Avance en el Congreso y radicalización

El triunfo del oficialismo, logrando la prórroga de la legislación delegada que incluye retenciones y superpoderes, confirma que Kirchner ha perdido la guerra, pero que todavía puede ganar batallas.

CIUDAD DE BUENOS AIRES ( NuevaMayoría). El triunfo del oficialismo, logrando la prórroga de la legislación delegada que incluye retenciones y superpoderes, confirma que Kirchner ha perdido la guerra, pero que todavía puede ganar batallas. El ex presidente no tiene posibilidades de retener el poder en 2011, pero todavía está en condiciones de ejercerlo, sobre todo hasta el 10 de diciembre, cuando entran en funciones los nuevos legisladores.  

El oficialismo tuvo en el Senado dos legisladores más (38) que los obtenidos el 17 de julio del año pasado, cuando fue derrotado al votarse la Resolución 125. Pero la clave fue el despacho de Comisión que permitió el tratamiento con quórum de mayoría simple (37), dado que sin él se requería el quórum de dos tercios (48), imposible de obtener para el kirchnerismo. La sorpresa fue que la senadora de Santa Fe que respondía a Carlos Reutemann (La Torre) fue quien, con su firma, permitió el tratamiento con el mencionado quórum de mayoría simple. Fue una jugada hábil del kirchnerismo, ya que en caso contrario hubiese sido derrotado en el Senado en un tema vital tanto política como económicamente.  

La ruptura de Reutemann con La Torre buscó desmentir cualquier idea de que él ha negociado con el oficialismo, como lo decían los socialistas en Santa Fe durante la última campaña electoral. En cuanto a las declaraciones del Senador santafecino sobre una eventual candidatura de Duhalde, fueron poco felices, porque reforzaron la imagen de que no está decidido a ser candidato. Pero la realidad es que mantiene su decisión y se encuentra en pugna con el ex Presidente, quien intenta controlarlo.  

La relación del Ejecutivo con los gobernadores se encuentra en tensión por la baja en los ingresos fiscales y las necesidades de las provincias. Terminó el diálogo con los gobernadores y sólo dos (Río Negro y Tierra del Fuego) obtuvieron una promesa de recursos adicionales. La provincia de Buenos Aires ya está en dificultades para pagar los salarios de este mes. A su vez, la de Santa Cruz lleva más tres semanas de paro petrolero que le frena el ingreso por regalías, mientras que no logra financiar su déficit, que es de 2.000 millones de pesos, un tercio del que tiene Buenos Aires. El ministro de Economía santacruceño ha informado que los fondos de la provincia que estaban depositados en el exterior ahora están en el Banco Nación y son 404 millones de dólares, pero no están disponibles por garantizar créditos cuyo destino no aclaró. El gobernador de esta provincia (Peralta) estuvo con la Presidente sin recibir apoyo. Kirchner busca precipitar la caída del gobierno provincia aun a costa de agravar la crisis de su propia provincia con las consecuencias negativas que ello le traerá. Desde el gobierno nacional se analiza dar autorización a las provincias para endeudarse y pagar salarios, y los gobernadores ya están preparando diversos instrumentos de financiamiento.

En lo político, el kirchnerismo se sigue radicalizando. Intelectuales y legisladores del oficialismo salieron en defensa de Luis D´Elia -quien el domingo 23 realizó un acto en apoyo al kirchnerismo y defendió la designación del nuevo ministro de defensa iraní acusado por el atentado de la AMIA-, procesado en la justicia por la agresión que realizara contra un manifestante favorable al campo en 2008. A su vez la titular de las Madres de Plaza de Mayo (Bonafini) calificó a Hugo Moyano de traidorazo, afirmando que se apresta a abandonar el oficialismo. Ambos hechos confirman que Kirchner ha pasado a sostenerse en los llamados movimientos sociales, abandonando al PJ y tomando distancia del sindicalismo, a los que considera responsables por la derrota electoral del 28 de junio.

Al mismo tiempo, la tensión con la Iglesia se acentúa. La Comisión Permanente del Episcopado se reunió la semana pasada y reiteró su oposición a la despenalización de la droga y confirmó que la pobreza llega al 40%. El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, calificó como subjetiva dicha cifra, a la vez que desde el Ejecutivo se requirió a la Corte celeridad en el fallo de despenalización, que tiene 55% en contra en los sondeos y sólo 33% a favor.  

Pero la batalla emprendida con el grupo Clarín, quizás sea para Kirchner la más importante y ella concentrará todos sus esfuerzos, buscando a través de ella reconstruir el poder, debilitado por la derrota frente al campo en 2008 y el fracaso electoral en 2009.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario