Leído

BREXIT

May sigue haciendo malabares: la Unión Europea la rechazó otra vez

Vie, 05/04/2019 - 8:00pm
Enviado en:
Por Urgente24

Como para Theresa May, la primer ministro británica, siempre hay otra posibilidad, no se conformó con el 12 de abril como fecha límite para acordar el Acuerdo de Salida. Entonces envió este jueves una petición a la Unión Europea el cual pedía por la consideración de una prórroga larga, hasta el 30 de junio. La cual por supuesto fue denegada por la Unión Europea. Sin embargo, lo único que le concedieron fue un acuerdo en materia pesquera.

Figura anti Brexit, en la marcha contra la separación en Londres
Contenido

El viernes 5/04 fue otro día de debates en torno al Brexit, la salida de el Reino Unido de la Unión Europea (UE). La primer ministra británica, Theresa May, a quien desde la UE ya le dieron un ultimátum donde le dijeron más de 3 veces que el 12 de abril es la última fecha posible para la aprobación del Acuerdo de Salida y quien no parece rendirse ante su proyecto, volvió a presionar a las autoridades europeas pidiendo una nueva fecha de salida: el 30 de junio

Como era de esperarse, el organismo europeo volvió a negarse, dejando a May en la misma posición en la que se encontraba: entre el no Brexit o estrellarse contra el suelo con un Brexit sin acuerdo. Lo cierto es que la Unión Europea, o por lo menos algunos miembros de ella, están exhaustos de debatir las mismas cosas todos los días y además no pueden permitir la intervención de Londres en las próximas elecciones del Parlamento europeo ( del 22 a 26 de mayo).

Sin embargo, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, planteó una prórroga de hasta un año, que aunque signifique la participación de Gran Bretaña en las elecciones parlamentarias, pretende evitar que los líderes europeos tengan que reunirse de manera recurrente cada que vez expire un nuevo plazo.

“Algunas delegaciones creen que la prórroga larga acelerará la aprobación del acuerdo en Londres y otras creen que rebajará la presión sobre los diputados británicos”, explicaron a The Guardian fuentes diplomáticas. Incluso algunos miembros del cuerpo  consideran un Brexit sin acuerdo para luego iniciar una relación desde cero. 

En ese caso, el Reino Unido hubiese mantenido su derecho de voto en el Consejo de la UE, su puesto en la Comisión Europea y sus 73 bancas en el Parlamento Europeo. Lo que no sucedió ya que España, Francia y Bélgica, entre otros ya no confían en Londres. Además de que estas próximas elecciones son claves porque se reorientarán las posiciones geopolíticas y las estrategias comerciales futuras como la relación con China y su nueva “ruta de la seda”

Por otro lado, las fuerzas de ultraderecha italianas y francesas se unieron para “ganar las elecciones europeas el próximo 26 de mayo con Matteo Salvini", dijo la líder de la oposición francesa, Marine Le Pen en su Twitter tras publicar una imagen con Salvini, una de las figuras de la derecha de Italia. Es así que el Parlamento europeo ya tiene bastantes temas de los que ocuparse como para seguir lidiando con las idas y venidas de May.

Por su parte, la canciller alemana, Angela Merkel también puso en juego su rol en el divorcio entre la Unión Europea y el Reino Unido y prometió a Irlanda el apoyo del cuerpo europeo para evitar la creación de una frontera dura entre el norte y el sur. “Viví detrás de la Cortina de Hierro, así que sé muy bien lo que significa una vez que las fronteras se desvanecen”, dijo la líder de Alemania.

En medio de las malas noticias, la UE le otorgó a May (por lo menos) un acuerdo en cuanto a actividades de pesca en caso de Brexit sin acuerdo y sin lazos comerciales. Si bien Europa dejó claro que no quería ningún acuerdo paralelo, sobre todo si beneficiaba a Londres, había que darle algo para que el golpe no sea tan brutal. Además significaría el fin del imperio de fish and chips (pescado con papas fritas), la comida característica de Inglaterra. 

En tanto, las medidas prohibitivas ya comenzaron cuando esta semana la UE anunció que en un futuro cercano no se podrá traer carne ni quesos desde Londres.