ANÁLISIS Osama bin Laden > Al Qaeda > 11S

CAMINO A LA YIHAD

Osama bin Laden: De ingeniero multimillonario a terrorista

El líder de Al Qaeda, Osama bin Laden, se convirtió por dos décadas en el terrorista más buscado del mundo, pero antes fue un multimillonario niño prodigio.

El líder del grupo terrorista Al Qaeda, Osama bin Laden, se convirtió por dos décadas en el terrorista más buscado del mundo.

"Dios usó nuestra guerra sagrada en Afganistán para acabar con la Unión Soviética. Ahora pedimos a Dios que nos utilice una vez más para acabar con los estadounidenses, para convertirles en sombras de sí mismos", explicaba bin Laden acerca de su odio profundo contra USA en 1997.

Fue la cabeza del atentado terrorista más importante de la historia del país norteamericano y del mundo: El atentado a las Torres Gemelas el 11 de septiembre del 2001. ¿Pero siempre fue un yihadista? No, bin Laden antes de convertirse en el más buscado del mundo fue un niño prodigio multimillonario.

Sus primeros pasos

Nacido el 10 de marzo de 1957 en Riad (Arabia Saudí), Osama bin Laden fue el decimoséptimo hijo - de más de 50 hermanos - de Mohammed bin Awad bin Laden, importante magnate saudí de la construcción, y su décima esposa saudí Alia Ghanem , de ascendencia siria. Algunas personas dicen, en realidad, que Ghanem no era una de sus 11 esposas oficiales, sino una concubina.

Su padre ha sido descrito como un campesino y albañil nacido en la provincia de Hadhramaut del antiguo Yemen del Sur, entonces colonia británica, que emigró a Arabia Saudí en los años 30 y que se hizo rico dos décadas después. Muhammad bin Laden diversificó sus inversiones y terminó amasando una gran fortuna, estimada en 5.000 millones de dólares. La casa real saudí primero le solicitó un préstamo para cubrir los salarios de los funcionarios en un apuro financiero y luego adjudicó en exclusiva a la Bin Laden Corporation las contratas de las obras de ampliación y acondicionamiento de los recintos sagrados de La Meca y Medina, que habían quedado muy chicos para acoger a los millones de peregrinos llegados cada año para el hadj.

Criado y crecido en Jeddah, Osama recibió una educación esmerada en centros elitistas, como el Victoria College de Alejandría, Egipto, destino recurrente de los hijos de príncipes y jeques de todo Oriente Próximo, y gozó de los lujos de los jóvenes de su condición.

Desde una edad muy temprana, destacó por ser un niño cortés, amable, atento, inteligente y compasivo. Pero la tragedia llegó a su vida a la temprana edad de los 11 años cuando su padre murió en un accidente de helicóptero. Todo su imperio económico se traspasó a sus progenitores, que pasaron a controlar la gran fortuna.

Osama decidió quedarse en Arabia para casarse con una sobrina de su madre, Nawja Ghanem, de 14 años.

Se inició en la doctrina de la fe en una madrasa (seminario coránico, una especia de escuelas religiosas) de Jeddah antes de estudiar Ingeniería, Gestión de Empresas y Teología islámica en la Universidad Rey Abdulaziz de Jeddah, al tiempo que participó en la administración del emporio empresarial de su familia.

Fue en su época estudiantil cuando entró en contacto con otros pensamientos políticos. Osama compartía la doctrina wahabí, mayoritaria entre los suníes, muy rigurosa, puritana - no aceptan plenamente la tecnología ni la música en el ámbito religioso, por ejemplo - y expansionista.

Los wahhabíes se atienen estrictamente a la escuela de jurisprudencia hanbalí, la más orientada hacia lo árabe y lo tradicional de las cuatro interpretaciones históricas de la sharía o canon de la ley islámica, y que fue fundada por Ahmad ibn Hanbal en el siglo IX. Para los hanbalíes, la única verdad que regula todos los aspectos de la vida, temporal y espiritual del creyente emana del Corán y de la sunna, ésta entendida como los seis compendios de hadices (o hadith, textos recopilatorios de los hechos y palabras del Profeta, que conforman la tradición y complementan al Corán) más importantes por atribuirse su autoría a Mahoma y sus primeros seguidores.

