Leído

THE WASHINGTON POST

El secreto mejor guardado: La CIA accedió a mensajes encriptados, incluso en Malvinas

Mar, 11/02/2020 - 8:11pm
Enviado en:
Por Urgente24

La CIA, la organización a la que durante casi un siglo confiaron todos los gobiernos de distintos países le confiaron sus secretos mejor guardados, al parecer no solamente tenía una función, ya que también era dueño de Crypto AG, la empresa creadora y vendedora de máquinas para encriptar mensajes que fue un éxito en la Segunda Guerra Mundial. Un informe del Washington Post en conjunto con ZDF, una emisora ​​pública alemana reveló uno de los secretos mejor guardados del siglo XX y hasta principios del XXI.

Agencia de Inteligencia de Estados Unidos (CIA)
Agencia de Inteligencia de Estados Unidos (CIA)
Contenido

Este martes 11/02, después de lo que fue una ardua investigación por parte del equipo de The Washington Post, uno de los medios más prestigiosos de Estados Unidos y líder en desmantelar acciones ocultas e ilegales de los gobiernos, como fueron los documentos del escándalo Watergate en los años 70', publicó una informe que pone a la Agencia Central de Inteligencia (CIA por sus siglas en inglés) en el centro del ojo público, una vez más. 

La prestigiosa organización fue fundada por el ex presidente de Estados Unidos, Harry Truman en 1947, como parte de la famosa doctrina Truman cuyo objetivo era retener el avance del comunismo en el mundo y de la en ese entonces, Unión Soviética que había salido de la Segunda Guerra Mundial más que fortalecida. La función principal de la organización era recolectar información de países extranjeros para que luego Estados Unidos pueda orientar con exactitud sus políticas. 

Aunque según dio a conocer The Post este martes, sus funciones iban más allá que eso. Las comunicaciones entre países que supuestamente tendrían que haber sido secretas, sobretodo en tiempos de conflicto como lo fue la Guerra Fría, al parecer eran leídas por terceros, tanto países enemigos y aliados. Mientras los países confiaban en la CIA todas sus comunicaciones, entre las cuales se incluían desde estrategias de ataques hasta movimientos diplomáticos. 

El gran protagonista en el escándalo fue una compañía de origen suiza llamada Crypto AG, que no solamente se hizo famosa por crear un sistema eficaz para construir máquinas de creación de códigos para la transmisión de mensajes entre las tropas estadounidenses en la Segunda Guerra Mundial, sino que también era propiedad de la CIA. Es así que si podían encriptarlos, también podían leerlos. Si bien esta no es la primer empresa no declarada que se le conoce a la organización, no es cualquier empresa. 

Crypto AG vendió sus servicios en cientos de países, entre ellos América Latina, Irán e India, entre otros. Es así que mendiante una manipulación de los dispositivos, Estados Unidos acabo teniendo acceso a todos los mensajes encriptados de cientos de países. La operación que engañó durante años en cientos de países fue bautizada como: "Thesaurus" y luego "Rubicon, la cuál The Washington Post describe como "la más astuta del siglo". 

Sin embargo, esto no solo fue un movimiento que involucraba a Estados Unidos, sino que también al gobierno de Alemania Occidental en tiempos de la Guerra Fría. Si bien en ese momento la existencia de espías era algo común y de lo que todos los gobiernos estaban al tanto, esta operación consistió en un engaño a mano armada. Mientras cientos de países confiaron en el poder hegemónico que Estados Unidos tenía en ese entonces, la CIA decidió ir por sus espaldas. 

Claro que esto nunca incluyó a los mayores enemigos de Estados Unidos como Rusia y China, empezando porque estos nunca compraron los servicios la empresa suiza, pero quienes por supuesto obtuvieron beneficios fueron países como Gran Bretaña, quien recibió mensajes descifrado del ejército argentino en la Guerra de Malvinas. La desventaja de los soldados argentinos no solamente era la falta de experiencia, sino que también muchas potencias trabajaban para el enemigo. 

De acuerdo a lo que explica el informe de The Post, la compañía todavía existe hasta el día de hoy en Suiza y tiene partículas e impactos en distintos sectores y sospechas por parte del gobierno de Estados Unidos en empresas extranjeras como la firma antivirus rusa Kaspersky , una aplicación de mensajes de texto vinculada a los Emiratos Árabes Unidos y sin ir más lejos el gigante chino de telecomunicaciones: Huawei.