Leído

EN VILLA LUGANO

Un hombre y sus 3 hijas le amputaron la oreja a una vecina y los condenaron a 4 años de prisión

Lun, 14/09/2020 - 7:11pm
Enviado en:
Por Urgente24

Un hecho violento que desencadenó una pelea vecinal terminó con un acto de justicia, y es que un hombre y sus 3 hijas fueron condenados a penas de entre 2 y 4 años y medio de cárcel por haberte cortado la oreja a una vecina y la herida fue tan profunda que terminaron amputándola. Los detalles:

En esta esquina ocurrieron los hechos.
villa_lugano.jpg
En esta esquina ocurrieron los hechos.
Contenido

En el barrio porteño de Villa Lugano hubo un caso que conmocionó a todos los vecinos, y es que una pelea entre dos familias terminó con un desenlace violento y lamentable, en el que salió perdiendo una mujer que perdió la oreja. 

Fue a raíz de una pelea vecinal que un hombre y sus tres hijas le amputaron la oreja a su vecina. De acuerdo a la pesquisa, los acusados la interceptaron y le propinaron golpes a la víctima, tras lo cual la sujetaron para que una de las condenadas, con un elemento filoso, le amputara el pabellón de la oreja izquierda, mientras su padre la alentaba a hacerlo. 

Si bien el hecho ocurrió en 2014 no fue hasta hoy que la víctima tuvo justicia: según se informó la Cámara Nacional de Casación Penal (CNCCC) confirmó las penas de entre 4 y 2 años de medio de prisión para el hombre y sus tres hijas.

La pena mayor, de 4 años, recayó sobre Patricia Álvarez Jiménez, mientras que su padre, Bruno Álvarez Herbas, recibió 3 años y medio al ser hallado “partícipe necesario” de “lesiones graves” y “amenazas”.

En tanto, las hermanas Pamela Álvarez Jiménez y Verónica Álvarez Jiménez fueron penadas con tres y dos años y medio de prisión en suspenso, respectivamente, y con “prohibición absoluta de acercamiento a la damnificada”.

Según constancias de la causa que la Sala 1 de la CNCCC tuvo por probadas, el episodio se registró la tarde del 19 de febrero de 2014 cuando Marina Andrea Samaniego fue atacada cuando caminaba por las calles Unanue y Pola, del barrio de Villa Lugano.

Además, los acusados intentaron engañar a la justicia al querer probar que la herida que en la oreja, por la cual la mujer fue sometida a varias cirugías, fue el resultado de una “mordida” que realizó de manera defensiva.

Sin embargo, dos testigos aseguraron que, tras la amputación de la oreja, la atacante no tenía sangre en la boca sino en sus manos y que usó un cuchillo u otro elemento cortopunzante, versión compatible, según peritos, con las características de la lesión provocada.