Leído

Milei cruzó la línea de no retorno al meterse con las hijas de Giacomini

Vie, 22/01/2021 - 11:58am
Enviado en:
Por Urgente24

Los economistas Javier Milei y Diego Giacomini fueron amigos, socios y hasta tuvieron un programa de TV juntos. Pero el salto a la política del primero generó las críticas de su histórico socio. Inmediatamente, de la mano de José Luis Expert, llegaron las respuestas y también críticas a otros economistas con sus conocidas y poco respetuosas formas. Pero lo peor llegó en las últimas horas cuando Milei se metió con las hijas de Giacomini, un camino sin retorno.

474ce99b5da26c6e97f3371e942ac03d.jpg
Contenido

Aunque fueron amigos y hasta tuvieron un programa de TV juntos, el salto a la política de Javier Milei generó las críticas de su histórico socio Diego Giacomini.

"Estás arruinando todo lo que hiciste y el sistema te va a devorar", disparó a mediados de octubre en su editorial en 'Canal 22'. 

"Los tiempos son prematuros para que los que defendemos las ideas de libertad nos metamos en política; te estás equivocando, papá", criticó.

'Liberalismo, política y mesianismo', se tituló la editorial de Giacomini, explicó las "teorías de las ideas de la libertad" y por qué es una "contradicción" creer en la política como herramienta transformadora". 

"Por eso, la batalla cultural y la acción humana están antes que nada y como instrumentos de transformación", continuó.

"Para empezar, el mojón inicial es odiar al estado y descreer de la política como instrumento cambiante de la realidad del individuo y sus interacciones en sociedad. Tenemos que crear una masa crítica de gente que lo entienda y desprecie de forma total la política como cambio de la realidad", sentenció el periodista de 'Canal 22'.

Luego hubo tensos cruces también con Roberto Cachanosky. Javier Milei y José Luis Espert insultaron y se burlaron del economista, y generaron una gran repercusión.

"Me pone muy feliz que mencionen el caso de la mie... humana de Cachanosky", sostuvo Milei, mientras que Espert, en un tono risueño, acotó: "Roberto, si estás escuchando, acá te mandan saludos".

"Roberto, te cuento: cuando hablo de un dinosaurio envidioso y resentido, sos vos", agregó el economista que, a pesar de sus reiteradas críticas a la política, intentará ingresar a la cámara de Diputados de la Nación en 2021.

Luego Milei fue tendencia nuevamente en las redes sociales por tratar de "mogólico" a Giacomini.

 

Y palabra tras palabra lo que parecía una amistad inquebrantable terminó de la peor manera.

Porque si bien la tensión entre ambos venía desde hace unos meses, todo llegó a un punto máximo con ese video en las redes donde acusó a su examigo de no apoyar su candidatura a diputado.

Giacomini no se quedó callado y a los pocos días salió con todo a responderle a Milei en el programa radial de Baby Etchecopar:  "Milei ya no está educando, está adoctrinando, igual que Cristina. Los que lo siguen son todos jóvenes fachitos que justifican cualquier barbaridad que hace. Está destrozando las ideas de la libertad". 

Y para cerrar, o abrir una guerra campal, llegó lo peor en las últimas horas cuando Milei se metió con las hijas de Giacomini.

Inmediatamente, recibió respuestas y cuestionamientos hasta de los amigos de Giacomini por haber pasado un límite insalvable: trasladó su pelea a los hijos de su exsocio. 

 

 

Milei cruzó la línea. Difinítivamente, traspasó esa delgada frontera que jamás debe cruzarse, porque no existe retorno.  Meterse con los hijos por algo que hicieron los padres, no tiene ningún sentido más allá de la falta de respeto y de códigos.

Como bien responden uno de los tuits "con los hijos de los demás no hay que meterse, si yo tengo un problema con alguien lo arreglo en tribunales, en una mesa o de última a las piñas. No es de hombre, ni de persona honorable."

Por lo demás, la intolerancia denota inseguridad y miedo.

La revista de medicina 'Discovery Salud' afirma que en la mayoría de los casos, la intolerancia "oculta un problema de inseguridad, de baja autoestima, de miedo patológico. De ahí que los intolerantes descarguen toda su furia de forma especial entre quienes están indefensos, ocultando la cobardía de su comportamiento en el grupo a fin de intentar diluir su irresponsabilidad. Una "enfermedad" que se cura con el conocimiento. A fin de cuentas, la intolerancia no deja de ser siempre sino producto de la ignorancia y el miedo".