Internet

PRESOS EN LA RED

Una obviedad: Facebook blanquea que la geolocalización puede ser involuntaria

Facebook ha reconocido –en una carta dirigida a dos senadores de USA– que sigue rastreando la ubicación de sus usuarios y gana dinero con ello, incluso después de que estos hayan desactivado los servicios de geolocalización de su teléfono. a geolocalización es la capacidad para obtener la ubicación geográfica real de un objeto, como un radar, un teléfono móvil o un ordenador conectado a Internet. La geolocalización puede referirse a la consulta de la ubicación, o bien para la consulta real de la ubicación. El término geolocalización está estrechamente relacionado con el uso de sistemas de posicionamiento, pero puede distinguirse de estos por un mayor énfasis en la determinación de una posición significativa (por ejemplo, una dirección de una calle) y no sólo por un conjunto de coordenadas geográficas. Este proceso es generalmente empleado por los sistemas de información geográfica, un conjunto organizado de hardware y software, más datos geográficos, que se encuentra diseñado especialmente para capturar, almacenar, manipular y analizar en todas sus posibles formas la información geográfica referenciada.

Facebook respondió a las preguntas de los senadores Christopher Coons y Josh Hawley sobre las políticas de rastreo de Facebook, en las que le pedían que detallara cómo se entera de la ubicación de sus usuarios y si continúa rastreando esa información incluso cuando los usuarios optan por no permitírselo.

El subdirector de privacidad de la compañía, Rob Sherman, les ha respondido que Facebook tiene 3 sistemas para deducir la ubicación de un usuario, incluso si este ha desactivado los servicios de ubicación.

La red social puede geolocalizar a un usuario si este dice que asiste a eventos en una determinada ciudad, o en función de las interacciones que mantiene o de si se registra en una tienda o en un restaurante.

Facebook está siendo investigada por el Congreso de USA desde el escándalo de Cambridge Analytica.

3 conceptos a tener en cuenta:

> Con la geolocalización IP es posible realizar un seguimiento de la ubicación de los visitantes, utilizando la base de datos de geolocalización IP, o una API. Los visitantes podrán ser geolocalizadas en cualquier ciudad, región o país. La dirección IP es una tecnología que se emplea en Internet y asigna catálogos de direcciones IP por parámetros, tales como la ubicación geográfica (país, región, estado, ciudad y código postal), el tipo de conexión, proveedor de servicios Internet (ISP), información de proxy y más. A la dirección IP se le conoce también como: tecnología de geolocalización. Esta información es utilizada por las empresas para la segmentación. Segmentación que puede ser medida mediante su audiencia, o basarse en la página web o también basada en las visitas. Además de para: el contenido de la localización (o sitio web de localización), gestión digital de derechos, la personalización de contenidos, la detección de fraudes en línea, la búsqueda localizada, la gestión del tránsito y la distribución de contenidos.

> El concepto de geolocalización online aparece gracias al uso y la popularización de Internet, lo que genera un cambio en la forma de analizar la geolocalización que integra muchos otros aspectos. Es el conjunto de aplicaciones que permiten ubicar una entidad en el espacio físico (localizar) con unos atributos (información) obtenidos a través de Internet, que se visualizan sobre una representación de la superficie (mapa), mediante una técnica (georreferenciación) y se analizan mediante el uso de instrumentos cartográficos y herramientas de la estadística espacial (geomarketing).

> El concepto de geolocalización social indica que cualquier persona u objeto puede ser localizado en un punto en el espacio. Si se une este concepto al de redes sociales se habla de la localización de las personas y negocios en el espacio que comparten en sus redes sociales para generar comunicación, lo que hace referencia a las nuevas formas de relación social que surgen gracias a la geolocalización de los individuos con sus móviles y que pueden desarrollarse mediante diversas herramientas. Los usos de la geolocalización social son múltiples y dependen de los objetivos buscados: localizar (conocer dónde se encuentra una persona, objeto, recurso u organización en el mapa), posicionar (lograr situarse en la primera página del buscador Google de forma natural sin elementos de pago), emocionar (identificar las emociones vinculadas con un lugar concreto a través de lo que transmite el usuario (geoposicionamiento emocional), opinar (generar una opinión y dar una puntuación sobre un lugar que afecta a la reputación online), programar (se pueden programar acciones en redes sociales a partir de la geolocalización del usuario), vender (comercializar productos o servicios en función de la localización de los clientes en un entorno), publicitar (realizar campañas de publicidad utilizando como criterio la localización del negocio y de los potenciales clientes), proteger (gestionar la privacidad del usuario mediante un uso racional a la hora de compartir su geolocalización en el espacio), medir (realizar mediciones cuantitativas que aporten datos sobre el comportamiento de los usuarios) y jugar (el uso de técnicas de juego como herramienta de marketing, la denominada gamificación).

“Como parte de su actividad en Facebook, las personas pueden proporcionar información específica sobre su ubicación ... Pueden registrarse en un restaurante o una tienda, o aplicar una etiqueta de ubicación a una foto, o un amigo puede etiquetarlos en una entrada de registro”, escribe Sherman.

Además, una persona puede compartir dónde vive estableciendo una ubicación en Marketplace o agregando su dirección a su perfil.

Y por último, la compañía también puede localizar a alguien por su dirección IP, aunque reconoce que este es un método menos preciso. “A cada dispositivo conectado se le asigna una dirección que lo identifica y que identifica dónde está, aunque esta puede reflejar sólo la ciudad o el área desde donde el dispositivo se conectó a la red”, escribe Sherman.

Facebook dice que cree razonable acceder a esta información para que los anuncios se puedan filtrar adecuadamente.

Sherman señala que Facebook siempre publica anuncios basados ​​en información de ubicación, incluso después de que un usuario ha elegido desactivar el seguimiento desde su teléfono. “Por necesidad, prácticamente todos los anuncios en Facebook están orientados según la ubicación”, dice Sherman.

Los dos senadores, por contra opinan que “Facebook afirma que los usuarios tienen el control sobre su propia privacidad, pero en realidad ni siquiera se les da la opción de evitar que la compañía recopile y monetice la información sobre su ubicación”.
 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario