Leído

NADIE SE ACUERDA DE PALESTINA

La anexión del Valle del Jordán: el último reclamo de la comunidad judía a Trump

Mar, 03/12/2019 - 9:56pm
Enviado en:
Por Urgente24

La relación entre Estados Unidos e Israel es de las más fuertes que existen en la geopolítica actual, sobre todo con la presencia de Donald Trump, que además de ser norteamericano y aliado de Israel por razones diplomáticas, también tiene una ideología extremista que rechaza las minorías, entre ellas los palestinos por supuesto. Es así que a los días de asumir Trump reconoció a Jerusalén como capital oficial de Israel, dejando de lado los intereses árabes. Sin embargo todavía los israelíes y los judíos norteamericanos le reclaman a Trump la anexión del Valle del Jordán, la porción de territorio que todavía no se adueñó Israel.

Contenido

Mientras el Primer Ministro israelí, Benjamin Netanyahu, enfrenta cargos por corrupción y pierde su oportunidad para seguir siendo el mandatario a cargo del país, se apresura para cumplir las promesas que le hizo a la comunidad judía extremista y ortodoxa cuya peor pesadilla es que Palestina sea considerado otro país con capital en Jerusalén. Pero para eso necesita al presidente norteamericano, Donald Trump, su mayor aliado. 

Si bien Donald Trump ya fue de mucha ayuda para el mandatario israelí, empezando por reconocer la capital de Israel como Jerusalén y mover la embajada norteamericana de Tel Aviv a la capital religiosa la cuál también es reclamada por el pueblo palestino como ciudad sagrada. El conflicto principal en la lucha árabe-israelí que tuvo sus comienzos después del fin de la Segunda Guerra Mundial. Uno de esos territorios que hoy se disputan y que quiere anexar Netanyahu es el Valle del Jordán.

El Valle del Jordán representa casi el 30% de Cisjordania, el territorio en disputa entre israelíes y palestinos donde viven miles de colonos y que Israel gobierna hace años y hasta prometió construir viviendas, pero que también prometió anexar antes de las elecciones de abril, algo que todavía no ocurrió. Hoy lo que la comunidad judía ortodoxa le pide a Donald Trump es que ayude a Netanyahu a anexar esa porción de tierra como ya lo hizo con los Altos del Golán.

Según explica el periódico norteamericano, Miami Herald, este fin de semana siguiente Trump tendrá que dar un discurso en Florida frente a un grupo israelí-estadounidense, que no solo es fiel a Trump, sino que también es financiado por uno de sus aliados en campaña. Es así que el Valle del Jordán será un tema controvertido en la reunión, aunque desde la Casa Blanca evitaron hablar sobre si el tópico será parte del discurso de Trump. Sin embargo, quien sí habló al respecto fue el mandatario de Israel. 

Netanyahu aseguró el pasado lunes 02/12 que mantuvo una conversación telefónica con el presidente Trump en el cuál se habló de la posibilidad de anexar la región estratégica del Valle del Jordán. Claro que no sería un movimiento tan extraño en la política internacional de Trump, aunque si condenado por el resto de los países y organismos internacionales. Trump tendrá que evaluar cuales podrían ser los efectos para su campaña de reelección y sus votantes, de cumplirle el deseo a Netanyahu. Recordemos que todo el accionar exterior de Trump ahora está orientado a su política interna. 

“Hablamos sobre Irán, pero también hablamos extensamente sobre las oportunidades históricas que se nos presentan en los próximos meses, entre ellas hacer del Valle del Jordán la frontera oriental reconocida del Estado de Israel, así como un tratado de defensa con los Estados Unidos Cosas con las que solo podíamos soñar, pero ahora tenemos la oportunidad de realizarlas”, explicó Netanyahu en público luego de la conversación con Trump. 

La anexión del Valle del Jordán no es una ambición nueva por parte de Israel, ya que hace tiempo que se intenta concretar, aunque en tiempos de Barack Obama esto fue acallado por un plan del ex mandatario norteamericano que garantizaba la presencia de las fuerzas israelíes en el valle durante 10 a 15 años. Pero con la llegada de Trump, Netanyahu vio la oportunidad perfecta para hacer lo que muchos seguidores y mismo miembros del pueblo israelí le reclamaban. 

Aunque claro esto no es tan fácil porque significaría terminar de raíz y por las malas, es decidir sin acuerdo alguno, con el conflicto árabe-israelí que existe hace años, o en realidad profundizarlo todavía más, algo que ya ocurrió lo suficiente desde la llegada de Trump a la Casa Blanca. Por su parte las autoridades de Palestina aseguran que de ocurrir la anexión sería el fin del sueño de tener un estado palestino, teniendo en cuenta que el territorio ya esta poblado y legislaciones de comunidades israelíes. 

En tanto, el apoyo internacional de la comunidad judía crece en el contexto internacional ya que este martes 3/12,  la Asamblea Nacional de Francia votó y aprobó una resolución que establece que ser antisemita (es decir estar en contra de la comunidad judía por una cosa o por otra), es igual a ser antisionista (estar en contra del movimiento político que aboga por un territorio independiente para Israel donde se encuentra el territorio palestino). 

"Los judíos son y hacen Francia. Quienes los atacan, incluso en sus tumbas, no son dignos de la idea que tenemos de Francia. El antisemitismo es un crimen y lo combatiremos, en Westhoffen como en todas partes, hasta que nuestros muertos puedan dormir en paz", explicó el presidente francés Emmanuel Macron luego de darse a conocer la resolución pero sin hablar de lo que significa esa decisión para el pueblo palestino.