financiar a la 'contra' nicaragüense fueron el inicio de los cárteles mexicanos del narcotráfico en  Ciudad Juárez, pero es evidente que USA no parece dispuesto a tolerarlo en otros. Y ahí tienen un problema Chávez y los Kirchner. Aqui algunos recortes dominicales. Joaquín Morales Solá en La Nación: "(...) El juez Daniel Petrone, que investiga en la Argentina la valija de Antonini Wilson, tiene 36 años, seis meses de juez y ya quiere ascender a camarista. Su ambición en la carrera judicial tiene la velocidad del sonido. Su ascenso quedará entonces en manos del Consejo de la Magistratura, que controlan con mano férrea los kirchneristas Carlos Kunkel y Diana Conti. Petrone ya declaró la falta de mérito para Claudio Uberti en la causa sobre el misterioso viaje que unió Caracas con Buenos Aires. A Uberti le faltan méritos, en efecto, pero tiene antecedentes suficientes como para enfrentar una severa investigación judicial. La Cámara en lo Penal Económico está analizando ahora aquella resolución aparentemente tan rápida y próvida de Petrone. Es cierto que la decisión del juez se tomó en otro contexto, cuando todavía las lenguas fáciles de Miami no habían comenzado a moverse. La Cámara deberá decidir, en primer lugar, si el delito fue contrabando o lavado de dinero. Las penas por contrabando son mucho mayores que las de lavado. Deberá decidir también si mentir es un delito. Antonini Wilson dijo que traía libros en una valija atiborrada de dólares, que es lo único que leyó en su vida. La justicia argentina no consideró nunca la mentira como un delito, pero se refirió siempre a aviones inocentes con un mentiroso a bordo. Los jueces tendrán que pronunciarse, por último, sobre la participación real de Uberti en el trasiego de dinero espurio. El eventual delito de contrabando promovido por un funcionario, que tiene penas mucho mayores, podría terminar con el otrora influyente operador de Kirchner en la cárcel. Importa lo que resolverá la Cámara, pero importa también la acción permanente y cotidiana del juez. Puede suceder aquello o puede repetirse el caso Skanska, en el que directamente no pasa nada. Esa es, tal vez, la investigación más profunda sobre hechos de corrupción en la administración pública. La denuncia de sobreprecios fue implícitamente hecha por la misma empresa concesionaria de la obra. Ahora, de vez en cuando, algún magistrado llama a todos los involucrados para someterlos al trámite burocrático de que ratifiquen o rectifiquen lo que ya dijeron en todos los idiomas. Punto. Tras el estrépito inicial, la investigación quedó tan parada como el gasoducto cuestionado. Ni culpables ni obras. Sólo la inexperiencia de Sergio Massa lo llevó a aceptar repreguntas en la Cámara de Diputados sobre Antonini Wilson y sobre el Indec. La oposición no lo dejó respirar. Agustín Rossi, jefe de los kirchneristas, debió denostar a Raúl Alfonsín para conseguir lo que quería: que la reunión se terminara de una buena vez. Una respuesta más de Massa y el bloque oficialista estallaba o se pasaba a la oposición, relató un legislador. El contraste no pudo ser peor: Rossi vapuleaba a Alfonsín en el Congreso, mientras el ex presidente radical le sacaba a Cristina Kirchner en la Casa de Gobierno el mejor discurso que ha dicho como Presidenta. Algunos radicales le están proponiendo a Julio Cobos que el año próximo renuncie a la vicepresidencia para presentarse como candidato a senador por Mendoza. En 2011, lo seducen, podría ser candidato a gobernador de su provincia o a presidente. Cobos prefirió pedirle públicamente a Julio De Vido que cuente lo que sabe sobre Antonini Wilson, sobre Caracas y sobre Uberti. No se irá de la vicepresidencia, aunque deba vivir a pan y agua. De hecho, acaba de vivir en Miami de la beneficencia porque no le dieron los viáticos que le corresponden. La comitiva de los Kirchner, en cambio, gastó dólares hasta cansarse durante una semana innecesaria en Nueva York. (...)".
Reyes Theis en El Universal, de Caracas, Venezuela: "El 23 de agosto de 2007 -21 días después de que le incautaron la maleta con 800 mil dólares en Argentina- Guido Alejandro Antonini conversaba en Miami con Franklin Durán y Carlos Kauffmann, los dos últimos intentaban convencer al 'hombre de la valija' de que contaría con el apoyo del Gobierno venezolano para salir del problema donde estaba metido. Pero como las palabras de Durán y Kauffmann no parecían ser suficientes, el primero de ellos resolvió llamar al viceministro de Interior y Justicia, Tarek El Aissami, para que conversara con Antonini Wilson. Tras dejarle un mensaje para que lo llamara, supuestamente, El Aissami devuelve la llamada al teléfono celular de Durán. FD. -Epa hermanito, ¡C..., me llamaste! Ya va. Espérate un momentico, te voy a poner a alguien para que te salude. GA. -¿Quién es? FD. -Tarek GA. -Yo no... FD. -No, pero te lo presento... AA. -¡Hola!, Tarek, mucho gusto. Bueno, ahí, Tarek, más o menos. FD. -Los abogados que vinieron, una m... GA. -Mira, los abogados que vinieron son una m... FD. -Los abogados que yo busqué. GA.- Los abogados que trajo Frank no me gustaron. FD. -No, no, no, no. Tú los buscaste. GA. -O sea... Me van a traer unos argentinos, ellos vienen ahorita a verme, que aparentemente sí son los tipos. Es importante Tarek, ¿Aló? Colgó. FD. -No te colgó. Eso se cae a veces. GA. -Colgó. Dice, "es importante tu defensa", fue lo que me dijo Tarek. ¿Qué es lo que es Tarek? FD. -Viceministro de Seguridad Ciudadana. GA. -¿Eso como qué? FD. -El más arr... CK. -El que manda la DIEX, él es el que manda en la Disip. FD. -El jefe de la DIEX, el jefe de la Disip. el jefe de la PTJ. Está por encima de esos cargos. GA. -O sea, el jefe del FBI. FD. -El jefe del FBI, de la CIA, del Departamento de Justicia y de la DEA. Minutos más tarde, el viceministro El Aissami, supuestamente vuelve a llamar. FD. -Tarek, se cayó. FD. -Ver..., ¿Y esa vida de rico? FD. -Abrir la maleta ¿no?, ¡ja, ja, ja, ja, ja! FD. -Mira, ya va pa' ponértelo. ¡Ajá!, que no agarró los abogados que vinieron de Argentina porque no les dio feeling, entonces vamos a hablar con Moisés y con Nicolás pa' ver si le da química. Dale, mi rey. Ya te lo pongo pa' que te despidas. No fue que se le cayó la llamada. GA. -¡Aló!, Tarek. ¿Cómo estas? Ok ¿Y mi problema en Venezuela, Tarek? ¿Se soluciona? O sea, no me preocupo por ahí. Bueno, Tarek. Ok. Gracias, hermanito. Un abrazo. me han dado por todos los lados, Tarek. Bueno, ok, un abrazo. FD. -No, pana, ya yo sé. No se te ocurra llamar a otro gue... a las 5:00 am, sino a mí. ¿Aló? Colgó. M..., he tenido un sexo."