Leído

FISCAL EN FUGA

Stornelli, entre una alianza judicial-política-mediática y una maniobra de CFK, Parrilli y abogados

Mar, 28/05/2019 - 10:29am
Enviado en:
Por Urgente24

El fiscal Carlos Stornelli anunció que nuevamente no se presentará ante el juez Ramos Padilla quien lo investiga por espionaje y extorsión, y aprovechó la llamada 'Operación Puf' difundida por Jorge Lanata, y presentó los audios, para volver a rechazar la imputación por supuesto espionaje y extorsión en su contra. En ese marco, se habla "de un lado" de una maniobra de Cristina Kirchner, Oscar Parrilli y sus abogados para frenar la causa de los Cuadernos y del otro, de una "alianza judicial-política-mediática alineada con Cambiemos para que el fiscal siga huyendo".

stornelli.jpg
Contenido

El fiscal Carlos Stornelli no se presentará a declarar el próximo viernes, por quinta vez, ante el juez Alejo Ramos Padilla en el juzgado federal de Dolores. Así lo adelanto su abogado, Roberto Ribas, luego de la difusión de los audios entre el dirigente peronista Eduardo Valdés y ex funcionarios kirchneristas presos, en donde se hace referencia a una maniobra (denominada "Operativo Puf") para frenar la causa de los cuadernos.

"No va a comparecer, lo que ha saltado ha cambiado el sistema; el viernes (Stornelli) no va a ir a Dolores", afirmó el letrado en diálogo con radio 'La Red'.

La semana pasada, el procurador general de la Nación, Eduardo Casal, abrió un sumario administrativo para investigar la conducta del fiscal federal por no presentarse a indagatoria en la causa en la que está acusado de integrar una red de espionaje ilegal. En el expediente, el falso abogado Marcelo D`Alessio está preso y procesado.

Ramos Padilla, en tanto, le pidió a Casal el inicio formal del proceso de remoción del fiscal federal luego que la Cámara Federal de Mar del Plata confirmara el estado de rebeldía.

"Lo que ha ocurrido es de una gravedad inusitada, se ha demostrado que 10 días antes de que el señor (Pedro) Etchebest se presente en Dolores ya estaba todo arreglado para que vaya a declarar; eso no le ofrece garantías a nadie", planteó Ribas. Y agregó: "Han elegido un tribunal, eso le quita todo tipo de licitud a esa convocatoria; no lo llama quién lo debería cambiar, esto es competencia de la Capital".

Una serie de escuchas telefónicas entre ex funcionarios detenidos por corrupción reveló que sectores del kirchnerismo sabían de antemano que el empresario Etchebest denunciaría por extorsión al falso abogado D'Alessio y al fiscal de la causa de los cuadernos, Stornelli.

Los audios y transcripciones de las conversaciones fueron difundidos en los programas La Cornisa, de Luis Majul, y en PPT, de Jorge Lanata. En las escuchas quedó registrado cómo el exembajador ante el Vaticano Eduardo Valdés le adelanta la noticia, en un lenguaje por momentos críptico, a Roberto Baratta (exmano derecha del exministro de Planificación Julio De Vido) y al exsecretario de Transporte Juan Pablo Schiavi.

"En los nuevos audios de los detenidos en la cárcel de Ezeiza, cuyo teléfono estaba intervenido legalmente por una investigación sobre el “Rey de la efedrina”, Roberto Segovia, se escucha cómo no solo sabían diez días antes sobre la denuncia de Etchebest, sino que la maniobra "fue aprobada primero por Parrilli y Mena y luego por la propia Cristina", quien en sus apariciones públicas en febrero parecía tener más información del caso que el propio juez de Dolores, Juan Ramos Padilla" publica el diario 'Clarín' hoy.

Ahora, ¿no deberían estar destruidas luego de la investigación sobre Segovia? ¿No solo no los destruyeron sino que además, las ponen en circulación? 

Así comenzó 'Página 12' a traducir lo ocurrido:  

"Este domingo llamó la atención que se repitieran las escuchas de conversaciones grabadas a dos detenidos en Ezeiza, en los programas políticos de la noche. Lo llamativo es que no había ninguna novedad porque las transcripciones de esas escuchas ya se habían utilizado hace dos meses. 

La sorpresa por la repetición quedó esclarecida este lunes cuando el abogado de Stornelli, Roberto Ribas, anunció que el fiscal no se presentará en Dolores el viernes próximo, faltando a la quinta citación de un juez federal. El plantón se produce después de que la Cámara ratificara al magistrado en la causa y confirmara también el estado de rebeldía de Stornelli. Un fiscal que no está a derecho. 