Puesto que hacen una interpretación literal de los Textos Sagrados, se oponen a toda innovación racionalista, presente en otras escuelas jurídicas, y por lo tanto rechazan la mayoría de los hadices y, desde luego, toda la jurisprudencia (fiqh) de origen no coránico o mahometano, como los razonamientos jurídicos (iytihad) respaldados por el consenso de los creyentes (ichma).

El wahhabismo histórico hizo una interpretación especialmente beligerante de la yihad como el recurso a la espada, pero no ya para defender su fe, sino para imponerla a cualquiera que disintiera de ella.

Pero, el conocimiento de otras doctrinas más politizadas y anticlericales, sumado a las antiguas creencias de Osama, entró en las bases de su propio pensamiento. Entre sus ideas destacaba aquella que decía que los rebeldes eran mártires: así lo demostró a partir de entonces con su participación en varios atentados.

De ingeniero a terrorista

Comenzó en 1979 con el apoyo a los rebeldes afganos en su guerra contra la antigua Unión Soviética (URSS). Fue en aquella época cuando una información sobre bin Laden empezó a recorrer medio mundo.

Se cree que la CIA se encargaba de entrenar no solo a Osama, sino a algunos de los terroristas árabes que se dividieron para iniciar la guerra civil durante la década de los 90. Obviamente, el gobierno de USA lo niega.

Durante los años 80, bin Laden dedicó sus esfuerzos a recaudar fondos y a asesorar a altos cargos árabes en Peshawar y Azzam. También se valió de sus conocimientos en ingeniería para construir, con el beneplácito de la familia real saudí, campamentos, refugios y caminos para los soldados afganos. Durante este período incluso participó en varios combates y en 1988 fundó la organización Al Qaeda (que significa "La Base") junto con Aymán al-Zawahiri y otros catorce socios.

La agrupación pretendía unir a todos los grupos de militantes dispersos en cualquier región para luchar contra los soviéticos (y, posteriormente, contra USA). Su política de actuación tenía dos vertientes: una centrada en la guerra de guerrillas, como la de Afganistán; y otra, en acciones violentas destinadas a provocar un levantamiento popular que diera lugar a una nueva era para los musulmanes de todo el mundo.

Entre 1983 y 1998 decenas de atentados se sucedieron en todo el mundo gracias al líder de Al Qaeda. El objetivo siempre fue la ciudadanía estadounidense de las embajadas, bases militares y otro tipo de inmuebles. Osama señalaba que estas acciones no pretendían declarar la guerra a Occidente, sino "al régimen norteamericano, que está en contra de todos los musulmanes".

Sin título (14).jpg
Osama bin Laden y Al-Qaeda. Foto: Gettyimages.

Osama bin Laden y Al-Qaeda. Foto: Gettyimages.

Las famosas fatwas -decretos religiosos- en forma de carta que bin Laden envió entre 1996 y 1998, en las que declaraba la guerra santa contra USA, pusieron en alerta roja al país de la libertad. Se estaba preparando algo grande: el atentado del #11S, pero no lo vieron venir.

Los hijos de Osama bin Laden

Con su primera esposa, Nawja Ghanem, Osama tuvo 11 hijos.

En 1983 bin Laden contrajo nupcias con la profesora Khadijah Sharif, con quien tuvo 3 hijos. Sin embargo, en 1996 ella dejó a bin Laden cuando este fue desterrado de Sudán. Dos años después del matrimonio con su segunda esposa, bin Laden se casó entonces con Khairiah Sabar. Con ella tuvo 1 hijo, Hamza Bin Laden.

La cuarta esposa del líder terrorista fue Siham Sabar, con quien se casó en 1987 y tuvo 4 hijos. A su vez, su última esposa fue Amal al-Sadah, con quien contrajo nupcias en 2000, y con la cual tuvo 5 hijos. Fue ella fue quien estuvo presente al momento de su muerte.

image (10).jpg
Osama Bin Laden (segundo desde la derecha) junto a su familia en Suecia a principios de los 70. FOTO: AFP

Osama Bin Laden (segundo desde la derecha) junto a su familia en Suecia a principios de los 70. FOTO: AFP

Muchos de ellos nunca han sido yihadistas, aunque varios tuvieron un pasado en Al Qaeda.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario