Leído

11 MUERTOS

Pensiones paupérrimas, el derecho al agua y otras causas por detrás de la crisis chilena

Lun, 21/10/2019 - 3:12pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Chile vive las protestas más violentas y generalizadas desde el regreso de la democracia. Si bien el desencadenante fue la subida en el precio del boleto de Metro, hay otros temas de fondo que están siendo pasados por alto. Entre ellos están las "pensiones de hambre" para jubilados y el hecho de que el país -el único del mundo que tiene sus aguas privatizadas- atraviesa una megasequía. “Hay estimaciones de que tres millones de personas no tienen acceso al agua potable en Chile”, apuntó el agrónomo Rodrigo Mundaca.

Contenido

El país vecino Chile está sumido en un caos profundo que ya ha dejado 11 muertos, confirmó la intendenta de la Región Metropolitana, Karla Rubilar. Víctimas que han muerto calcinadas durante los saqueos al comercio en las distintas comunas de Santiago, según la agencia AnsaLatina.

"Estamos en guerra contra un enemigo poderoso e implacable que no respeta a nada ni a nadie y que está dispuesto a usar la violencia sin ningún límite, incluso cuando significa la pérdida de vidas humanas, con el único propósito de producir el mayor daño posible", dijo el presidente Sebastián Piñera el domingo. Casi 1500 personas han sido arrestadas, mientras rige el estado de emergencia. 

La crisis se desató cuando, por recomendación  de un panel de expertos del Transporte Público, el gobierno del presidente Sebastián Piñera decidió subir el precio del pasaje del Metro en 30 pesos, llegando a un máximo de 830 pesos (US$1,17 aproximadamente). A modo de protesta, estudiantes comenzaron a realizar "evasiones masivas" en el metro, levantando torniquetes para ingresar a los andenes sin pagar.

La situación se agravó el viernes 18/10, cuando la violencia ocupó las calles de la capital, con quema de diversas estaciones de metro y buses, saqueo de supermercados y ataques a cientos de instalaciones públicas. El gobierno decretó entonces estado de emergencia, lo que significó el despliegue de los militares, quienes ordenaron toque de queda en la tarde del sábado. 

En la noche del mismo sábado, Piñeda anunció la suspensión del alza del boleto de Metro, pero eso no apaciguó la ira de los chilenos, lo que indicaría que las causas subyacentes son otras. Los manifestantes piden que baje el costo de vida, y varios analistas coinciden en citar distintos abusos que hacen muy difícil la vida para los chilenos.  

"Los chilenos están hartos —o mejor, como dirían ellos— están emputecidos, de tantos abusos, de tanta la inequidad, de no ser escuchados. De la subida escalonada en el costo de los servicios públicos, de la colusión de las papeleras y de las franquicias de farmacias para inflar los precios del papel toilet y las medicinas. De las farmacéuticas, de la injusticia y malas prácticas de Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), de las instituciones de salud previsional, conocidas como Isapres, del alto costo de la educación, y del negacionismo o el equilibrismo con que aún hoy se busca matizar los horrendos crímenes cometidos durante la dictadura de Augusto Pinochet", escribió el periodista venezolano Jesus Alberto Yajure, quien actualmente reside en Chile, en Facebook.

Para Cristóbal Bellolio, académico de la Universidad Adolfo Ibáñez, "este es ciertamente un problema estructural del sistema socioeconómico chileno. No es un misterio que Chile es un país muy desigual a pesar de que hay mucho menos pobreza que antes", dijo a la BBC. Bellolio citó el costo de la luz, del agua y a la crisis en el sistema público de salud como factores que contribuyeron a desencadenar la crisis. 

Pero un tema que es clave es el de las pensiones. Hace años que Chile está discutiendo una reforma al sistema de pensiones privado que, para muchos, tiene importantes deficiencias. El actual modelo de pensiones obliga a todos los trabajadores a depositar cada mes un porcentaje de su sueldo o ingreso en una cuenta personal en una AFP (Administradoras de Fondos de Pensiones). El movimiento "No más AFP" demanda la nacionalización del sistema, citando que el actual sume a los retirados en la pobreza. A los trabajadores, aducen, se les promete un beneficio de pensión adecuado que en la práctica termina siendo extremadamente bajo. Daniel Ibánez, del diario El Mostrador, escribió que los adultos mayores chilenos deben sobrevivir con "pensiones de hambre de apenas $ 138 mil." 

Por otro lado, Chile atraviesa la mayor sequía de su historia en un contexto anormal: es el único país en el mundo que tiene sus aguas privatizadas. Se calcula que al menos 10.000 animales han muerto por la falta de agua en las 6 regiones más afectadas, donde se concentra cerca del 80% de la población (Atacama, Coquimbo, Valparaíso, Metropolitana, O’Higgins y Maule). Las autoridades han promulgado 14 decretos de escasez hídrica para 126 comunas del país –de las 346 que existen en Chile– y 6 declaraciones de emergencia agrícola que afectan a 119 municipios. En Coquimbo y Valparaíso, se declaró zona de catástrofe, explica El País. 

Según el agrónomo chileno, Rodrigo Mundaca, “hay estimaciones de que tres millones de personas no tienen acceso al agua potable en Chile”. 

"En la Constitución actual del país se encuentran consagrada la propiedad privada de las aguas. Es decir, el agua en Chile se entrega en la modalidad de derecho de aprovechamiento, sobre el cual los particulares pueden hacer uso, goce y usufructo", explicó a Deutsche Welle. 

"El Gobierno de Sebastián Piñera es un gobierno que está completamente comprometido con el modelo de lucro del agua. El Presidente durante su campaña presidencial dio certeza jurídica de que la propiedad del agua privada no se iba a tocar y además cuenta con un gabinete con ministros que son propietarios también del agua. Se habló de crear el ministerio del Agua, pero en términos concretos, hoy el gobierno no tiene ningún interés de terminar con la privatización de este recurso y, muy por el contrario, se busca profundizar su mercantilización", explicó Mundaca.

Ibáñez adjudicó en El Mostrador  la crisis actual a un proceso acumulativo de presión que viven los chilenos: "el mayor costo del servicio de la luz, los abusos de las AFP, de las Isapres, los casos de corrupción y el financiamiento ilegal de la política, PacoGate y MilicoGate, la colusión de las grandes empresas, el robo del agua, los perdonazos a grandes contribuyentes, la evasión de impuestos por parte del propio Presidente de la República, y cómo olvidar el actuar burlesco de los ministros de gobierno frente a las alzas y las demandas de los ciudadanos." 

Para Patricio Nava, de Americas Quarterly, Chile tiene 3 problemas: la alta dependencia en el cobre, los altos niveles de desigualdad y un sistema político corrupto que cada vez otorga menos respuestas.