"Teníamos razón cuando decíamos que no queríamos concurrir a la jurisdicción del juez Ramos Padilla", sostiene el escrito presentado ayer por Stornelli, dejando en claro que no va a ir a Dolores. O sea que el fiscal usó los dos programas orquestados el domingo para continuar su fuga. La coalición mediática--judicial--política apareció al desnudo y en defensa del fiscal más cercano a la Casa Rosada y al presidente Mauricio Macri. 

Fue asombroso lo ocurrido el domingo:

Esas mismas escuchas ya fueron utilizadas hace dos meses para justificar causas judiciales iniciadas por Elisa Carrió, Maria Zuvic, Paula Oliveto y el propio Stornelli. Diputadas y fiscal dijeron que recibieron sobres, de origen anónimo, que contenían las transcripciones de las escuchas. 

Sobre esa base trataron de contrarrestar la causa de Dolores diciendo que todo fue un complot armado desde la cárcel de Ezeiza. 

Las escuchas en sí son ilegales porque provienen de una orden del juez de Lomas de Zamora, Federico Villena, quien investiga a uno de los presos, el llamado rey de la efedrina, Mario Segovia. Como esos diálogos no tenían nada que ver con Segovia ni con la efedrina, Villena ordenó la destrucción de las grabaciones y las transcripciones.
 
En el celular de D'Alessio hay una referencia del falso abogado diciendo "Pau, te mando la grabación". Pau es Paula Oliveto, la diputada de la Coalición Cívica. O sea que todo indica que el origen del anónimo trucho fue el propio D'Alessio, procesado por extorsión, coacción, espionaje ilegal y otros delitos. Stornelli, por su parte, dijo que le tiraron un sobre por debajo de la puerta de su oficina. 

Las conversaciones no tienen el menor peso judicial ni alteran ninguna de las acusaciones del Juzgado de Dolores. Un simple cronograma destruye la jugada de Stornelli:

La extorsión al empresario Pedro Etchebest empezó a fines de 2018. D'Alessio llamó desde Cancun y le dijo a Etchebest que lo estaban involucrando en la causa de las fotocopias de los cuadernos, pero que él solucionaría las cosas con Stornelli. Eso sí, habría que hacerle un "reconocimiento" al fiscal, "va a querer una atención", dijo D'Alessio. O sea, pagarle una coima. 

Los diálogos telefónicos fueron grabados por el empresario y continuaron ya con D'Alessio en Buenos Aires. 

El 8 de enero, el falso abogado le propuso a Etchebest viajar a Pinamar donde se iba a reunir con Stornelli en el balneario CR. La reunión se extendió por varias horas y fue filmada, desde otra mesa, por el hijo de Etchebest. 

Terminado el encuentro D'Alessio le pidió al empresario 300 mil dólares, todo lo cual quedó grabado por Etchebest. También el empresario registró las conversaciones del viaje de ida y de vuelta cuando D'Alessio habló de cámaras ocultas a dos defensores de la causa de las fotocopias, maniobras con la banda de narcos de Los Monos, la coacción a un ex gerente de Pdvsa y otros delitos. 
En los días siguientes al 8 de enero, D'Alessio presionó a Etchebest para que empiece a pagar los 300 mil dólares de la coima. Todo quedó registrado. 

Este diario habló con el abogado de Etchebest de ese momento. El letrado le ratificó a Página 12 que le contó detalles de lo que estaba pasando a un dirigente kirchnerista. Ya contaba con los videos, audios y mensajes de texto que certificaban la extorsión y las maniobras del duo D'Alessio--Stornelli. También le dijo que iba a hacer la denuncia en Dolores dado que el pedido de dinero se concretó en Pinamar. Por supuesto que como el proceso seguía y se iban a hacer los dos pagos a D'Alessio --lo que sumaba más pruebas-- pidió que se mantuviera la confidencialidad. De manera que no hay nada extraño en que la cuestión haya aparecido en un diálogo --diez días después, el 18 y el 19 de enero-- con quienes están presos por el fiscal que armó buena parte de las causas.

La denuncia se presentó el 28 de enero porque acumularon las imágenes de los pagos, pero todo estaba listo desde el 8 de enero, tras el encuentro de Pinamar.

Un dato que denota la maniobra de este lunes es que Stornelli--Ribas pidieron la indagatoria de Valdés, Baratta, Schiavi y Zelkovicz sin poder detallar cuál sería el delito en el que incurrieron. Haber sabido que se iba a presentar la denuncia no figura como delito en el Código Penal."