Leído

CONMOCIÓN SOCIAL EN CHILE

Piñera pidió "perdón" y abrió la billetera: ¿Alcanzará para calmar las aguas?

Mie, 23/10/2019 - 11:05am
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Impuesto a los ricos, creación del ingreso mínimo garantizado, alzas en las pensiones, anulación del aumento en las tarifas eléctricas, la creación de un seguro que cubra parte de los medicamentos, la reducción de las dietas de parlamentarios y de los sueldos más altos de la administración pública. Esos fueron los principales anuncios del mandatario chileno en la noche del martes 22/10, para intentar aflojar la conflictividad social que vive Chile desde hace 5 días. Las medidas fueron bien recibidas por economistas y el sector privado, pero tildadas de insuficientes por el espectro opositor. Según el diario El Mostrador, las medidas anunciadas por Piñera en nada implican reformas estructurales. "Ahora depende de la ciudadanía protagonista de este estallido ver si acepta esta primera oferta presidencial", publicó el diario chileno. El Papa Francisco llamó al diálogo.

Contenido

En la noche del martes 22/10, el 5to día de protestas masivas en Chile, el mandatario Sebastián Piñera anunció una serie de medidas relacionadas con pensiones, salud, sueldo básico y medicamentos, destinadas a atender los reclamos sociales que han destapado la olla en el país vecino.

El presidente pidió "perdón" por haber pasado por alto las demandas sociales de los chilenos. "Frente a las legítimas necesidades y demandas sociales de la ciudadanía, hemos recibido con humildad y claridad el mensaje que los chilenos nos han entregado. Es verdad que los problemas se acumulaban desde hace muchas décadas y que los distintos gobiernos no fueron ni fuimos capaces de reconocer esta situación en toda su magnitud. Reconozco y pido perdón por esta falta de visión", expresó el mandatario, quien en horas previas del martes había estado reunido con líderes opositores. Su discurso representa un cambio de postura radical frente a sus primeras reacciones ante la conmoción social, cuando había asegurado que el país estaba "en guerra" y se enfrentaba a un "enemigo implacable".

Los principales anuncios de Piñera fueron:

> La creación de un ingreso mínimo garantizado de $350 mil para todos los trabajadores con jornada completa
> Un alza del 20% en la pensión básica solidaria, lo que beneficiará a 590 mil personas
> Aumento del aporte previsional solidario del 20%, lo que beneficiará a 945 mil pensionados
> La anulación de un aumento del 9,2% en las tarifas eléctricas
> El envío de un proyecto de ley al Congreso para fijar un impuesto del 40% a las personas con rentas superiores a los $8 millones mensuales, lo que recaudará US$ 160 millones anuales
> La creación del Seguro de Enfermedades Catastróficas, que cubra parte del gasto de las personas en medicamentos
> La reducción de las dietas de parlamentarios y de los sueldos más altos de la administración pública
> Una modificación en el Fondo Común Municipal que impulse más aportes de las comunas de mayores ingresos en beneficio de aquellas con menos recursos

¿Cómo será financiado este paquete de medidas, que según el ministro de Hacienda tendrá un costo de US$ 1.200 millones para el 2020?

La mitad de ese monto será financiado con deuda pública, alrededor de US$ 440 millones con reasignaciones del gasta fiscal y el resto con los US$ 160 millones para el nuevo tramo de impuesto a las personas. 

La gran pregunta ahora es: ¿serán suficientes estas medidas para apaciguar la conmoción social que reina en el país vecino? 

"La batería de medidas en nada implica reformas estructurales", publicó el diario El Mostrador, "y ahora depende de la ciudadanía protagonista de este estallido ver si acepta esta primera oferta presidencial, condicionada también por el hecho de que el Mandatario mantiene el estado de emergencia y a los militares en la calles."

Entre los puntos importantes que deja de lado la iniciativa de Piñera, explica el diario, está la educación.

Según el diario La Tercera, los anuncios fueron bien recibidos por economistas y el sector privado pero criticados por todo el espectro de la oposición.

"Desde la DC (Democracia Cristiana) al Frente Amplio advirtieron que no son iniciativas suficientes ante la crisis y las demandas sociales, aunque en los partidos de la ex Concertación (DC, PS, PPD y PR) de todas maneras valoraron algunas propuestas y aseguraron que es un primer paso para iniciar un diálogo que pavimente un nuevo 'pacto político y social'", explica La Tercera.

Los cuestionamientos apuntaron, entre otras cosas, a que el mandatario no mencionara la posibilidad de desechar la reintegración tributaria y que no abordara un aumento en las pensiones de la clase media.

"En el gobierno reconocían ayer que Piñera ha tenido que lidiar con un dilema: cuánto ceder en sus reformas para salir de la crisis -dicen en el Ejecutivo- sin caer en 'populismos' ni generar un déficit fiscal. De hecho, en su discurso de anoche dijo que las medidas se aplicarán con 'responsabilidad', buscando evitar impactos en el crecimiento, en el empleo, los salarios y los equilibrios macroeconómicos", explica el diario chileno.

“Les falta más contenido, les falta más sustancia a los anuncios", dijo el presidente de la Democracia Cristiana, Fuad Chahin.

Por otro lado, apunta El Mostrador, Piñera no puso fin al estado de emergencia y los toques de queda a lo largo de Chile.

"Sé que algunos piden terminar con los estados de emergencia y el toque de queda. Todos lo queremos. Pero como Presidente es mi deber levantar los estados de emergencia cuando tenga seguridades de que el Orden Público, la Seguridad Ciudadana y los bienes, tanto públicos como privados, estén debidamente resguardados", explicó.

Según el economista chileno Ricardo Paredes dijo a La Tercera, “se trata de un paquete de medidas muy potentes, con fuerte acento distributivo." “La redistribución de ingresos entre municipios me parece de enorme importancia. Se privilegia la distribución posiblemente por sobre un análisis eficientista”.

Un actor que apareció en el mapa del conflicto chileno es el Papa Francisco, quien dijo sentir "preocupación" por la situación chilena y llamó al diálogo "para encontrar soluciones a la crisis". “Espero que, poniendo fin a las manifestaciones violentas, a través del diálogo se pueda trabajar para encontrar soluciones a la crisis y hacer frente a las dificultades que la han generado, por el bien de toda la población”, apuntó.